Por Sara Ruiz · 11 de Marzo de 2018

9642

1

Esta es la primera vez que La Silla Paisa cubre elecciones en Antioquia, el segundo departamento con más potencial electoral del país y 17 curules en Cámara. Estos son los principales procesos que mostrarán cómo se va a reconfigurar el poder a partir del lunes:

 

1

Uribe probará si es el rey de la derecha

En Antioquia siempre ha ganado el que diga Uribe.

En 2014, Óscar Iván Zuluaga ganó en primera vuelta con 665 mil votos. Y en segunda vuelta arrasó en 95 municipios de Antioquia con 400 mil votos más que Santos. El departamento le puso el 16 por ciento de los votos que sacó en el país.

Pero en la primera vuelta del 2014 Marta Lucía Ramírez quedó por encima de Santos con solo 330 mil votos menos que Zuluaga. Y en la consulta de mañana se verá qué tanto jugó a su favor que el candidato de Uribe sea visto en parte como de centro, y otros factores como las críticas de Fernando Londoño Hoyos, la demora de Luis Alfredo Ramos para adherir al candidato de Uribe, Iván Duque, o el silencio de Zuluaga.

Los votos que saque Duque mañana en la consulta del No y la diferencia de puntos frente a Marta Lucía o incluso frente a Ordóñez mostrará cuánto pesa el nombre de Uribe en la derecha de su departamento natal.

La consulta del domingo también será un termómetro para Andrés Guerra, director departamental del Centro Democrático, que suena como candidato otra vez a la Gobernación (en 2015 lo fue del uribismo y sacó 611 mil votos, 200 mil menos que Luis Pérez) y para eso se ha recorrido todo Antioquia vendiendo a Duque y alineando las fuerzas uribistas en favor del ungido del jefe.

En todo caso, el número de gente que vote en la consulta del No por cualquiera de los tres candidatos, medirá qué tanto miedo le tienen los paisas a la izquierda y a Petro.

 
2

Los uribistas calibran por primera vez su maquinaria propia para crecer en el Congreso

Los candidatos se juegan las cinco curules que tienen en Antioquia a Cámara y las seis a Senado se juegan hoy su crecimiento a nombre propio y sin estar bajo el ala de su patrón. Andrés Guerra, director del Centro Democrático en Antioquia, le dijo a La Silla que esperan ganar dos curules más en la Cámara y otras dos en Senado.

Con la lista abierta, los coterráneos del expresidente tienen que competir entre ellos y así tienen un incentivo para lograr esa mera.

Las estructuras de Fabio Valencia Cossio, cuyo hijo Santiago sube a Senado y tiene su fórmula; Paola Holguín, que se reelige y tiene fórmula en el Oriente antioqueño; Luis Alfredo Ramos, que tiene a la representante Regina Zuluaga para Senado y a Magnolia Giraldo para Cámara; parecen llevar la delantera.

A ellos se suma el debut en política del sobrino del Gobernador, Nicolás Pérez, candidato al Senado que tiene tres diputados con él más la maquinaria del repitente Óscar Darío Pérez, su fórmula.

Por su lado, otros candidatos como José Obdulio Gaviria o Claudia Bustamante le apuestan a que no todo el voto de opinión sea para Uribe.

 
3

Se sabrá cuál es el nuevo barón rojo

La pelea entre liberales antioqueños, actualmente con dos senadores que pasaron raspados en el 2014 (Luis Fernando Duque, el más antiguo de Antioquia; y Sofía Gaviria), no la protagonizan los que buscan repetir, sino los que quieren subir de piso.

Julián Bedoya, el nuevo y cuestionado gamonal, quiere llegar a la cima con todos los juguetes. Para eso tiene como fórmula al exalcalde de La Estrella, Juan Diego Echavarría, un diputado, 12 alcaldes y a la estructura del exdiputado Adolfo León Palacio. Él ha hecho multitudinarias reuniones en Antioquia, Quindío y otros departamentos que pueden hacerlo dar una sorpresa, como hace cuatro años con su ascenso vertiginoso.

También está el representante del equipo de la Universidad de Medellín, Iván Agudelo, que quiere pasar de ser el representante más votado del Partido (sacó 40 mil votos en 2014) a ser un Senador con dos Cámaras.

Él tiene al repitente John Jairo Roldán, que tiene su fortín en Bello; y al exconcejal de Envigado Julián Peinado.

La cuarta curul a la Cámara se la pelean la ficha del exgobernador Eugenio Prieto, Carlos Mario Mejía; y el repitente Óscar Hurtado. Si el primero llega, le abriría trocha a Prieto para ser candidato a la Alcaldía o la Gobernación en 2019.

Bedoya y Agudelo, que son enemigos políticos, podrían empezar a compartir bancada en agosto; incluso como únicos antioqueños, si los votos de las víctimas no le alcanzan a Sofía Gaviria y si en las urnas se comprueba que a Luis Fernando Duque sí se le acabó la gasolina.

 
4

¿Empatarán las tres fuerzas azules a Cámara y Senado?

Las tres casas conservadoras de Antioquia, que tienen cada una un senador, se pelean por mantener sus cabezas en Senado y por una de las tres cámaras que mantienen.

La casa de Bello, en cabeza de la senadora bellanita Olga Suárez, quiere mantenerse en el poder reeligiéndose y ayudando a repetir a sus representantes Germán Blanco y Horacio Gallón, los más votados a Cámara del Partido en 2014 con 40 mil y 33 mil votos, respectivamente.

La casa de Itagüí, que hoy tiene en el Senado a Nidia Marcela Osorio, la senadora más votada en Antioquia en las elecciones pasadas con 63 mil votos, quiere aumentar su influencia bajando a Osorio a Cámara y subiendo al exalcalde de ese municipio al Sur de Medellín y cabeza real de ese equipo político, Carlos Andrés Trujillo.

Y, por último, está en el poder la casa del santuariano Juan Diego Gómez, que quiere repetir con su única fórmula a Cámara, Nicolás Echeverri.

El domingo se verá si las tres cabezas azules antioqueñas se mantienen en Senado, si Suárez mantiene sus dos cuotas o si la senadora azul más votada hace cuatro años entra a quitarle la curul a otro partido o, por el contrario, desplaza la a una de sus cámaras, o la de la casa Gómez.

 
5

Vargas Lleras mostrará si es capaz de poner un senador paisa

En el mapa legislativo de Antioquia solo hay una cuota vargasllerista, el representante José Ignacio Mesa, que se reelige como fórmula del santandereano Bernabé Celis. Mesa tiene su fuerza concentrada principalmente en el Magdalena Medio y en el Nordeste, y llegó al Congreso hace 4 años con 23 mil votos.

Pero para estas elecciones el exvicepresidente tiene una ficha para Senado que migró de La U y que, junto con sus dos fórmulas más fuertes a Cámara, viene del gabinete del gobernador Luis Pérez.

Guillermo Palacio es un exdiputado que pertenece al grupo del exliberal Augusto Posada y tiene el respaldo de casi toda la lista de Cambio Radical a Cámara, a la que se lanzó en 2014 por La U y se quemó con 30 mil votos. Los que pintan más fuertes son Alexander Flórez, que hace cuatro años fue fórmula de Musa Besaile y viene de ser secretario de Gobierno de la Gobernación de Antioquia; y el bellanita Mauricio Parodi, que esta es la cuarta vez que intenta llegar a la Cámara.

Si Cambio Radical llega con cuota paisa a Senado y duplica sus curules en Cámara, Vargas Lleras mostrará que entró con éxito al rancho uribista.

 
6

Fajardo enseñará el tamaño de su bandera

Aunque tiene dos listas que en teoría le hacen campaña, Fajardo medirá su fuerza en Antioquia con los dos candidatos que ha presentado como suyos: el exliberal Iván Marulanda a Senado, y el administrador Diego David a Cámara, que ya se había lanzado en 2014 y se quemó con 1800 votos, y nunca antes había ocupado un cargo de elección popular.

Que Marulanda gane sería un primer éxito en esta carrera presidencial para el exgobernador, y una muestra de que su movimiento está organizado. Y que David no se hunda sería un triunfo para el candidato en su tierra, porque demostraría que con ser su ungido basta para llegar a Congreso.

Los votos que saquen sus candidatos en Antioquia mostrará qué tanto le creen los electores en su tierra, qué tanto les gustó como Gobernador, y si les gustaría para Presidente.

Además, los votos que saquen Marulanda y David serán una primera muestra de los que tiene Santiago Londoño, gerente de campaña y exsecretario de Gobierno de Fajardo, para lanzarse a la Gobernación o a la Alcaldía el próximo año.

 
7

Con Petro y la Farc, la izquierda radical se hará contar

 

Los votos que saque Petro en Antioquia -que seguro serán más que los de Caicedo, porque su campaña en la región casi ni se ha movido- mostrará qué tanta gente sigue al exalcalde de Bogotá en tierra de la derecha.

Según hemos averiguado y contado, en las regiones donde más se vería la fuerza del exalcalde de Bogotá sería Medellín, Urabá y el Bajo Cauca. El número de votos que saque en las urnas mostrará qué tanto peso tiene su discurso en la tierra donde siempre gana su máximo rival.

Así como los votos que saque la Decencia de Petro, los resultados de la lista cerrada a Cámara de la Farc para Congreso mostrará qué tanta gente ha tenido el Partido Comunista Clandestino de Colombia (PC3) en los barrios del Valle de Aburrá y cuánta gente en las zonas donde ha tenido presencia histórica ese grupo (como el Norte, el Nordeste y el Bajo Cauca) quiere o le cree a la exguerrilla.

Estas elecciones le darán un mapa a la Farc y a los antioqueños sobre los municipios donde la rosa roja tiene chance de poner alcalde o concejales en el 2019.

 
8

La U se juega su supervivencia

Hace cuatro años los votos antioqueños montaron a Mauricio Lizcano al Senado e hicieron que Germán Hoyos repitiera periodo, aunque con 17 mil votos menos que en 2010.

Ahora que Lizcano se pasó para donde Vargas, quiere entregarle su curul al representante Juan Felipe Lemos, quien fue su fórmula hace cuatro años y sacó 38 mil votos; y Hoyos quiere reelegirse una vez más.

Con el desprestigio de Santos, la pantalla que le ha dado la opinión a Uribe en el Senado, y las fuerzas de Partido que han migrado, los candidatos de La U, que ahora tienen más reteñida la marca de ser ‘los de Santos’ que hace cuatro años, podrían salir aporreados en la casa del No

Hoyos podría llegar a dejar más pelo en el alambrado que el que dejó en 2014 con la entrada triunfal del Centro Democrático en su tierra; y Lemos podría mostrar su maquinaria propia, que también heredó de su tío, el excongresista condenado por parapolítica, Mario Uribe.

Lemos busca que su puesto en Cámara la ocupe el exalcalde de Girardota, Luis Fernando Ortiz; y Hoyos va en fórmula con la exalcaldesa de Caldas, Mónica Raigoza. Esas dos curules de La U podrían verse amenazadas por el uribismo, por Cambio Radical, o hasta por los conservadores o los liberales, que tienen barones detrás jugándosela por varios a la vez, y nuevos (como Trujillo con la oriental Orfa Nelly Henao, o Iván Agudelo con el envigadeño Julián Peinado).

 
9

Se verá en Cámara el tamaño de la cosecha verdeamarilla

Según el estratega político Diego Corrales, a la Coalición Colombia le va a tocar solo una curul en Cámara, pues las dos listas no alcanzarían los 65 mil votos que necesitan aproximadamente para poner un representante.

Por ambos lados hay dos candidatos, las cabezas de lista, que se han estado preparando a punta de control político para llegar al capitolio.

El exdiputado Jorge Gómez en el Polo, reconocido por la oposición que le hizo a Fajardo y a Luis Pérez entre 2011 y 2017 en la Asamblea, y va en fórmula de Robledo. Gómez tiene de su lado a la única concejal de Medellín amarilla, Luz María Múnera, y gran parte del gremio minero informal del Nordeste, Occidente y Bajo Cauca.

Por los verdes está el bellanita León Fredy Muñoz, que tiene la bandera de ser el máximo enemigo de los Suárez Mira de Bello, y que además tiene maquinaria: lo apoyan los dos diputados verdes, es muy cercano a Antonio Sanguino, su hermana Teresa Muñoz es la única candidata de Petro a Senado paisa, pero él le ha estado haciendo campaña a Caicedo para la consulta de la izquierda.

Lo que deje la Coalición Colombia en Cámara puede ser un asunto de opinión -con el control político que han hecho los dos que pintan más fuertes- o de maquinaria, por el lado de Muñoz.

 
10

Se probará qué tanto importan los escándalos

Hay dos candidatos a Senado que han sobresalido por los cuestionamientos de sus clanes políticos.

La primera es la senadora Olga Suárez, que le heredó el imperio bellanita a su hermano, el excongresista Óscar Suárez, que estuvo condenado por parapolítica y que desde el 2014 está prófugo por presunta bacrimpolítica.

El otro hermano de Olga, César Augusto, tiene una investigación abierta desde hace un año y medio por falsificar su diploma de bachiller. Su caso se ha aplazado y después de quedar suspendido volvió a su cargo, y sigue activo en la Alcaldía.

Ese grupo ha tenido la alcaldía de Bello por más de 15 años y ha ido expandiéndose en el Occidente y el Nordeste hasta llegar al Congreso.

Suárez quiere repetir Senado por tercera vez mientras que a sus hermanos los rodean los cuestionamientos. En 2014 sacó 70 mil votos a Senado, de los cuales 15 mil salieron de su natal Bello; aunque su caudal bajó en más de la mitad con respecto al 2011, en que sacó 122 mil votos en todo el país, de los cuales 34 mil salieron de Bello.

El otro candidato al que rodean las preguntas es el Julián Bedoya, a quien, además de la forma vertiginosa en que ha ascendido en el Congreso, le han salido escándalos por la presunta participación en política a su favor en el Sena de Caucasia y en las alcaldías de Caldas y Armenia.

Si Suárez repite y Bedoya llega a Senado, se sabrá que a los antioqueños poco les importa que sus representantes en Bogotá sean cuestionados.

 

Comentarios (1)

marangom

11 de Marzo

0 Seguidores

En Antioquia seguirá triunfando la política asociada al narcoparamilitarismo...+ ver más

En Antioquia seguirá triunfando la política asociada al narcoparamilitarismo, la guerra y la corrupción.

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia