Por Ana María Saavedra · 09 de Noviembre de 2017

4864

0

Pese a que Buenaventura es una de las ciudades intervenidas primero con un plan de choque y luego con el plan piloto del Gobierno para desmantelar las bandas criminales, la violencia en el puerto ha vuelto a recrudecerse en las últimas semanas.

Un informe de la Defensoría del Pueblo, revelado esta semana, llamó la atención acerca de la presencia del nuevo grupo de La Gente del Orden, y el posible fortalecimiento de otros que se encontraban en sectores rurales aledaños como el ELN y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia.

“En la Comuna 12 se ha manifestado que el grupo ilegal La Empresa posiblemente haya desaparecido y haya ingresado uno nuevo denominado La Gente del Orden, (que viene desde Tumaco con disidentes de las Farc)”, indicó la Defensoría en el informe.

Según la información recopilada por este ente, La Gente del Orden ha conminado a los jóvenes que han prestado el servicio militar para que hagan parte de ellos ofreciendo un millón de pesos como pago por sus “servicios”.

La Silla Pacífico consultó a diez  líderes sociales sobre lo que está pasando en la ciudad y ellos coincidieron en que el temor se ha apoderado de barrios de las comunas 3 y 4, en la isla, y 12 en la parte continental.

Sin embargo, solo uno de los líderes aseguró que había escuchado de la llegada de esta agrupación pero como un rumor.

Las fuentes consultadas coincidieron en que detrás de las balaceras, las amenazas a la comunidad  y los asesinatos de las últimas semanas están varios jefes de las bandas locales que salieron recientemente de la cárcel.

Precisamente, un informe de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz habla de estos hechos y hace un reporte de tres balaceras presentadas en las últimas semanas en la Comuna 4, cerca al espacio humanitario de Puente Nayero.

“Fuentes informaron a nuestra Comisión que existe un plan para atentar contra las y los líderes del Espacio Humanitario Puente Nayero y Punta Icaco, la orden tiene como objetivo central ejercer presión hasta levantar las figuras de protección humanitaria”, denunció este ONG.

Los informes de la Comisión sobre la presencia de alias Tito Rojas, un integrante de la banda de Los Urabeños (que se hace llamar Autodefensas Gaitanistas), que salió de la cárcel, junto con varios de sus socios, fue corroborada por una fuente de la Fiscalía de Buenaventura.

Además, un líder de la zona denunció que la agrupación de alias Tito Rojas tiene el control de las calles Piedras Cantan (reconocida porque allí vivieron la muchos de los desmovilizados del Bloque Calima de las AUC) y Ramiro, aledaña al espacio humanitario.

En estos sitios ejerce un control social de sus habitantes, a quienes les ordenó una especie de toque de queda, pues no pueden salir después de las 6:00 p.m., nos contó un líder.

“Tememos que regrese la violencia como en las épocas de las ´casas de pique´ en los años 2012 hasta 2014 cuando salimos a marchar para exigir no más violencia”, agregó.

En ese momento, Buenaventura fue  objeto de una intervención por orden del presidente Juan Manuel Santos, que primero les prometió una serie de inversiones en lo social y un plan de choque con el aumento de policías y fiscales.

Con esa intervención, se intensificaron las capturas de los integrantes de las bandas locales, entre ellos los autores de los desmembramientos. Entre 2012 y 2014 aparecieron 34 cuerpos descuartizados.

La mayoría de los casos ocurrieron precisamente en los barrios de las comunas 3, 4 y 12, donde actualmente se ha denunciado el regreso de la violencia.

Asimismo, en Buenaventura bajaron los homicidios de 162 en 2013 a 59 el año pasado.

Pero este año las autoridades han reportado un aumento en los asesinatos, especialmente en el último mes. En lo corrido de 2017 han sido asesinadas 55 personas, mientras que en el mismo lapso de 2016 el número era de 51.

En la cifra de los asesinatos la Policía no contabiliza los dos casos de personas abatidas cuando se enfrentaron a los uniformados con machetes, lo que aumentaría las muertes violentas a 57.

Tampoco está reportado el caso de un hombre cuyo cuerpo fue hallado en la bahía, pues estaba en estado de descomposición. Sin embargo, según la necropsia de Medicina Legal presentaba una herida con arma de fuego.

Y en la última semana se han presentado tres asesinatos en los barrio Carmelita, La Fortaleza y Nuevo Amanecer.

 

Aparte del plan de choque, en junio pasado el vice presidente, Óscar Naranjo anunció la creación de un cuerpo élite para desmantelar las bandas criminales y grupos sucesores del paramilitarismo. Los planes pilotos son en Tumaco y Buenaventura.

Sin embargo, lo ocurrido en Tumaco en los últimos meses, tras la muerte de los seis campesinos en las protestas cocaleras, los asesinatos de líderes sociales y de indígenas, así como la violencia en el casco urbano, llevó a que la Policía trasladara sus grupos especiales a esta ciudad, donde  están concentrando todos los esfuerzos.

El Cuerpo Élite, creado por el acuerdo de paz, se encarga de atacar las amenazas al proceso de paz con los asesinatos de los líderes sociales y las disidencias.

En Buenaventura las autoridades no han reportado que aparezcan grupos disidentes de las Farc, como en Tumaco, donde tienen identificados once.

Un miembro de este Cuerpo Élite le dijo a la Silla Pacífico que no han tenido ninguna información de la presencia de miembros de La Gente del Orden.

“Ese grupo en Tumaco está al mando de alias Daniel y este lo dividió en dos bandas, una que está en lo rural y otra en lo urbano. Justo esta semana capturamos en Ecuador al homicida del líder Jair Cortés y tenemos monitoreados a los jefes y mandos medios y ninguno se ha desplazado a Buenaventura”, nos aseguró.

El ELN y Los Gaitanistas

Otro de los puntos del informe de la Defensoría es la presencia del ELN y de las Autodefensas Gaitanistas en las zonas turísticas de Juanchaco, Ladrilleros y La Barra.

En ese último corregimiento fue asesinado en febrero del año pasado el entonces presidente del consejo comunitario, Alexis Mosquera. Según la Defensoría por miembros de las AGC “por cuanto no estaba de acuerdo con ellos y se opuso al reclutamiento y su presencia, además lo acusaron de estar dando información a las autoridades”.

Desde el año pasado en esta zona hacen presencia miembros de este grupo, pues es un corredor estratégico que los comunica con la zona del río San Juan, en límites entre Valle y Chocó, donde ellos se disputan el territorio con el ELN.

Fuentes de esta zona consultadas por La Silla relataron que el miedo es constante por la presencia de las AGC.

Además, un líder de Buenaventura nos contó que esta semana varias casas en Juanchaco y Ladrilleros amanecieron con letreros de las AGC.

En cuanto a la presencia del ELN, que se encuentra en cese al fuego desde el 1 de octubre, uno de los líderes dijo que saben que están cerca pero no han llegado hasta la zona, sino que permanecen en los límites con Chocó hacia el San Juan.

Y en el casco urbano Buenaventura la información de su presencia se basa en el hallazgo de dos banderas del ELN en el parque Néstor Burbano Tenorio, en junio, y en el barrio Nueva Frontera, en agosto.

Ante estas denuncias, el personero Jesús Hernando Rodríguez le pidió a las autoridades que realizaran un consejo de seguridad para analizar la situación.

Entre tanto, habitantes de la ciudad siguen con el temor de que una vez más la violencia vuelva, como en años anteriores.

En las últimas dos décadas esta ciudad ha sido afectada por las peleas de territorio entre la guerrilla de las Farc con el Bloque Calima, después tras la desmovilización en 2014, las Farc asesinaron a varios desmovilizados. Luego, se creó el grupo de La Empresa y llegaron Los Rastrojos y Los Urabeños.

“Mientras un grupo tiene el control las cosas se calman, pero llega otro y vuelven los problemas”, dijo un habitante del puerto.

Es que en Buenaventura la violencia parece como la marea: sube y baja.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia