Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

Por Sara Ruiz · 27 de Julio de 2018

4419

0

Ayer se cumplió el primer plazo para que renunciaran los funcionarios que quieran lanzarse a un cargo de elección popular el próximo año.

De la Alcaldía de Medellín salieron el secretario de Inclusión Social y Familia, Luis Bernardo Vélez; y el exgerente de la empresa Metroplús y exsecretario de Planeación, César Hernández.

Aunque los dos hicieron parte del gobierno de Federico Gutiérrez, los dos le dijeron a La Silla Paisa que buscan montar su propio movimiento ciudadano, por firmas, para llegar a suceder al que hasta esta semana fue su jefe.

Además de esa coincidencia, tienen un factor común: historia en el fajardismo.

Impronta fajardista

Vélez es un médico que sale de la secretaría que se encarga de implementar programas sociales para niños, ancianos, habitantes de calle, grupos étnicos entre otros.

Arrancó en política como uno de los pioneros de Compromiso Ciudadano en 2000, y de hecho algunas de las reuniones de los fundadores eran en su casa en el barrio Boston.

Fue el primer concejal que tuvo ese movimiento, cuando Sergio Fajardo llegó a la Alcaldía en 2003. Desde esa corporación respaldó a su sucesor, Alonso Salazar, en 2007 y a Aníbal Gaviria en el 2011. Quiso ser candidato a la Alcaldía por la ASI en 2015, pero cuando perdió el aval con Salazar se fue con Gutiérrez.

Su idea, nos dijo, es lanzar una lista al Concejo y una Alcaldía con el movimiento “Medellín Digna”, con el cual se intentó lanzar hace tres años. “Quiero recoger lo que hemos construido desde Compromiso Ciudadano, desde la labor social que hemos tenido, y lograr apoyo de muchos sectores, de todas las vertientes, sea de derecha, de centro, de izquierda. No queremos empezar polarizando ni excluyendo a nadie”, explica.

Algo similar nos dijo Hernández, que renunció ayer por la tarde a la gerencia de Metroplús. “Quiero lanzarme primero por firmas y que luego los sectores políticos, el día de mañana, nos apoyen”, explica. Su idea es pararse en el mismo espectro en que se acomodó Fajardo cuando se lanzó al ruedo político hace casi 20 años, poco más de los que duró Hernández trabajando con él.

El recién renunciado es un ingeniero que, dice, nunca ha hecho campaña política, pero sí tiene una carrera en lo público con cargos de libre nombramiento y remoción al lado del fajardismo. Trabajó en la Empresa de Desarrollo Urbano (EDU) en las alcaldías de Fajardo y Salazar y, cuando el primero llegó a la Gobernación en 2012, lo nombró director del Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres (Dapard). Luego, en la recta final de su mandato, lo nombró gerente de Parques Educativos, a cargo de una de las principales apuestas de Fajardo en la gobernación.

De ahí, directamente, llegó a la alcaldía de Federico Gutiérrez, primero como gerente de la EDU, luego como secretario de Planeación y finalmente como cabeza de la segunda empresa de transporte urbano de Medellín.

Una fuente de Compromiso Ciudadano que nos pidió off the record para no presionar a los precandidatos que suenan -pero no truenan- para ser la cara de Fajardo a la Alcaldía, le dijo a La Silla que Hernández “es uno de los cuatro perfiles” que espera tener ese movimiento como su ficha el próximo año. Los otros tres serían el exgerente del Instituto de Desarrollo de Antioquia de Fajardo, Mauricio Pérez; su exsecretario de Gobierno, Santiago Londoño, y una mujer, como Paula Tamayo, exsecretaria de Mujeres de Aníbal Gaviria.

Hay otro exfuncionario de Gutiérrez que suena es Juan David Valderrama, primo de Fajardo y muy cercano al exalcalde y exgobernador, que salió de la dirección del Inder en enero y tiene como meta ser candidato. Su impronta fajardista no se queda atrás: fue secretario privado de Alonso Salazar, hizo parte de la campaña de Fajardo a la Gobernación en 2011, encabezó la Agencia de Cooperación de Medellín en la alcaldía de Aníbal Gaviria, y fue gerente, en sus inicios, de la campaña de Federico Restrepo, sucesor de su familiar. 

Luego aterrizó en la campaña de Federico Gutiérrez a la Alcaldía, en lo que se vio en su momento como una prueba de la bendición de Fajardo a esa aspiración.

El cascabel hasta ahora no hace mayor ruido, pero con los renunciados de la Alcaldía, todos con el sellito de Fajardo, arrancan las apuestas “ciudadanas” que le dieron la victoria al excandidato presidencial hace 14 años, y a ‘Fico’ hace tres.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia