Por Jineth Prieto | Ana León · 10 de Marzo de 2018

3301

0

Hoy en los dos santanderes se jugará la reacomododa del tablero de poder regional en medio de una puja entre las casas políticas más fuertes.

Estas son las 10 principales movidas que se definirán en las urnas.

 

1

La consolidada de la casa Tavera

Desde que Didier Tavera llegó a la Gobernación de Santander empezó a mover fichas para convertirse en el mandamás del Partido Liberal en el departamento.

Además de desconocer a los rojos locales, a quienes dejó sin juego burocrático y de paso dejó de contestarles el teléfono, echó en saco roto varios acuerdos para las legislativas del domingo.

El principal fue el del Senado.

En 2015, el senador Horacio Serpa se dio una pela mediática que incluyó el distanciamiento con su amigo de infancia, el cacao Alejandro Galvis Ramírez, para que a Tavera le dieran el aval en el liberalismo pese a que venía de ser del viejo PIN -partido del parapolítico Luis Alberto Gil- y a que sobre su nombre pesaban varios ruidos.

Ese acuerdo se tranzó sobre la base de que Tavera apalancaría la reelección de Serpa o de quien designara para sucederlo; sin embargo, al final el Gobernador decidió poner toda la fuerza del ‘Palacio Amarillo’ en otras candidaturas.

Por un lado, entró a respaldar a Miguel Ángel Pinto, quien este fin de semana intentará dar el salto de la Cámara al Senado y es el esposo de su tía Claudia López; y por otro lanzó a la Cámara a Víctor Ortiz, quien pasó de ser un desconocido a sujeto a vencer dentro de las toldas liberales.

Si el domingo Ortiz entra a la Cámara y Pinto al Senado, Tavera asegurará dos fichas de adentro de su casa en la cúpula del poder del liberalismo local.

 
2

La credibilidad política del condenado Ramiro Suárez

Desde la cárcel, el condenado exalcalde de Cúcuta Ramiro Suárez Corzo selló alianzas con varios políticos de Norte. 

Tal y como están sus apuestas para mañana, la maquinaria de la Alcaldía de Cúcuta,que maneja a control remoto, le moverá votos al Senado al liberal Andrés Cristo, al conservador Juan Manuel Corzo y a la esposa del parapolítico Luis Alberto ‘el Tuerto’ Gil, Doris Vega.

Mientras que a la última la idea es que le ponga alrededor de 5 mil votos, Cristo y Corzo esperan entre 10 y 15 mil.

Además, Suárez tiene la cabeza de la lista de la Cámara de Cambio -Jairo Cristo-, y a lo que se comprometió fue a poner, además de esa curul, los votos suficientes para que el partido ponga la segunda. 

Como contó La Silla, todo está dado para que la maquinaria de Ramiro se mueva por sectores en todo Cúcuta y que cada comuna le apueste a un candidato al Senado diferente mientras en la Cámara todos los esfuerzos estarán sobre Cambio Radical.

Suárez tiene en contra que la fuerza con la que eligió a César Rojas en 2015 está mermada porque varias de las promesas -especialmente las de empleo- se han quedado cortas en estos dos años. 

Además, los números con los que se ha medido en 2016 y 2017 tampoco han mostrado que tengan tanta fortaleza como él dice. 

Por ejemplo, en el plebiscito donde movió a líderes, contratistas y funcionarios en el plebiscito el Sí cerró en cúcuta con 83 mil votos, pero de esos una porción importante era de opinión.

Para cumplir con todas sus promesas Suárez tendrá que mover al menos 50 mil votos, mientras varios candidatos también están en la carrera con sus propias bases y con todas las maquinarias aceitadas compitiéndole. 

Si lo logra el condenado exalcalde disparará su imagen de gran elector en Norte de Santander.

 
3

La continuidad del clan de los Aguilar y su nuevo líder

En las locales del 2015 el Clan de los Aguilar terminó derrotado y dividido pero no borrado.

Eso quedó claro luego de que emprendieran una reorganización interna que volvió a poner en el mismo canal al parapolítico Hugo Aguilar y a su hijo el exgobernador de Santander Richard Aguilar.

Ambos, luego de los fallidos acercamientos con La U, aterrizaron en Cambio Radical tras sellar una alianza con el candidato presidencial Germán Vargas Lleras.

Aunque inicialmente su llegada fue vista como la reforzada de ese partido y el compromiso era que impulsaran la lista a la Cámara para que pasara a tener una a dos curules, una vez arrancó la campaña desconocieron los acuerdos.

Mientras que Jhonny Peñaloza -quien era su candidato en esa lista- renunció porque se negaron a financiarlo, los líderes iniciaron una desbandada que terminó en las toldas uribistas principalmente con Óscar Villamizar, quien más adelante recibió tras bambalinas el guiño de los Aguilar.

Como hace tres semanas a Aguilar papá, a su esposa Mónica Barrera, y a su suegra Socorro Carreño los imputaron por presunto enriquecimiento ilícito y lavado de activos, esa casa política recibió un golpe de opinión.

Mañana se sabrá qué tanto afecta esa nueva investigación a la aspiración de Richard Aguilar, quien se medirá en el Senado.

Si logra más de los 100 mil votos que sacó su hermano Mauricio Aguilar (fue candidato del viejo PIN) en 2014, Richard no solo demostrará que su casa política sigue fuerte sino que se coronará como el líder, algo que estaba disputando con su papá desde que se eligió Gobernador en 2011.

 
4

La engallada del combo del gobernador William Villamizar

Como lo hemos contado, el gobernador William Villamizar se ha consolidado en los últimos 12 años como un superpoderoso de Norte de Santander. No solo porque él y su círculo más cercano han estado tres periodos consecutivos al frente de la Gobernación sino porque ha logrado cuajar alianzas con todos los congresistas del departamento y a su vez tenerlos a todos contentos.

El domingo se jugará el salto a la política nacional, si su amigo y aliado, el exgobernador Edgar Díaz, llega al Senado. 

Aunque Villamizar no estuvo 100 por ciento comprometido con la candidatura de Díaz, pues tenía compromisos desde 2015 con el senador de La U, Manuel Guillermo Mora, así como con el conservador, Juan Manuel Corzo, con el que hizo las paces el año pasado, Díaz sigue siendo de las entrañas de su grupo.

Además, con la aspiración a la Cámara de Wilmer Carrillo, quien quiere reelegirse con 50 mil votos, 22 mal de los que sacó en 2014, le apuesta a consolidarse en la región. 

Si las dos fichas coronan y alcanzan una curul, Villamizar quedará con injerencia, además de La U, en Cambio Radical para 2019.

 
5

La supervivencia de la ola de opinión de 2015 en el área metropolitana de Bucaramanga

Como la gran sorpresa electoral en 2015 fue el triunfo de Rodolfo Hernández en la Alcaldía de Bucaramanga y el segundo lugar que sacó Leonidas Gómez a la Gobernación con 230 mil votos, la expectativa frente al voto de opinión en Santander es grande. 

Si bien las locales y las legislativas son elecciones que obedecen a dinámicas muy diferentes, hay varios candidatos que aspiran a recogerlo. 

El primero es el mismo Gómez, quien se mantuvo vigente luego de la campaña de hace dos años y mañana se probará al Senado.

Aunque por haberse inscrito por el Polo Democrático le restó a su imagen de neutralidad con la que se hizo popular hace tres años, su campaña ha tenido su éxito y varios analistas lo dan como ganador fijo. Si lo logra, ese será el segundo triunfo del voto de opinión detrás de la victoria de Rodolfo Hernández en la Alcaldía de Bucaramanga.

Con la lista de Alternativa Santandereana, que agrupó a candidatos del Polo, los verdes y la ASI, está la otra apuesta grande de ese grupo. 

El exdiputado Roberto Shcmalbach y Julián Silva están peleándose con fuerza la recogida de esos votos. Si esa la lista pasa el umbral y pone curul, le quitará espacio a las maquinarias que tradicionalmente se quedaban con los siete escaños de Santander.

 
6

La fuerza cristiana en la cuna de las marchas contra los derechos Lgbti

En 2016 Santander se convirtió en la cuna del movimiento que agrupó a iglesias cristianas y a los católicos más ortodoxos contra la inclusión de los derechos Lgbti en las cartillas escolares y la supuesta ‘ideología de género’ en el Acuerdo de Paz.

La líder más visible de esas banderas en el departamento fue la diputada de La U, Ángela Hernández, quien después de ese episodio logró figuración nacional y se convirtió en uno de los delfines políticos regionales. 

Además de que empezó a hacer campaña activa con el anulado exprocurador y candidato presidencial, Alejandro Ordóñez, lanzó al Senado a su esposo Jefferson Vega por el Partido Conservador. 

Con esas dos aspiraciones se medirá la fuerza que logró mover en el área metropolitana de Bucaramanga a miles de personas hace año y medio.

Además la misma Hernández pondrá a prueba su capacidad de endosar votos, porque aunque su esposo la acompañó en todos las marchas y presentaciones que luego hicieron, ella fue la protagonista.

 
7

La resurrección y permanencia de varias casas cuestionadas

Además de lo que se juega el clan Aguilar, hay tres apuestas a la Cámara en Santander de condenados que pueden reencaucharse o desaparecer. 

El panorama que pinta más alentador por ahora es para el exsenador condenado por el carrusel de las notarías, Alirio Villamizar. 

Su hijo Óscar es el más fuerte en la lista uribista debido a que logró el respaldo de las bases de los Aguilar en todo el departamento.

Por otro lado están, el cacique conservador y condenado por la yidispolítica, Iván Díaz Mateus, y el fortín local del condenado por parapolítica, Luis Alberto ‘el Tuerto’ Gil

Aún cuando Díaz sigue teniendo su fortín a través de su hermano, el diputado Luis Eduardo Díaz, y la campaña de su nueva ficha, el exprocurador Isnardo Jaimes, ha tenido dinero, no es tan claro si resultará elegido su candidato. 

La principal razón está en que la lista azul corre el riesgo de no pasar el umbral, pues solo su maquinaria está empujándola, mientras los demás candidatos son caras nuevas o sin muchos votos. 

El panorama es similar para la lista a la Cámara del condenado Gil. 

Debido a que los Aguilar entraron a Cambio y Fredy Anaya saltó a través de su esposa a la lista liberal, no es tan claro cómo logrará la cantidad de votos suficientes para mantener el umbral. 

Como ha contado La Silla, la apuesta más fuerte de Gil es la de la exconcejal de su cuerda Martha Montero, pero su fuerza aún no es clara. 

 
8

La fortaleza del fantasma del castrochavismo en la frontera

La crisis que vive Venezuela ha mantenido vivo el fantasma del ‘castrochavismo’, una de las ideas que empezó a mover el uribismo como parte de su estrategia para impulsar el rechazo al Acuerdo de Paz de La Habana. 

Debido a que cada día se ven más venezolanos desesperados en Colombia buscando cómo ganarse el pan de cada día, y que Norte de Santander es el que más ve la cara de esa tragedia, en las urnas este domingo se medirá la vigencia del rechazo a ese imaginario en la frontera.

En el plebiscito el No arrasó en Norte con el 63 por ciento de los votos, por lo que los antecedentes son buenos para el Centro Democrático.

Este fin de semana el uribismo medirá con candidatos esa capacidad de influir en el departamento.

Por un lado tiene a dos aspirantes al Senado haciendo campaña y, por otro, una lista a la Cámara, que aunque es débil, podría terminar arrastrando votación con el logo.

El uribismo también medirá si la ausencia de Iván Duque en Norte, quien no visitó el de departamento durante toda la campaña de la consulta, le pasa factura.

 
9

El respaldo político de la Farc en el Catatumbo

El estrene político de la Farc es particularmente importante en los 11 municipios del Catatumbo en Norte de Santander. 

Esa exguerrilla tenía influencia en toda esa zona, y aunque el dominio armado que ejercían se concentraba más en unos municipios que en otros, cuentan con una base social que está repartida en todo ese territorio. 

En estas elecciones, por primera vez la Asociación de Campesinos del Catatumbo, Ascamcat, que como ha contado La Silla, es afín políticamente al desmovilizado grupo, medirá su capacidad de ponerle votos a través de la lista del Senado. 

Lo que logren podría cambiar el panorama político de esa subregión.

Sobre todo porque hace 4 años buena parte de los 5 mil votos que logró el senador del Polo, Alberto Castilla, salieron del apoyo de esas bases campesinas y hoy están repartidas.  

 
10

La previa de 2019

Los resultados de mañana serán el punto de partida para saber cómo se organizarán los partidos y fortínes políticos de cara a las locales 2019. 

Si los exgobernadores Richard Aguilar (Santander) y Edgar Díaz Contreras (Norte de Santander), llegan al Senado, dos de los aliados más fieles de Vargas Lleras, el senador Bernabé Celis y su exviceministro Hernando Angarita, tendrían que ceder parte de su poder a la hora de dar avales. 

En el caso de los liberales en Santander, el premio gordo es el aval a la Alcaldía de Bucaramanga, con el que se jugarán recuperar ese fortín. 

Quien tenga la votación más alta al Senado y, si se cumplen los acuerdos, tendrá el derecho de entregar ese aval. La pelea dura está entre Jaime Durán y Miguel Ángel Pinto.

Y en Norte, de la empoderada de William Villamizar a través de sus amigos Edgar y Wilmer en el Congreso, podría depender que se la juegue por todo y busque hacerse también a la Alcaldía de Cúcuta en 2019.

Además,  si el ‘Tuerto’ Gil e Iván Díaz Mateus en Santander o Juan Carlos García en Norte de Santander no salen, su capacidad de inclinar la balanza en las locales disminuye y así mismo iniciaría una reacomodada de sus fortines. 

 

 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia