Por Jineth Prieto · 07 de Febrero de 2018

3

Por haber incurrido en los presuntos delitos de perturbación al certamen democrático, constreñimiento al sufragante, corrupción al sufragante y concierto para delinquir ayer fue imputado y cobijado con medida de aseguramietno domiciliaria el alcalde de Barrancabermeja, Darío Echeverri Serrano. 

Como estará privado de la libertad mientras se lleva a cabo el juicio por haber emprendido una estrategia para sabotear la votación a la revocatoria a su mandato el año pasado, de entrada la decisión tiene varios efectos en el tablero político del segundo centro electoral de Santander. 

Además de que abrió la puerta a una reacomodada de poder en Barranca y se convirtió en la previa de un pulso interno entre los liberales por el manejo del municipio, reajustó las cargas políticas cuando en el calendario ya inició la cuenta regresiva para las Legislativas.

Estos son los cinco efectos que genera la captura de Echeverri.

1

El golpe no solo neutralizó al Alcalde, también a su cúpula

Aunque la captura del Alcalde fue la que ocupó todos los titulares de prensa, con las decisiones de la imputación la estructura de poder de Barranca recibió un doble golpe. 

Además de Echeverri, la Fiscalía vinculó a dos de sus manos derechas: John Jairo Moros y Christian Juliao. 

El primero, es un exconcejal de Barrancabermeja, que aunque no estaba nombrado ni tenía oficina era conocido por buena parte de los funcionarios como el segundo de Echeverri. 

Moros, además de ser una de las fichas claves dentro de la campaña antirevocatoria de la Alcaldía, es tan de las entrañas del Alcalde que estaba pavimentando el terreno para lanzarse como su sucesor en las locales de 2019. 

Su rol como segundo de Echeverri es tal, que él es el que estaba coordinando el andamiaje de la Alcaldía para las legislativas de marzo.

“Estando Moros se entiende que es la línea directa, los líderes lo entienden así”, le dijo a La Silla uno de los funcionarios de Darío. 

A diferencia de Moros, Juliao sí ha sido funcionario de la Alcaldía. Aunque la Fiscalía lo presentó como director del Instituto de Deporte de Barrancabermeja, Inderba, desde hace varios meses no tenía ese cargo y de hecho para la campaña de la revocatoria el cargo que desempañaba era el de asesor de desarrollo económico y social del despacho. 

Juliao viene de la línea directa de Meriluz Núñez, la esposa del Alcalde, y quien también fue capturada por los mismos hechos, pero el juez la dejó en libertad mientras que continúa el juicio.

Ambos, según le dijeron a La Silla dos fuentes que conocen la movida política de Barranca, conocen de primera mano las decisiones del Alcalde. 

Juliao salió de la Alcaldía en septiembre pasado, y también era uno de los que movía la maquinaria de la Alcaldía para las legislativas. Al igual que Moros quería ser el ungido de Echeverri para sucederlo.

Con ellos dos también detenidos, el grupo de Darío Echeverri queda agonizando.

 
2

A Durán y 'el Pote' se les enredó la gasolina a mitad de camino

Con la incertidumbre política que se generó en Barranca por el anuncio de la imputación y la posterior de medida de aseguramiento al Alcalde y sus principales alfiles en la previa de las legislativas, los que sufren el daño colateral son Jaime Durán y Édgar ‘el Pote’ Gómez.

Como había contado La Silla, la maquinaria de la Alcaldía de Barranca se estaba moviendo para apalancar sus aspiraciones de llegar por quinta vez al Congreso y les estaba poniendo la gasolina para dejarlos en posición de ventaja en el segundo municipio con más votos de Santander. 

La movida era tan de frente que, adicional a que el hijo del Alcalde, Andrés Echeverri, había aparecido en tarima en el municipio respaldando esa fórmula, John Jairo Moros y Christian Juliao tenían sobre los hombros la ejecución de parte de la estrategia política para elegirlos.

Por ejemplo, ambos habían hecho reuniones con los dos candidatos y les habían llenado auditorios.

Como tener ese fortín de su lado era en buena parte lo que tenía bien ranqueadas dentro de la carrera legislativa las aspiraciones de esa fórmula, el panorama se les empieza a opacar a Durán y al Pote y penderá en gran medida de si al Alcalde lo dejan en libertad mientras lo investigan.

Si esta semana un juez decide asegurar a Echeverri, algo que es muy probable dado que la Fiscalía puede argumentar que estando en el cargo podría torpedear el proceso, el golpe sería devastador para la estructura.

Además de que la maquinaria se quedaría sin cabeza, terminaría debilitada porque se abre la puerta para una reorganización de fuerzas y si no hay quien se encargue desde adentro  de que contratistas y funcionarios se muevan al mismo ritmo, o de evitar que los concejales (11 estaban con esa fórmula) no hagan otras alianzas, todos los acuerdos que ya estaban concretados se pueden caer.

“Si Moros y Juliao quedan afuera podrían ayudar a organizar, pero usted necesita al del lapicero para que esto funcione como debe ser”, dijo a La Silla un político que se mueve en la campaña del Pote. “De todas formas el golpe a la imagen sería muy grande y más ahora que la gente está cansada de los políticos”

De hecho, aún cuando no se conocía la medida de aseguramiento dentro de la campaña, el golpe de la imputación ya tiene desestabilizadas a las bases.

“Aquí todos quedamos en primera. No sabemos qué hacer, si ahora nos van a dejar en libertad o qué va a pasar porque no tenemos a quién preguntarle, todos están emproblemados”, dijo a La Silla uno de los líderes de Barranca que trabaja con la Alcaldía.

 
3

Tavera queda a un paso de manejar Barranca

Además del pulso externo por la mordida de votos, como el juez decidió privar de la libertad a Echeverri, paralelamente arrancaría otra puja dentro de las toldas liberales por el poder en el Puerto Petrolero. 

En esa pelea el gobernador de Santander, Didier Tavera, quien como ha contado La Silla tiene reventados a los liberales debido a que desde que se eligió desconoció a todos los que lo apoyaron, entra con ventaja.

Por un lado, es él quien debe nombrar un reemplazo mientras se define su situación jurídica. 

Eso de entrada le aseguró a Tavera que en la recta final de la campaña la posibilidad de encargar a un Alcalde de su cuerda mientras se define lo que pasará con Echeverri, quien aún si apela una eventual medida de aseguramiento y gana, por tiempos no alcanzaría a estar libre antes del 11 de marzo (día de las votaciones).

En ese caso, sus candidatos Víctor Ortiz y Miguel Ángel Pinto (esposo de la tía de Tavera), tomarían fuerza en un centro electoral en el que hasta ahora no habían sonado, en el momento más coyuntural de la contienda.

Por otro lado, debido a que ya pasaron dos años desde las elecciones locales de 2015 y por esa razón ya no serían convocadas elecciones atípicas, si a Echeverri se le complicara aún más el camino y decidiera renunciar a su cargo, quien tendría la sartén por el mango también sería Tavera.

En ese caso, el Partido Liberal tendría que presentarle una terna al Gobernador para que escogiera al nuevo Alcalde del municipio. 

Dado que una vez se cumplan las presidenciales empiezan a reacomodarse las fichas para las locales de 2019, Tavera tendría un papayazo para poner completamente de su lado la maquinaria de Barranca en momentos en los que está moviendo fichas para convertirse en una fuerza decisiva dentro de los liberales en Santander.

 
4

A Ciro le cambia el semblante

Mientras al Pote y Durán se les enredaron las cuentas con la captura de Echeverri, al representante de Cambio Ciro Fernández por primera vez en meses le empezó a sonreír el horizonte. 

Aunque en 2014 Fernández llegó a la Cámara con 30 mil votos, 15 mil de los cuales los obtuvo en Barrancabermeja, desde entonces le había cambiado el panorama drásticamente en ese municipio.

Gran parte de su triunfo electoral hace cuatro años obedeció a que en ese momento tuvo a la Alcaldía de Barranca moviendo su maquinaria para apalancarlo, pero como en 2015 su entonces cuñado, el controvertido exalcalde investigado por parapolítica Elkin Bueno, la perdió con los liberales, el semblante le cambió. 

Desde entonces había tratado de concretar varias movidas, pero todas habían naufragado y tenían en entredicho su capacidad de volver a elegirse. 

Las dos más recientes fueron la salida del candidato a la Cámara de los Aguilar de la lista de Cambio (estando en la lista ponía sobre la mesa la probabilidad de que ese partido peleara por dos curules en Santander); y  la falta de apoyo en Piedecuesta, el fortín electoral con el que pensaba compensar la baja de Barranca.

Ahora con Echeverri en problemas por el sabotaje a la revocatoria, recupera terreno en varios frentes. 

Además de que puede volver caballito de batalla en lo que resta de la campaña la investigación del Alcalde debido a que él fue uno de los políticos que apoyó la revocatoria, también se le abre camino para renegociar espacios que tenía copados la Alcaldía con líderes del municipio. 
 
Incluso dependiendo de lo que pase con la aspiración presidencial de Germán Vargas Lleras (su padrino Elkin Bueno es uno de los gerentes de la campaña del exvicepresidente), su grupo político podría capitalizar el escándalo para abonar terreno con miras a las locales de 2019.

 
5

Con Barranca las revocatorias quedan con el reflector puesto

Lo que sucedió en Barranca es solo un botón de la muestra de lo que pasa con las revocatorias en el país. 

En este caso, la Fiscalía anunció que tenía pruebas de que por orden de la Alcaldía se habían retenido cédulas, que se había intimidado a funcionarios y empleados públicos, que se utilizó el andamiaje estatal para boicotear la asistencia a las urnas, y que incluso se utilizaron recursos públicos para pagar todo el sabotaje.

Como ha contado La Silla, la radiografía fue casi la misma en Ocaña, donde parte del municipio amaneció sin agua el día de las votaciones, e incluso se cerraron calles por supuestos arreglos de alcantarillado que no se ejecutaron. 

Todas las denuncias también fueron hechas por la Defensoría del Pueblo, la Misión de Observación Electoral y la Procuraduría en los días previos y durante la jornada electoral. 

Por ejemplo, ese municipio aún con todos los impedimentos estuvo a mil votos de pasar el umbral para revocar a la Alcaldesa Miriam Prado (necesitaban 18 mil y alcanzaron 17 mil), los resultados incluso superaron la votación con la que se eligió en 2015 (14 mil votos).

Con la captura de Echeverri, la Fiscalía pone los reflectores sobre este tipo de denuncias. 

Será clave lo que decida en los meses siguientes sobre casos similares, debido a que la desventaja que tienen los revocadores frente a los gobernantes, es el fondo del debate sobre la utilidad de ese mecanismo de participación.

 

Nota de la Editora: Esta historia fue actualizada el 16 de febrero de 2015 con información sobre la medida de detención domiciliaria que le impuso el Juez al alcalde de Barranca, Darío Echeverri; a Christian Juliao y a John Jairo Moros.

Comentarios (3)

santisjota

07 de Febrero

0 Seguidores

El efecto 3. no lo veo tan calro, sres LSV. Por dos sencillas razones: el part...+ ver más

El efecto 3. no lo veo tan calro, sres LSV. Por dos sencillas razones: el partido del exalcalde Bueno (de apellido) y de Vargas Lleras tiene una generalizada aversión en la ciudadanía, sólo lo reconocen los oficinistas de su sede de campaña y 2. Los líderes visibles de la revocatoria (Yidis y sr. Portala) no tienen nada que ver con el tal Ciro.

Jineth Prieto

07 de Febrero

70 Seguidores

Hola Santisjota! Me imagino que te refieres al punto 4. Creo que la primera ra...+ ver más

Hola Santisjota! Me imagino que te refieres al punto 4. Creo que la primera razón depende mucho de tu percepción. Sobre la segunda, es cierto que los líderes visibles de la revocatoria no tienen que ver con Ciro, pero como él se metió a promoverlla en campaña puede utilizarla como caballito de batalla para buscar votos.

santisjota

07 de Febrero

0 Seguidores

Así es Jineth. Eso es como la percepción de seguridad, el colectivo puede se...+ ver más

Así es Jineth. Eso es como la percepción de seguridad, el colectivo puede ser más o menos reducido, según la óptica.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia