Por Jineth Prieto · 15 de Noviembre de 2017

5358

7

Después de que Santos concluyó su encuentro diplomático en los Emiratos Árabes, anunció que ese país donará 45 millones de dólares para el Fondo del Posconflicto y que además invertirá mil millones en el montaje del proyecto minero que quiere desarrollar en inmediaciones del páramo de Santurbán, se encendió el debate sobre si había “vendido el páramo” a cambio de la plata para implementar el Acuerdo de paz. La respuesta es que es apresurado decirlo, pero con sus declaraciones el Presidente politiza aún más la concesión de la licencia ambiental de explotación de oro a la empresa Minesa.

El espaldarazo a los árabes

El encargado de dar los detalles fue el ministro de Minas, Germán Arce, quien estuvo dentro de la delegación para tratar esa agenda con los integrantes del gabinete de Abu Dhabi durante la visita.

Según le dijo Arce a La Silla, los temas que se discutieron con su cartera fueron dos: el primero estuvo relacionado con los intereses de Cepsa, petrolera que tiene la explotación de varios pozos en el país, y el segundo con la Sociedad Minera de Santander, Minesa, empresa que constituyó el fondo de Abu Dhabi , Mubadala, con la intención de extraer 9 millones de onzas de oro durante los próximos 25 años en inmediaciones del Páramo de Santurbán. 

Sobre el segundo, la discusión giró en torno a los tiempos que tomará el trámite de la licencia ambiental que Minesa solicitó formalmente ante la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Anla, a inicios de septiembre, y de cuya aprobación depende el banderazo oficial de salida a su proyecto.

El proyecto consta de dos grandes pasos.

El primero es llegar a 60 metros bajo tierra con un túnel en espiral hasta encontrar la veta (la lámina donde está concentrado el oro), que para este caso tiene 400 metros de profundidad, dos kilómetros de longitud y un espesor de entre cuatro a doce metros.

El segundo, es -una vez la encuentren- abrir un sistema de túneles a diferentes profundidades, creando niveles (en profundidad) y subniveles (a lo largo), para sacar las piedras que contienen el oro y conducirlas en una banda que las transportará bajo tierra por un túnel de cerca de seis kilómetros hasta Suratá, municipio vecino de California.

Para hacer realidad ese proyecto, deberán extraer 2,6 millones de toneladas de tierra anuales, de las cuales se calcula que obtendrán 450 mil onzas de oro.

Como la vida útil de la mina es de 25 años, en total tendrán que remover 65 millones de toneladas de tierra para recuperar cerca de 11 millones de onzas de oro. El espacio de esa gran lámina de minerales, planean rellenarlo con concreto en la medida en la que vayan extrayendo el material.

En Suratá, donde llegarán las piedras recién extraídas de la montaña, su plan es triturar siete mil toneladas diarias, hasta que queden reducidas a un tamaño mínimo. Ese proceso no produce mayor oposición, porque no usa químicos.

Luego, ese material pasará a un tanque con un remolino en la mitad y será disuelto en agua con reactivos a la que a su vez le inyectarán aire, con el fin de generar un proceso que consiste en que los metales se adhieran a las burbujas y salgan a la superficie.

Ese material es el que se procesará para sacar el oro, pero Minesa no hará esa parte de la producción en Colombia, por lo que en principio no se usarán químicos como cianuro y mercurio, sustancias tóxicas que en otras regiones del país donde hay minería de oro han hecho estragos.

Por su parte, el material que quede en el fondo del tanque, según la empresa, lo utilizarán para formar el concreto con el que rellenarán el espacio que dejará la veta al interior de la montaña.

“Ellos querían tener claro cómo va a ser el proceso con la autoridad ambiental, porque los inversionistas quieren tener certeza de la aplicación de las leyes en el país y de si pueden mantenerse los tiempos que proyectaron. Les explicamos y el mensaje fue de tranquilidad”, explicó Arce. 

 

Más allá de los detalles, que Santos hubiera anunciado la inversión como un hecho y que Arce hubiera dado el parte de tranquilidad a los árabes sobre su proyecto de extracción de oro, fueron movidas que dejaron ver por primera vez que la posición del Presidente frente a la minería a gran escala en Soto Norte (la provincia en la que tendrá lugar el proyecto y en la que está el páramo) está mucho más cerca de Abu Dhabi y de los mineros locales, que de los opositores al proyecto.

Las explicaciones que el Minminas dio más adelante en medios cuando habló de la inversión de Mubadala frente al fallo de la Corte Constitucional que la semana pasada tumbó la delimitación del páramo de 2014 y ordenó que se devolviera ese proceso a la etapa de concertación,  reforzaron la posición.

En una entrevista con La W, Arce aseguró que la Corte no tumbó exactamente la línea del páramo sino que “pidió que se socializara con los mineros” la delimitación y señaló que “la discusión con la comunidad es cómo subir la línea, no cómo bajarla”. 

Ambas afirmaciones fueron engañosas porque por un lado el fallo tumbó la delimitación precisamente por socializar algo que ya se había decidido y lo que pidió explícitamente fue que se concertara la línea “en un procedimiento previo, amplio, participativo, eficaz y deliberativo”, y por otro, porque pidió que esa discusión fuera tan incluyente que integrara no solo a los mineros, sino también a los agricultores y ambientalistas.

Así que contrario a lo que señaló el Minminas, lo que pasará de aquí a que se reformule la delimitación (la Corte dio un año de plazo para hacerlo) será que entre todos los actores se discutirá el trazado de la línea, y mientras los mineros abogarán por subirla, los ambientalistas pedirán que se baje.

Esas declaraciones además de mostrar la posición del Gobierno, también le pusieron presión a la Anla para emitir la decisión sobre el proyecto de Minesa. 

El peso (y la presión) sobre la Anla

Tal y como está el escenario en este momento, la Anla está en la etapa de evaluación del estudio de impacto ambiental que radicó Minesa a inicios de septiembre.

Aunque normalmente ese trámite dura entre tres y seis meses, el fallo de la Corte Constitucional puso un manto de duda sobre el estudio de la licencia y en consecuencia sobre los plazos.

Como con la decisión la Corte borró virtualmente la línea y dio vía libre para ampliar la protección del páramo, nació la discusión sobre si la Anla podrá emitir una decisión sobre la licencia si ni siquiera tiene claro cuál es el límite del páramo. 

Como ha contado La Silla, la distancia del proyecto de Minesa a la línea de páramo es de 130 metros y el área de influencia que la misma minera trazó es de solo 30 metros, por lo que cualquier variación en la etapa de concertación y redelimitación podría cambiar el trazado a la mina e impactar de fondo en los estudios que están en manos de la Anla.

Dos abogados constitucionalistas le dijeron a La Silla que, como la Corte no determinó que se suspendiera ese trámite, la Anla puede continuar con el estudio; sin embargo, como hay incertidumbre sobre si la línea quedará igual se abre la puerta para que en caso de que le otorguen la licencia con las condiciones como están y el panorama cambie, el fondo árabe termine demandando al Estado por el desconocimiento de derechos adquiridos.

Aún así, la posición del Gobierno es que el trámite no debería verse afectado porque si se respeta lo conceptuado por el Instituto Alexander Von Humboldt, que fue el que dio los insumos técnicos al Minambiente para hacer la delimitación, la línea no debería cambiar. 

“El fallo de la Corte no cuestionó los insumos técnicos que fueron los que sirvieron para delimitar el páramo. Bajo esa lógica, difícilmente se va a afectar un proyecto que está debajo de la línea del páramo”, dijo a La Silla Arce.

Pero como en la otra esquina los sectores que se oponen al proyecto de Minesa, entre esos la Alcaldía de Bucaramanga (el 6 de octubre logró movilizar al rededor de 50 mil personas para protestar contra el proyecto), la Gobernación de Santander (la semana pasada finalmente fijó posición), y los colectivos de ambientalistas (algunos de los cuales fueron los autores de la tutela que falló la Corte a su favor), empezarán a ejercer presión para que la línea crezca, es difícil asegurar que nada cambiará. 

Incluso esos sectores tendrán a su favor que podrán usar un aparte del fallo que le pidió al Minambiente que en la nueva delimitación tenga en cuenta “de manera prioritaria” el concepto expedido por el Von Humboldt que dice que los “límites del páramo deberán incluir la zona de transición del bosque alto andino”, algo que le apunta a crecer la protección.
 
En el trámite de la licencia ya se han solicitado dos audiencias públicas. Una por los alcaldes de California y Suratá (los dos municipios en los que está el proyecto) y otra por la Alcaldía de Bucaramanga. 

La primera aún no tiene fecha y, según le dijeron a La Silla en la Anla, por tiempos no alcanzaría a realizarse este año, y la segunda fue negada bajo el argumento de que la capital de Santander no está en el área de influencia directa del proyecto. 

Así que por lo que se avizora por ahora, el trámite de la licencia estará en su punto álgido (con la presión que ya le metió Santos al sentar su posición) en medio de las campañas presidenciales, que desde ayer metieron a Santurbán en la agenda. 

Santurbán, a debate (presidencial)

Desde que Santos y el Minminas hablaron de la inversión de Minesa, las redes sociales estallaron y con ellas el Gobierno no solo se puso en el blanco debido a que parte del debate se dió en torno a si los 45 millones de dólares que recibió para el posconflicto fueron a cambio del espaldarazo al proyecto minero, sino que de paso le abrió camino a los precandidatos para entrar en la discusión por la conservación de ecosistemas frágiles (como los páramos) versus los proyectos de explotación minera e hidrocarburos a gran escala.

Desde ayer precandidatos que están en la misma orilla como Claudia López y Jorge Robledo (marcharon el 6 de octubre en Bucaramanga contra el proyecto) empezaron a trinar.

También coincidieron la exlíder de Marcha Patriótica Piedad Córdoba y el exalcalde de Bogotá, Gustavo Petro 

A la discusión se sumó hasta el uribista José Félix Lafaurie y una cuenta de simpatizantes del expresidente Álvaro Uribe Vélez que tiene más de 40 mil seguidores.

Así que con la campaña viva en medio del trámite de la licencia del proyecto de Minesa, seguramente quienes no se han pronunciado tendrán que sentar posiciones. 

A eso se suma que colectivos locales empezaron a mover maratones en redes sociales y plantones (incluso en la sede del MinAmbiente) para rechazar el trámite de la licencia sin que se tengan claras las reglas de la delimitación, algo que también servirá para meterle presión a la discusión. 

La Silla supo que ayer el alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, le pidió al MinAmbiente que lo sumara como parte activa del proceso de redelimitación del páramo, con lo que también mantendrá vivo el debate mientras en la Anla deciden qué hacer con la licencia.

Si los plazos se cumplen y esa entidad decide dar los permisos ambientales en medio de la presión, la decisión se conocerá antes de que Santos salga de la Presidencia. Si no, el chicharrón lo heredará su sucesor con la balanza inclinada hacia el lado de los árabes.
 

Comentarios (7)

José Saramago ..

15 de Noviembre

0 Seguidores

La Familia Real de Emiratos Árabes Unidos “donará 45 millones de dólares ...+ ver más

La Familia Real de Emiratos Árabes Unidos “donará 45 millones de dólares para el Fondo del Posconflicto” del mismo oro que planean saquear del Páramo de Santurban. “El príncipe de Anapoima” esta de gira por Europa terminando de vender el país. Asi es que consigo su “nobel de paz”: entregando petroleo a los Noruegos. Mientras perdemos San Andrés a China, y se entrega a Colombia a las FARC.

Robin Hood

15 de Noviembre

0 Seguidores

El 82 otorgó 7869 títulos mineros en parkes nacionales, reservas naturales y...+ ver más

El 82 otorgó 7869 títulos mineros en parkes nacionales, reservas naturales y páramos como Santurbán a la Greystar d Canadá, hoy Mimesa. Informese antes d hacer el ridi ¿Cuánta $ debe tener el 82 x coimas q le pagaron multinacionales en paraísos fiscales x los 7869 títulos + privatizaciones + TLCs + corrupción? La razon q se opuso a la privatización d Isagen era xq la coima NO ERA PARA EL!

Elizabeth Prado

15 de Noviembre

3 Seguidores

No es necesario otorgar incentivos a la inversión extrajera en sectores donde...+ ver más

No es necesario otorgar incentivos a la inversión extrajera en sectores donde el factor determinante es tener recursos minerales o cuando lo es la demanda interna. Sí cuando se quiere atraer una inversión que podría estar donde un vecino como una planta exportadora. Por eso, ¿cuál era la necesidad de firmar un tratado de inversión, sobre todo con pleito garantizado en Santurbarán?.

Andres Felipe Garcia Rovira

16 de Noviembre

1 Seguidores

sino existiera riesgo politico o moral esa frase seria cierta, pero la verdad ...+ ver más

sino existiera riesgo politico o moral esa frase seria cierta, pero la verdad es que la mayoria del costo de explotación de los commodities es riesgo porque se encuentran en territorios que de otra forma no aparecerian en el mapa. Colombia ya no es la estrella CIVET sino una Bananarco democracia por la forma como se tuerce la voluntad popular para congraciarse o sera paradise papers 2?

Elizabeth Prado

16 de Noviembre

3 Seguidores

Por supuesto que hay riesgo,es altísimo, porque es muy probable que la socied...+ ver más

Por supuesto que hay riesgo,es altísimo, porque es muy probable que la sociedad no permita que se siga con la explotación y porque el ejecutivo no puede garantizar que el legislativo le de la razón. Por eso, garantizar los estándares de protección adicionales que tiene un tratado de inversión no tiene sentido, precisamente dado el riesgo de incumplimiento en que se encuentra el país.

Elizabeth Prado

15 de Noviembre

3 Seguidores

Recomiendo cuando lean el tratado de inversión revisar las inversiones cubier...+ ver más

Recomiendo cuando lean el tratado de inversión revisar las inversiones cubiertas, para que constaten si el país decidió cubrir inversiones realizadas ANTES de la firma del tratado, como lo hemos hecho en otros. Obviamente solo se cubren hechos ocurridos después de la entrada en vigencia. Pero aún así, si el inversionista ya invirtió, ¿por qué regalarle protección adicional?. 

Rodrigo Velasco Ortiz

16 de Noviembre

0 Seguidores

En medio de toda esta confusión legalista y politiquera, que se alimenta de o...+ ver más

En medio de toda esta confusión legalista y politiquera, que se alimenta de odios y rencores, está el verdadero problema, que es muy, pero muy sencillo: No es posible la explotación minera sin gravísimo deterioro ambiental. Pero, como siempre, el actual presidente de manera cínica, se suma a los pocos millonarios en contra del país que dice presidir.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia