Por Sara Ruiz · 22 de Mayo de 2018

1596

2

Sergio Fajardo dice frecuentemente que innovó la forma de hacer campaña política hace 20 años, cuando se lanzó a la alcaldía de Medellín, saliendo a la calle a hablar con cualquiera, repartiendo volantes y haciendo fiesta.

Es la misma forma de Enrique Peñalosa en Bogotá en los 90, que se afianzó con la Ola Verde. Pero en su tierra, Iván Duque y el uribismo 2.0 le pelean esa bandera con la imagen de un candidato joven, activo y de blue jean, como Fajardo.

Con esa estrategia (además del voto amarrado uribista) el Centro Democrático espera ponerle a Duque el domingo un millón y medio de votos en Antioquia, 500 mil más de los que quiere sacar Fajardo, que busca repetir el caudal que le dio la victoria a la Gobernación hace siete años (923 mil votos).

Esa movida es clave porque el departamento es el fortín de Fajardo y de Álvaro Uribe, padrino político de Duque, y la segunda plaza electoral más grande del país después de Bogotá.

La estrategia de Duque para ganarse el centro...

El Centro Democrático parece estar confiado.

“Puede que Fajardo quede de segundo después de nosotros”, le dijo a La Silla un congresista antioqueño que, según cuenta, tiene lista y bajo la manga una cadena de Whatsapp que critica la gestión de Fajardo y que no quiere publicar todavía porque no lo ve necesario.

“Duque tiene posibilidad de ampliar más su voto” añadió. Lo haría a través de una estrategia “más popular, más que de corporados o políticos”, le dijo a La Silla Juan Espinal, representante electo por el grupo de Paola Holguín.

Según otras tres fuentes de su equipo, la estrategia es salir a la calle con pancartas, banderas y manillas, repartir volantes a la salida de los centros comerciales y las iglesias, hacer "pegatones" de microperforados en los semáforos, "tomas" por barrios o municipios, hacer caravanas con chirimía -similares a la que hizo Fajardo este fin de semana en Medellín y en Bogotá y las que lleva haciendo 20 años-, además de visitar empresas y no descuidar la agenda privada que tanto Duque como Uribe tienen y les fideliza el voto con el sector privado.

“Tenemos equipos de voluntarios en los 125 municipios de Antioquia, en todos los barrios de Medellín y del Valle de Aburrá”, nos dijo Espinal.

Como la agenda de Duque es apretada y cuando viene a Medellín aprovecha para ir a las empresas donde hay más de 700 empleados, según Juliana Hernández, líder de la campaña, la avanzada se la han hecho estas semanas las corrientes del Centro Democrático de Paola Holguín, el senador Alfredo Ramos y la concejal Nataly Vélez, más los voluntarios de la campaña.

Ellos estuvieron montándose a los buses para repartir volantes, parándose en los semáforos a pegar microperforados y recorriendo municipios en chiva.

La novedad de la campaña del uribismo en Antioquia es que la están moviendo jóvenes voluntarios, que son alrededor de 800 en todo el departamento.

Eso le dijo a La Silla Valentina Navarro, coordinadora de Jóvenes de la campaña de Iván Duque a nivel departamental y que ha estado en las campañas del Centro Democrático desde su creación.

“Ves muchísimos jóvenes que donan de forma voluntaria su tiempo para salir a contarle a la gente en las calles, las universidades, estaciones del Metro, salidas de centros comerciales, donde sea, el por qué votar por Duque”.

A ellos los preparan para defender el proyecto de Iván Duque “sin caer en provocaciones, sin cazar peleas, porque nuestro líder, Álvaro Uribe, siempre nos ha enseñado que hay que dar ejemplo”.

Esa estrategia es en sí misma un cambio de chip dentro del uribismo para alejarse de la polarización y arañar el centro tranquilo que se propuso ganar Fajardo.

Además, que la campaña la lideren jóvenes les da un tinte de movilización ciudadana, la característica que ha enarbolado el exgobernador en su vida de político: “desde la campaña de resistencia civil y del plebiscito estamos rodeados de un grupo ciudadano muy grande, liderado por Claudia Bustamante y Juliana Hernández, a la que nos hemos adherido”, explicó Navarro.

Esa forma de ganar votos en la calle y rodeado de jóvenes fue la que le funcionó hace tres años al Alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, que usó también en su campaña al Concejo en 2008 con los Verdes y a la primera a la Alcaldía en 2011 por La U. Gutiérrez, que es la encarnación del fajardouribismo, representa justamente esa nueva generación de la derecha que se mueve al centro, como Duque.

...es fajardista

La presencia regada por todas partes, la alegría o los jóvenes son tradicionales de los fajardistas que les compiten directamente. “Cualquier voto que pierda Duque nos entra a nosotros”, le dijo a La Silla Paisa un líder de la campaña de Fajardo.

Según le dijo a La Silla Mauricio Pérez, coordinador departamental de la campaña por Compromiso Ciudadano, “la meta es llegar a la mayor cantidad de gente posible, en todas partes”.

Para eso están concentrados en “invertir todos los recursos que entren en tener gente en la calle repartiendo volantes”, poner vallas, manillas y publicidad exterior, y que quienes salgan a la calle sean jóvenes. Es decir, casi lo mismo que los uribistas

Al final, las campañas son casi espejos aunque cada uno la hace a su manera. Fajardo abrazando gente en la calle y Duque bailando y cantando.

Mientras que Fajardo este fin de semana abrió “la puerta de la esperanza” en Bogotá como acto de oposición a los cierres de campaña, se montó en un jeep willis para recorrer Medellín rodeado de banderas y música; Iván Duque espera mañana cinco mil jóvenes en la sede principal de la caja de compensación Comfenalco para cantar con el grupo musical Pasabordo.

En todo caso esa campaña al estilo fajardista (“de fiesta y alegría”, la describieron nuestras fuentes uribistas), es solo un pedazo, la mitad, de la estrategia que tiene el uribismo para ganar en Antioquia.

Mientras tanto, Uribe hace campaña por su lado

Mientras la campaña al estilo Fajardo se encarga del centro y los jóvenes, Uribe, así como lo hace en otras regiones como la Pacífico, ha hecho una campaña tradicional, con reuniones privadas con políticos y empresarios, convocatorias en plaza pública y en todos los municipios posibles con megáfono en mano, rodeado de congresistas; y con intervenciones públicas sobre temas de actualidad contando cómo Iván Duque y Marta Lucía Ramírez abordarían los problemas que tiene el país si ganan la Presidencia. 

El viernes pasado, el Centro Democrático canceló el cierre de campaña de Duque en Medellín por solidaridad con la tragedia de Hidroituango y Uribe, sus representantes locales y congresistas electos se plantaron al frente del edificio de EPM a apoyar a la empresa. 

Ese fin de semana Uribe visitó Ituango para decirles a los pobladores que el proyecto debía seguir adelante y recordarles que fue clave en el impulso del proyecto cuando era Gobernador. El lunes se reunió, además, con más de mil taxistas en la flota Coopebombas y con los empleados de la empresa de transporte de mercancía Coordinadora.

Con esa doble estrategia, el uribismo busca reconfirmar que en Antioquia, por encima de cualquiera, es el rey.

Comentarios (2)

DIDUNDI

22 de Mayo

3 Seguidores

Sorprende q LSV hasta ahora se da x enterada d la falta d originalidad d las c...+ ver más

Sorprende q LSV hasta ahora se da x enterada d la falta d originalidad d las campañas, la copialina d forma y fondo cuando se habla d programas q se van adaptando a las necesidades electorales oportunistas.
Hace rato lo dije, Petro podría demandar x propiedad intelectual y ahora Fajardo parece q igual.
Pd: Hay mucho delincuente haciendo campaña x los mismos d siempre, amenazando hasta d muerte.

harriarq

25 de Mayo

0 Seguidores

Nada raro, no hay norma o registro que impida que un candidato joven diga que ...+ ver más

Nada raro, no hay norma o registro que impida que un candidato joven diga que es joven, que pancartas que jóvenes acompañandolo... creo que el intento de LSV fue fallido. Duque es el candidato mas joven del grupo, con la base del uribismo interpretada hacia la juventud y renovación, algo que les pesa a muchos contradictores pero que por ser directo y sincero los ha dejado perplejos, Presidente D

Contexto

Las historias más vistas en La Silla Vacia