Por Jineth Prieto · 14 de Noviembre de 2017

2107

0

La semana pasada inició un revolcón en la Unidad de Víctimas en Santander y el primer descabezado fue su director Alfonso Aparicio Reyes.

 

Luego de estar por más de cinco años al frente de esa entidad, y de haberse mantenido en ese cargo como cuota del senador liberal Jaime Durán Barrera, a Reyes le pidieron que presentara su renuncia y que la hiciera efectiva desde hoy.

La petición fue sorpresiva por varias razones. La primera, porque desde su nombramiento y pese a los cambios en la dirección nacional se había mantenido, la segunda porque su desempeño ha sido ciertamente bueno y ya era cercano a los colectivos de víctimas en el territorio, y la tercera porque el fortín está en manos de Durán.

Así que una vez empezó a correrse la voz de que saldría de ese cargo, entre los rojos locales tomó fuerza una versión en particular que está relacionada con la puja para las legislativas de 2018. 

Dos fuentes liberales allegadas al grupo de Durán le dijeron a La Silla que la decisión de sacar del cargo a Aparicio había obedecido a que para sumar el apoyo del concejal liberal Jaime Andrés Beltrán, Durán le ofreció que pusiera una cuota suya en la dirección de la Unidad de Víctimas. 

“Usted sabe que en estos momentos las cosas están muy divididas y con la maquinaria de Didier Tavera es mejor sumar tanto como sea posible”, le dijo a La Silla una de esas fuentes.

El apoyo de Beltrán es clave para Durán y su fórmula Édgar ‘el Pote' Gómez, porque más allá de estar en el Concejo, el corporado tiene el respaldo de un sector de la iglesia cristiana y es de lejos el más votado de los rojos en Bucaramanga (en 2015 se reeligió con 12.837 votos, cuatro mil más que el siguiente y siete mil más que el último que alcanzó una curul).

Sin embargo, otras dos fuentes, una del sector del concejal Beltrán y otra de la línea directa del Senador, negaron que esa versión fuera cierta, y aseguraron que el compromiso al que llegaron los dos grupos es con miras a las locales de 2019, comicios en los que el concejal quiere buscar la Alcaldía.  

Además, la fuente que hace parte de la línea de Durán, dijo que hasta el momento no le habían pedido hojas de vida al Senador y le atribuyó el relevo a que la Unidad podía cambiar de dueño burocrático.

“Yolanda Pinto (la directora nacional de la Unidad de Víctimas) es más de la línea de Serpa y de los Tavera. Aquí no han pedido aún candidatos. Entonces el reajuste puede estar más bien por el lado de que se lo van a entregar a otro congresista”,

Si esa es la versión real, el revolcón sería completo, porque además de Aparicio, Durán tenía varios contratistas de prestación de servicios trabajando en la Unidad de Víctimas regional y el nuevo al mando seguramente liberaría esos cargos para meter gente de su línea.

Eso, además, implicaría un reajuste en las cargas de poder burocráticas en el departamento, y le quitaría terreno a Durán, algo que ahondaría aún más las fracturas liberales en Santander.  

En cambio, si la versión verdadera termina siendo que el relevo de Aparicio obedeció a la llegada de una cuota del concejal, el problema sería para el grupo que Durán ya había consolidado para las próximas elecciones. 

Dos concejales de Bucaramanga, le dijeron a La Silla que en caso de que Beltrán ponga a alguien de su línea en ese cargo, pedirán que los traten en igualdad de condiciones y que empezarán a pedir espacios de poder. 

“No se entendería mucho cómo a alguien que no ha hecho mucho por todo el grupo le van a dar más. Eso sí habría que  hablarlo”, dijo una de esas fuentes.

Hasta ayer en la página de Presidencia no se había publicado ninguna hoja de vida para reemplazar a Aparicio en una territorial que tiene a su cargo los casos de poco más de 100 mil víctimas y el aterrizaje de una parte de los recursos del posconflicto en Santander.

De cualquier forma, si algo queda claro por ahora es que con cualquiera de los dos escenarios Durán tendrá o que pedir o dar explicaciones en momentos en los que está alistando el terreno para reelegirse por última vez en el Congreso.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia