Por Ana Karietna León Quiroga · 05 de Noviembre de 2017

1668

1

Desde que Benjamín Socadagui llegó a la Alcaldía de Arauca, Hebert Espinosa y Yarley Londoño, una pareja de contratistas que lo impulsó en su campaña, y lo acompañó en el empalme, pareciera que hubiera asegurado su continuidad en la ejecución de los millonarios contratos de alimentación que se adjudican en el municipio anualmente.

En lo que va de su administración, Servicios Integrados Mael, empresa que es conocida en Arauca por ser de su propiedad, se ha ganado en concursos, que en su mayoría han sido de único oferente, ocho contratos, que sumados bordean los $9 mil millones.

La crecida

Servicios Integrados Mael S.A.S. es una empresa araucana que se creó en 2008 con el nombre de Construcciones y Suministros Mael E.U.

Según un periodista y un político de la región que la conocen, empezó a sonar como contratista durante el periodo en la Gobernación de Luis Ataya, quien llegó a ese cargo en las atípicas de 2009 con el aval de Cambio Radical, y desde entonces ha tenido una lucrativa racha en las administraciones de ese departamento.

En sus inicios, según registros públicos, se dedicaba a contratar servicios de estrategias de promoción de los derechos humanos por valores entre $50 y hasta $250 millones con la Gobernación, pero con el tiempo se fue expandiendo y contempló otras posibilidades dentro de su objeto social, en el que se habilitó hasta para ejecutar obras civiles y hacer todo tipo de suministros (vehículos, tuberías, equipos médicos y quirúrgicos o mobiliario escolar).  

No fue sino hasta 2013, cuando dio el salto y luego de haberse expandido, además de la Gobernación, a la Alcaldía de la capital del departamento, que saltó a las grandes ligas de la contratación, e incursionó en la prestación de servicios de alimentación.

Lo hizo en una subasta de $1.949 millones en la que fue el único oferente para la ejecución del programa de alimentación escolar como parte de una unión temporal en la que tuvo el 99 por ciento de la participación.

Lo particular, fue que su socio, Omar Gómez Carreño, otro contratista de la región y quien tenía solo el 1 por ciento, puso toda la experiencia para habilitar la sociedad en las evaluaciones y  acreditar la idoneidad (cerca de 15 contratos).

Desde entonces, se convirtió en la súper poderosa de esos contratos y cada año ha ganado la contratación del PAE en el municipio de Arauca.

De la mano con Socadagui

Aunque por ser una Sociedad Anónima, en la Cámara de Comercio de Arauca no están registrados los dueños de Servicios Integrados Mael, en la Arauca política esa empresa es conocida por ser de propiedad de Hebert Espinosa Braga, conocido como Pinocho en el departamento, y su pareja Yarley Londoño Sierra.

Víctor Londoño Sierra, el hermano de Yarley es el representante legal, pero ella es la que pone la cara en eventos institucionales.

La Silla encontró un video de la administración, en el que el Alcalde se refiere a Yarley como la contratista de la alimentación para adultos mayores y en él pide que las quejas se las hagan llegar a él o a ella, en calidad de representante del programa.

De cómo Espinosa y Londoño llegaron a convertirse en súpercontratistas en la región, las cuatro fuentes que los conocen nos dijeron que, al igual que la mayoría de contratistas de Arauca, ellos invierten en las campañas de los políticos y luego, en palabras de una de esas fuentes, “cobran”.

“(Los contratistas) le apuestan al caballo ganador. O a los dos que vean punteando. Patrocinan reuniones, avanzadas y luego el que se monte les devuelve el favor en contratos”, dijo uno de ellos.

En su caso, como ya habíamos contado en La Silla, la campaña que le hicieron a Socadagui fue de frente.

Además de que aparecieron en la correría, Londoño fue parte del equipo de empalme del hoy Alcalde.

Tras ese apoyo, siguieron con la racha que llevaban desde 2013 y la multiplicaron.

La única oferta

Mael arrancó el 2016 como operador del PAE sin necesidad de concursar.

La administración de Benjamín Socadagui, le adicionó en febrero de 2016 el contrato de PAE que contrató en 2015 (por $2.622 millones) su antecesor, en $809 millones por 41 días y luego por otros $412 millones y 19 días más.

Si bien, la primera adición es común cuando inician los gobiernos porque no les alcanza el tiempo para formular un nuevo proceso antes de que los niños entren a estudiar, sobre las demás La Silla no pudo conocer la justificación porque no fue detallada en las actas.  

En adelante, su aparición en todos los contratos para este fin fue el común denominador.

En julio de ese año, en dos subastas en las que fue el único oferente, Mael firmó dos nuevos contratos con la Alcaldía.

El primero el 6 de julio para el PAE por $2.735 millones, y el segundo, fue cinco días después para el servicio de alimentación para el adulto mayor por $1.111 millones, y los meses que siguieron firmó otros dos (uno en agosto por 29 millones para la alimentación del personal de seguridad del Alcalde y otro en octubre por $40 millones para la alimentación a recluidos temporalmente en la estación de Policía).

Además, Mael terminó el 2016 con otro contrato, esta vez en la Gobernación de Arauca, por $1.353 millones para entregar mercados y suministro de alimentación a adulto mayor, en unión temporal con Omar Gómez Carreño, el antiguo socio que les sirvió para incursionar en la contratación gruesa de la administración.  

En ese proceso sí se presentó una oferta más. JMC Integrados, firma cuyo representante legal es José Manuel Carrillo, otro súpercontratista de Arauca, pero que no pasó a evaluación porque ni siquiera presentó los documentos básicos para habilitarse, como la relación de los contratos para acreditar la experiencia o el plan de saneamiento básico, algo que es extraño cuando hay tanto dinero en juego.

El buen balance de Mael en 2016, se replicó en lo que ha corrido de este año.

Repitió con el PAE con un contrato por $3.569 millones; con el suministro de alimentación para adulto mayor con otro contrato por $1.789 millones,; y hasta los del personal de seguridad del Alcalde y el de los recluidos temporalmente en la estación de Policía, por $29 y $150 millones respectivamente.

En este último fue en el único de los de este año en que se presentó una propuesta para competirle a Mael; sin embargo,el interesado se quedó por fuera porque tampoco presentó varios documentos básicos para concursar.

La Silla se comunicó con los contratistas a través del número registrado en el certificado de la Cámara de Comercio para conocer su versión, pero nos contestó un empleado y nos dijo que les daría el mensaje para que se comunicaran pero no fue así. También llamamos al número de celular registrado pero estaba fuera de servicio.

Por su parte el Alcalde nos dijo que "ellos (Mael) vienen contratando desde hace mucho tiempo atrás porque en Arauca no hay muchas empresas y aquí es zona roja y las personas casi no se presentan (...) Pero esos han sido procesos transparentes. No he tenido queja ni de la Contraloría ni de la Procuraduría".  Sobre el respaldo que le dieron en campaña dijo que "este es un pueblo pequeño y yo he sido un político de trayectoria y el pueblo lo conoce a uno y pues es eso". 

Más allá de la contratación, en lo que coincidieron todas las fuentes con las que hablamos es que el servicio de alimentación se ha prestado sin contratiempos y con buena calidad en el municipio.

Habrá que ver si en los dos años de gobierno que le quedan a Socadagui, Servicios Integrados Mael continúa con la racha en la Alcaldía de Arauca.

Comentarios (1)

Yarley yajaira londoño sierra

08 de Noviembre

0 Seguidores

Respuesta silla vacia santandereana - Ana Karietna Leon Quiroga.
https://m...+ ver más

Respuesta silla vacia santandereana - Ana Karietna Leon Quiroga.
https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10213551287472470&id=111...

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia