Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Ana León | Marcela Becerra · 08 de Junio de 2018

978

0

La primera vuelta en Bucaramanga cerró con Iván Duque como ganador. El candidato uribista obtuvo el 39 por ciento de los votos (121 mil votos) y fue el más votado en nueve de las quince zonas electorales.

Con eso casi triplicó la votación que obtuvo Óscar Iván Zuluaga en la ciudad hace cuatro años (48 mil votos) en la primera vuelta.

Sin embargo, no logró sacarle mucha diferencia a Sergio Fajardo, quien quedó de segundo con otro 35 por ciento de la torta electoral (108 mil votos) y ganó en las seis zonas restantes. 

Mientras Duque ganó en las dos comunas más populares de la ciudad y en Cabecera, una de las más exclusivas de Bucaramanga; el voto de Fajardo estuvo en su mayoría en las zonas donde predomina la clase media, como muestra el mapa.

Por eso, la segunda vuelta en la capital santandereana depende en gran medida de hacia donde vayan los votos de Fajardo.

Más aún si se tiene en cuenta que sumados a los de Fajardo, los votos de De La Calle, Vargas Lleras, Jorge Trujillo y los marcados en blanco, representan en promedio el 45 por ciento de los votantes de Bucaramanga. 

Con ese panorama, los dos candidatos tienen el camino abierto para crecer en segunda vuelta.
En el caso de Petro, podría apuntarle a crecer en las zonas en las que ganó Fajardo y acortar distancia en zonas en las que ganó Duque como la 4 la 6, donde la diferencia con la Coalición Colombia solo estuvo en el 3 y 8 por ciento respectivamente.  

O en la 11 donde, aunque la ventaja de Duque sobre Fajardo fue de 22 por ciento, tiene mayor concentración de votos sueltos, que el total del candidato uribista.

Como en todo el país tanto la campaña de Petro como la de Duque podría crecer apuntándole al abstencionismo, que llegó al 38,5 por ciento en Bucaramanga (fue menor en 8,1 puntos que la media nacional).

Sobre todo si se enfocan en las zonas 1, 3 y 12, que aunque hacen parte de las seis con mayor potencial electoral,  tuvieron menor participación.

Por ejemplo, dado que Duque ganó en la 1 con el 46 por ciento de los votos y es probable que se mantenga, la disputa estará en la 3 y 12, donde ganó Fajardo y solo por una diferencia promedio de 1,9 por ciento sobre el candidato uribista.
 

De cualquier forma, Petro la tiene cuesta arriba para voltear el resultado en Bucaramanga. 

No solo porque sumó solo el 14 por ciento de los votos (44 mil), sino porque la diferencia que le sacó Duque, en el mejor de los casos es del 51 por ciento, y en el peor del 81 por ciento.

Y como después de los de Fajardo los votos que quedaron sueltos son los de Vargas Lleras, y sus aliados locales ya están con Duque, será más difícil que disminuya la brecha.
 

Así las cosas, las principales zonas que entran en disputa son en las que ganó Fajardo, que a su vez, son en las que hay menor diferencia de votos entre Duque y Petro. 
 

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia