Por Laura Soto · 21 de Noviembre de 2017

812

0

En la consulta liberal del domingo en la que salió victorioso Humberto De la Calle, el Valle fue clave pues fue el departamento que más votos le puso (47 mil), superado sólo por Bogotá (75 mil). Eso fue posible gracias a una suma de voto de opinión movido principalmente por universitarios y maquinaria de senadores hasta ex concejales y aspirantes al Congreso.

Una de las fuerzas que más se movió, en Cali que puso la mitad de la votación, fue la de los concejales liberales de la ciudad: Juan Pablo Rojas, Carlos Pinilla, Oscar Ortiz y María Clementina Vélez, presidenta del directorio del Partido Liberal de la ciudad que ha sido concejal desde 1972, además de diputada y representante a la Cámara, y fue quien coordinó todo.  

Según, Daniel Téllez, coordinador del grupo de los jóvenes que apoyó a De la Calle, la Concejal convocó una reunión un día antes de la consulta, (antes ya habían hecho varias) en la que definieron cuántos testigos electorales iban a poner, coordinaron el tema de los refrigerios y la movilización de los votantes.

Según nos confirmó la misma Vélez, ellos gestionaron sus propios recursos y planearon la estrategia del domingo porque desde la campaña de De la Calle en Bogotá no lo hicieron.

De la Calle se reunió tres veces con ellos lo que ayudó a consolidar su apoyo.

“En el Valle él mismo (De la Calle) convenció a la gente con su propuestas de reformar el Partido Liberal, buscar la coalición y porque no está involucrado en ningún escándalo”, nos dijo Vélez.

Por otro lado, como lo contamos en nuestra crónica en vivo, el ex concejal Uriel Rojas, que le heredó su curul a su hijo Juan Pablo Rojas que alcanzó la mayor votación de la lista liberal (14 mil) y ahora aspira a la Cámara, también movió sus estructuras en varias comunas y según él, invitó a las 3 mil mujeres con las que trabaja a votar por De la Calle junto a sus familias y amigos.

En uno de los puestos de votación en el Barrio Floralia, que es su fuerte, Rojas estuvo parado todo el día recordando y verificando que su gente votara. “Ya sabe, por De la Calle”, les decía a los que pasaban.

Ese día Rojas nos dijo que con las capacitaciones que les da a las mujeres y las fiestas que les hace, ellas votan por el que él diga y que se inclinó por De la Calle porque “es una persona preparada, no ofende a nadie y trabajó por la paz”.

El candidato al Senado, ex alcalde de Yumbo y médico Fernando Murgueitio también movió sus estructuras que ha logrado consolidar a través del trabajo comunitario de una red de médicos en barrios populares que él coordina.

Como contamos, uno de sus coordinadores entregó publicidad y refrigerios a líderes de cinco comunas para que siguieran llevando a la gente a votar mientras dejaban a los hijos en saltarines o en la ciclovía.

A esta miscelánea se sumó también Fernando Reyes Kuri  que aspira a la Cámara con el Partido Liberal y el ex representante José Arlen Carvajal. 

Roy inflado

Una de las grandes promesas eran los 100 mil votos que el senador Roy Barreras dijo que iba a poner a De la Calle, muchos de ellos en el Valle.  Cómo contamos el domingo, no vimos su maquinaria.

Alguien cercano a Barreras nos dijo que su forma de ayudar fue decirles a sus líderes del Valle y del país que votaran por De la Calle y que pusieran diez votos más, entre familiares y amigos, pero que no invirtieron en refrigerios ni en transporte.

Barreras le organizó hace once días una reunión a De la Calle en el Rancho de Jonás en Cali con 600 líderes de diferentes municipios del Valle.

“Si todos los que fueron le pusieron los diez votos, ahí nada más le ayudamos con seis mil”, nos dijo alguien que estuvo en la organización, pero pidió no ser citado.

Otras dos fuentes que estuvieron al tanto de la movida en Cali, nos dijeron que la concejal de Barreras, María Grace Figueroa, también movió a sus líderes, aunque ella nos dijo el sábado, un día antes de la consulta, que sólo iba a participar con su voto como ciudadana.

Seguramente estos esfuerzos también sumaron votos a favor de De la Calle.   

La otra gran promesa y quien en redes se mostró muy activo y acompañó a De la Calle a varias partes del país fue el senador Edinson Delgado, de quién, según tres fuentes que estaban trabajando para De la Calle, esperaban mucho más.

Las cifras preliminares de la campaña no muestran un resultado muy grande (poco más de mil votos) en Buenaventura, donde él fue alcalde y tuvo su fortín político, que ahora le pertenece a la gobernadora Dilian Francisca Toro.

Lo que sí hizo fue mover votos en Candelaria, municipio vecino de Cali, donde el Alcalde es cercano a él y que según parece, De la Calle sacó un poco más de cuatro mil votos.

Aunque para ser senadores pudieron haber sacado muchos más votos pues en las elecciones del 2014, en el Valle Barreras sacó 34 mil y Delgado 35 mil. "Esto pasa porque los senadores no quieren desgastar a su gente ni invertir muchos recursos que los usarán en sus propias campañas", nos dijo un análista político del Valle. 

Por esa razón, esa maquinaria se sumó al voto de opinión que también fue decisivo para la elección. 

El voto de opinión movido por los estudiantes

En Cali, un grupo de sesenta  voluntarios de diferentes universidades le venían haciendo campaña a De la Calle desde hace cuatro meses y su tarea era organizar debates del candidato en las universidades, repartir manillas, camisetas, volantes y hacer pedagogía tanto en los campus como en la calle.

El grupo se llama ´El Valle con De la Calle” e integra tanto a juventudes liberales, como a los que no tienen partido que apoyaron el proceso de paz.

“Es uno de los pocos políticos a los que me inspira confianza, admiro su trayectoria y su participación en momentos trascendentales de Colombia como la constituyente y el Proceso de Paz”, nos dijo el coordinador del grupo de los jóvenes y estudiante de ciencias políticas de la Icesi, Daniel Tellez.

También nos dijo que varias veces que De la Calle visitó el Valle les compartió su agenda para que lo acompañaran a los eventos y le ayudaran en la logística.

Además, el grupo ayudó el domingo a la concejal Vélez a transportar votantes en seis carros en el norte de la ciudad, 20 apoyaron en logística, y 30 eran testigos electorales, pero que al final no fueron necesarios por el bajo número de gente.

Y aunque, por lo general los estudiantes no suelen poner muchos votos, sin duda sus esfuerzos también le ayudaron a De la Calle.

Al final, todo sumó para que el ex jefe negociador con las Farc ganara el aval rojo.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia