Por Jineth Prieto · 07 de Noviembre de 2017

2981

0

A pocas semanas de que formalmente se calienten las campañas para el Congreso, ya varios candidatos enfilaron baterías y encendieron sus maquinarias locales.

En Santander la del representante liberal Miguel Ángel Pinto, quien en marzo dará el salto para buscar al Senado, y su fórmula Nubia López, la esposa del representante del viejo PIN, Fredy Anaya, está andando a todo vapor.

Además de que sus grupos llevan meses haciendo campaña debajo de cuerda en eventos como la Expedición Santander (de la Gobernación), ya empezaron armar el equipo de pila con el que competirán y de paso pusieron a funcionar la aplanadora. 

La reaparición del asesor y sus contratos

A mediados de octubre entre contratistas y funcionarios de la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, y de la Empresa de Alcantarillado de Santander, Empas, dos de los fortines de la familia del gobernador Didier Tavera y del representante Anaya, empezó a circular una invitación para un evento de ‘coaching motivacional’.

 

Fue una imagen de whatsapp, en la que no hubo mayores detalles además del sitio del evento -una parcela en la vía a Ruitoque bajo-, la petición de que asistieran con ropa deportiva, y en la que se dijo que los organizadores eran la Fundación Azul Colombia y la Fundación Ciudad Joven, dos entidades de las que hasta ahora no se había escuchado en el departamento . 

Sobre la primera La Silla no encontró mayores detalles, pero sobre la segunda hay un hilo directo que la comunica con los círculos de poder de la Gobernación de Santander.

Su representante legal es Ancizar Casanova, un estratega político, que como contó La Silla, estuvo detrás de la campaña de Tavera a la Gobernación, pasó a manejar la oficina de comunicaciones una vez se posesionó su otrora jefe, y se convirtió en uno de los hombres más cercanos a Tavera en su primer año de gobierno. 

Aunque a inicios de este año, según nos explicaron dos fuentes que trabajan con él, terminó saliendo porque el feeling que lo unió al Gobernador en campaña se desvaneció y desde entonces desapareció de la administración, su figura siguió viva dentro de los poderosos de Santander.

Este año fue uno de los hombres claves de la estrategia anti revocatoria del alcalde de Barranca, Darío Echeverri, quien en septiembre -dos meses después de haber triunfado en las urnas- le adjudicó un contrato para desarrollar la estrategia de comunicaciones del municipio.

(Casanova de entrada nos negó que fuera así y cuando le dijimos que lo habíamos visto en la casa de Echeverri el día de las votaciones se excusó en que se encontraba “haciendo una investigación” y justo ese día estaba allá para hacerle unas preguntas al Alcalde; pero La Silla comprobó su papel no solo porque lo vio a él y a varias personas de su equipo ese día en Barranca haciendo trabajo político a favor del Alcalde, sino también porque uno de sus empleados nos contó lo que se encontraban haciendo.)

Además, tuvo una figuración menos visible en Santander, pero más notoria en Bogotá y que guarda coincidencia con la presidencia en la Cámara de Miguel Ángel Pinto, quien fue el único político junto a Nubia López (y su esposo Fredy Anaya), que apareció en el evento del coaching al que citaron a los contratistas y funcionarios.

En el periodo de Miguel Ángel Pinto como Presidente de la Cámara, con su empresa Lapistudio SAS, la misma con la que figuró formalmente en la campaña de Tavera, Ancizar Casanova se ganó dos contratos para ejecutar productos de la Cámara de Representantes.

El primero fue por $205 millones a mediados de abril con Radio Televisión Nacional de Colombia con el fin de producir ocho videos para la Cámara en las regiones; y el segundo fue el 5 de julio, a dos semanas de que Pinto dejara su rol como presidente de la Cámara, por $373 millones  para diseñarle el plan estratégico de comunicaciones (la especialidad de Casanova) a la oficina de prensa de la corporación. 

Sobre cómo llegó a esos contratos, Casanova negó que la coincidencia entre la presidencia de Pinto y su aparición como contratista de la Cámara tuviera algo que ver.

"En el contrato participé y gané como lo podría hacer cualquier empresa, me enteré del proceso como me entero de todos, revisando las publicaciones”.dijo a La Silla Casanova.

Similar fue la versión de Pinto sobre el contrato: “Los contratos que se ganó el señor Ancizar fueron porque él participó y ganó. No hay que hilar tan fino”.

Sin embargo, en lo que respecta a quién estuvo detrás de la reunión con los contratistas de la Cdmb y Empas, las versiones ya no cuadran. 

Tanto Pinto como Nubia López, le dijeron a La Silla que habían llegado al evento en calidad de invitados y que desconocían los detalles de la organización; pero Casanova nos aseguró que ellos sí estuvieron detrás y que fue él el que les planteó la idea de hacerlo. 

“En términos generales los equipos políticos o empresariales o de Gobierno no invierten en la motivación… quise hacer un tema experimental, les hice la propuesta a ellos y ellos la acogieron con esa condición (no hablar de política)”, explicó Casanova. "En estos momentos no existe ninguna relación con Pinto, lo que sí es cierto es que yo aspiro a que me considere para asesorar su campaña”,

Sobre la financiación dijo que nadie había pagado pese a que desplegaron locación, tarima, sonido y logística, y que la donó porque quería mostrar su trabajo. También aseguró que él no se había encargado de la convocatoria.

La fusión de las maquinarias

En la Cdmb y Empas es común que en la previa de las campañas electorales los dueños de turno del poder burocrático aparezcan, y que los contratistas y funcionarios empiecen a recibir invitaciones a reuniones donde aparecen los candidatos del grupo político.  

En esta ocasión, según cinco fuentes -dos de la Cdmb y tres de Empas-, la situación no es diferente. 

Aunque la mayor parte de la convocatoria se hizo a través de una imagen en WhatsApp, tres fuentes, dos de la Empas y una que se mueve dentro de los altos círculos de poder de la Cdmb, le dijeron a La Silla, que hubo funcionarios vinculados a las dos empresas que también se encargaron de hacer la convocatoria directamente con contratistas. 

“A mí me llamó junto a otras dos personas Ricardo Arteaga, el subgerente administrativo, y me dijo que debíamos asistir, que era una reunión del doctor Pinto y de la doctora Nubia. También nos pidió que manejáramos esto discretamente”, le dijo a La Silla Jhon Correa, quien hasta la semana pasada fue funcionario del Empas como Técnico Administrativo. 

Otras dos fuentes que pidieron la reserva de su nombre explicaron que el mensaje les llegó por el voz a voz entre los contratistas y funcionarios.

“Luego de que a alguien le dicen que debe asistir, ese a su vez tiene que correr la voz para que todos se enteren. Esto se hace con bajo perfil, porque lo que interesa es no dejar huella”, dijo una de esas fuentes.

La otra aseguró: “Cuando a uno le nombran al doctor Pinto o a la doctora Nubia, uno ya sabe que hay que asistir. Hay gente encargada en cada oficina de mirar quién fue y cuánto tiempo estuvo allá”.

Al final, ese día en la parcela en la vía a Ruitoque bajo, además de Pinto y Nubia López, coincidieron contratistas de las dos empresas, y hasta Orgasina, el sindicato de la Cdmb (afín a Fredy Anaya desde que él fue director de esa corporación). 

Si bien en el evento del coaching no se habló directamente de política, y en su lugar el mensaje estuvo relacionado con los logros personales y la importancia del trabajo en equipo, el mensaje implícito sí estaba relacionado con la campaña que arrancará en diciembre con las maquinarias de los dos congresistas. 

Una fuente de adentro de la organización, le dijo a La Silla, que el propósito de fondo era buscar que los equipos de Anaya y de Pinto empezaran a engranarse con miras a trabajar juntos para impulsar las dos candidaturas.

“Como siempre han estado en lados diferentes, la idea era que se armonizaran”, le dijo a La Silla esa fuente.

Esa movida es estratégica porque no solo les funciona para empezar a generar recordación de la dupla entre sus bases, sino también porque debido a que las campañas habían trabajado en orillas opuestas hasta ahora y se peleaban los votos, cambiarles el chip les prepara el terreno para la puja electoral.

La aplanadora

Pero además de la maquinaria, la aplanadora también empezó a trabajar. 

Jhon Correa es el presidente de la junta de acción comunal de Transición, un barrio ubicado en uno de los sectores populares de Bucaramanga.

En las últimas elecciones y luego de haberse hecho en la política al lado del grupo político de la concejal liberal de Bucaramanga, Nancy Lora, recientemente protagonista de un escándalo por estar mirando revistas de belleza en una sesión de la plenaria, llegó a apoyar la aspiración a la Gobernación de Didier Tavera. 

En esa campaña se hizo cercano a Claudia López, la tía de Tavera y esposa del representante Miguel Ángel Pinto, quien como contó La Silla es uno de los poderes del Palacio Amarillo, y tradicionalmente ha estado encargada de las relaciones con los líderes de Bucaramanga en las campañas de su familia. 

Correa fue uno de los beneficiados en la repartija de cargos que emprendió la familia Tavera y su grupo político una vez se hizo al poder.

En abril de 2016 fue vinculado con un contrato laboral en la Empas en el cargo de Técnico Administrativo, y desde entonces, según él mismo se lo relató a La Silla, empezó a ser funcional a los intereses de ese grupo político en su cargo dentro de esa empresa. 

Además del episodio en el que, según su versión, lo llamó el subdirector administrativo y financiero, Ricardo Arteaga, para pedirle que asistiera al evento el coaching, también le relató a La Silla que lo pusieron a recoger firmas cuando iban a ser las votaciones internas de los directorios liberales, en las que Claudia López, la tía de Didier Tavera y esposa de Miguel Ángel Pinto, buscaba reelegirse como presidenta municipal de los liberales. 

“Me llamó el señor Nelson Mantilla, él es un asesor comercial (también hermano de la directora de Neomundo Valentina Mantilla, quien fue mano derecha del controvertido exalcalde de Bucaramanga, Luis Francisco Bohórquez), y me entregó unas planillas para que las llenara con datos de personas para esa votaciones. Obviamente uno tenía que recogerlas y devolver las planillas llenas”

Correa también aseguró que en una ocasión tuvo problemas porque entre el grupo político de los Tavera empezó a correr la versión de que él se había acercado al grupo de los Aguilar. 

“Todo fue un chisme, pero uno terminaba asustado y dando explicaciones porque lo que yo quería cuidar era mi trabajo”, agregó.

Sobre ese episodio, La Silla conoció una serie de conversaciones de WhatsApp en las que Claudia López deja claro que el apoyo debe ser retribuido en la campaña de 2018.

El último episodio estuvo relacionado con la Expedición Santander, que el último fin de semana de octubre llegó a la Comuna 2, donde está el barrio cuya junta preside Correa. 

“Hubo molestia porque el Gobernador llegó tarde, nosotros como líderes estábamos esperando que él se reuniera con nosotros así como en las demás comunas. Como yo expresé eso y se lo dijeron al Gobernador, y eso lo sé porque a mí me llamaron de la Gobernación a decirme que me calmara, me despiden", dijo a La Silla el exfunciario.

Hubiera tenido que ver o no lo que sucedió en el evento, la coincidencia estuvo en que a los dos días del incidente, a Correa le pasaron la carta de despido sin justa causa y le anunciaron que sería indemnizado.

“Yo intenté preguntar la razón y hasta me intenté comunicar con la doctora Claudia para una explicación y de todas formas darle las gracias, pero ella nunca me respondió. Yo solo puedo pensar que es por lo que pasó en esa Expedición”, explicó Correa. “Aquí nadie dice esto por miedo y yo lo quiero denunciar porque no es justo que pasen por encima de uno así. También quiero dejar claro que no tengo enemigos y que si me llega a pasar algo es por lo que estoy diciendo”. 

Lo que sucedió ha sonado tanto dentro de Empas, que hoy el sindicato en pleno se pronunciará. 

“Esto es lo que siempre pasa en las campañas usan a los contratistas y a los funcionarios de ellos y si no les sirven los sacan. Esto es un abuso y es lo que vamos a denunciar”, aseguró una fuente del sindicato que pidió la reserva de su nombre porque el pronunciamiento oficial lo harán hoy.

La Silla intentó conocer la versión de Nury Espinoza, gerente de la Empas y esposa de Nelson López (tío de Tavera), sobre las denuncias, pero no contestó las llamadas ni los mensajes hechos a su número de celular. Igual sucedió con el subdirector administrativo Ricardo Arteaga, con el asesor comercial de Empas, Nelson Mantilla, y con Claudia López, la esposa de Miguel Ángel Pinto.

En la Cdmb, su director Martín Camilo Carvajal (llegó al cargo como cuota del representante Fredy Anaya), aseguró que desconocía que algo así estuviera pasando y que en la entidad no había directrices para apoyar campañas. 

“No sé si las campañas se estén comunicando por su lado con los contratistas, pero aquí no existe ninguna orden para eso”, explicó.

Más allá de lo que suceda de ahora en adelante, con estos dos episodios lo que sí queda claro es que la temporada electoral para las legislativas oficialmente se abrió en Santander.  

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia