Por LaSillaVacia.com · 10 de Octubre de 2017

2810

0

La ‘Expedición Santander’, la estrategia con la que la Gobernación está paseando todo su andamiaje institucional por el departamento entregando ayudas y prometiendo inversión, además de servirle a Didier Tavera para hablar de sus logros y visibilizar su administración, se ha convertido en una de las plataformas de su grupo político. 

 

Luego de que en la inauguración de la gira en Bucaramanga, apareciera Nubia López, quien si nada cambia será la fórmula del representante liberal Miguel Ángel Pinto en 2018, el turno fue para Claudia López Rodríguez, la tía del Gobernador, esposa de Pinto y uno de los alfiles de ese grupo político.

El primer fin de semana de octubre, día en el que la comitiva de Tavera llegó a la Comuna 17 y anunció $2 mil millones en inversiones para ese barrio, su tía apareció.

Si bien el evento es público y López no compartió tarima con su sobrino, su presencia llamó la atención entre varios líderes y políticos por dos razones: la primera porque ella es la encargada de las relaciones con líderes de barrios y comunas de Bucaramanga en temporada de campaña; y la segunda porque desde el año pasdo asumió la tarea de robustecer el grupo político de su familia para las legislativas 2018 y las locales de 2019.

En esa última tarea su rol ha sido clave.

Como contó La Silla, el año pasado la tía de Tavera pasó de ser casi que una desconocida entre los rojos locales a la presidenta del Directorio Liberal en Bucaramanga y estando en ese cargo le dio un empujón al grupo político de su familia.

Por ejemplo, en la campaña al plebiscito varios concejales se apartaron del directorio porque ella utilizó sus bases de datos sin avisarles; además, entre los concejales (los liberales tienen 10 de 19 en Bucaramanga) creció la sensación de que estaba intentando apropiarse de los grupos políticos más pequeños aprovechando su cargo y la posición de su sobrino, quien a la postre, desde que se posesionó como Gobernador no volvió a recibir ni a contestarles a la mayoría de sectores que lo ayudaron a elegirse.  

Su figura terminó dividiendo tanto, que a mediados de año, cuando los liberales eligieron nuevamente directorios, los concejales de Bucaramanga metieron a su gente e hicieron campaña con el fin de sacarla del camino y retomar el poder local en vísperas electorales. 

Al final la tía de Tavera perdió su posición de poder en el liberalismo; sin embargo, bajo el ala de su sobrino ha seguido moviendo fichas. 

Tres líderes comunales (un presidente de una junta de acción comunal, un edil liberal y un exedil), le dijeron a La Silla que aunque esta es la primera vez que preguntamos por la injerencia de López en la Expedición Santander, su poder viene de atrás.

Según explicaron esas tres fuentes por separado, su rol funciona a través de coordinadores en cada comuna que son de su cuerda y que son quienes organizan su grupo político.

“Si usted no es del grupo de ellos (de Miguel Ángel Pinto y Claudia López) no aparece en la lista de los coordinadores y lo desconocen así usted sea el presidente de la junta del barrio a donde van a llegar con las ayudas”, le dijo a La Silla una de esas fuentes.

Según dos de los líderes que accedieron a hablar con La Silla, el mecanismo funciona así: quince o veinte días antes de la expedición la Secretaría de Desarrollo hace una reunión con los presidentes de junta de acción comunal y ediles de la respectiva comuna y se definen las necesidades de cada sector.

Después, el coordinador pasa una lista con los nombres de los líderes que pertenecen al grupo político de Pinto y a través de Paola Brun, una contratista que es cuota de Miguel Ángel Pinto y que es conocida entre los ediles por ser la mano derecha de Claudia López, en la Secretaría de Desarrollo se priorizan los beneficios para los que figuran en dicha lista. 

“Yo puedo ser liberal pero si no estoy con ellos entonces a mi barrio o a mi comunidad solo le dan dos ayudas para mi negocio (los $2 millones) y a los de ellos les dan de a 10, de a 20. O si usted es líder de los Aguilar, pasa blanqueado”, dijo uno de los líderes. 

Esta no es la primera vez que se habla de la injerencia de la mano derecha de López en la Gobernación.

Brun también fue la protagonista de las denuncias de varios ediles de la ciudad sobre el uso de programas de la administración de Tavera (el pago de transporte y estadía en un congreso en Cali) para favorecer solo a líderes de su grupo político. El mismo patrón que se está repitiendo con la Expedición.

“Nosotros que sí somos elegidos, que la gente nos respalda, que la gente votó por nosotros, y no tienen en cuenta lo que les pedimos para la gente (....) en cambio lo que digan los famosos coordinadores es ley”, explicó uno de los líderes.

El secretario de Desarrollo de la Gobernación, Samuel Prada Cobos, le dijo a La Silla que esos señalamientos no eran ciertos y que cada programa que hace parte de la Expedición Santander y sus beneficiarios pasa por un criterio objetivo de selección.

“Somos conscientes de que no podemos ayudar a todos. Pero con los líderes priorizamos necesidades y llegamos a quienes más lo necesitan. Aquí no hay criterio político”, aseguró. 

Intentamos hablar con Claudia López, pero no contestó las llamadas ni los mensajes dejados en su celular. Por su parte, Paola Brun respondió la llamada pero colgó cuando le estábamos explicando el motivo y después no volvió a contestar.

Al final, en la Expedición Santander de la Comuna 17, la tía del Gobernador saludó, se tomó fotos y se quedó a almorzar con varios de los líderes y abuelitos, con los que minutos antes Tavera había aparecido en redes sociales.

 

Incluso, publicó en su cuenta de Facebook fotos de su paso por la expedición con la leyenda “Yo Pinto Bien”. Eslogan que concuerda con el apellido de su esposo, quien ya entró en la cuenta regresiva para saltar al Senado en 2018.

 


 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia