Por Natalia Arenas · 08 de Septiembre de 2017

3581

0

El lunes de la próxima semana, el gerente del plan Todos Somos Pazcífico, Luis Alfonso Escobar, renunciará a su cargo para lanzarse al Senado en 2018. Lo hará con el aval de Cambio Radical, el partido del ex vicepresidente y candidato presidencial Germán Vargas Lleras, que le abrió un espacio en la lista de su partido no sólo porque Escobar es ahijado político del Ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo,  sino porque con él, Vargas Lleras quiere conquistar votos en el Pacífico.

Escobar es tumaqueño, del corregimiento de San Pedro del Vino y su familia hace parte del consejo comunitario Acapa. Es economista y tiene doctorado en cambio global y desarrollo sostenible de la Universidad Alcalá de Henares.

 

Aunque la mayor parte de su carrera la hizo como docente e investigador de la Universidad del Valle, en 2012, entró al sector público. Lo hizo de la mano del entonces gobernador de Nariño, Raúl Delgado, que lo nombró como su secretario de planeación, cargo en el que se mantuvo durante los primeros meses del gobierno del actual gobernador, Camilo Romero.

A partir de mayo del 2016 y con el respaldo de Luis Gilberto Murillo, pasó a ser el gerente del plan Todos Somos Pazcífico que Murillo lideraba y que dejó para ocupar el cargo de Ministro de Ambiente.

El programa había sido creado en 2014, como respuesta al paro cívico de Buenaventura que exigía atención del Gobierno no sólo para atender la situación de pobreza en la que ha estado sumido el puerto históricamente sino la ola de violencia que se hizo imposible de ignorar con las casas de pique que denunció la Iglesia Católica.

Santos prometió un crédito por 400 millones de dólares para hacer obras que sacaran al municipio de la crisis social y económica sin embargo, el programa terminó ampliándose a todo el litoral. Además, tuvo muchos retrasos. Aunque el crédito fue aprobado en septiembre del 2016, sólo hasta marzo de este año el Gobierno desembolsó plata, y solo hasta mediados de agosto se abrió la primera licitación.

Aún así, el cargo le sirvió a Escobar para recorrer todo el Pacífico y hablar con los alcaldes sobre proyectos, inversión y obras, algo que seguramente le resultará rentable políticamente ahora que se lanzará al Senado. Además, viene de tener que enfrentar junto con el Ministro Murillo los paros de Chocó y Buenaventura de mayo de este año. Aunque por ese trabajo recibieron muchas críticas, como contó La Silla, tras más de 20 días de paro lograron levantar las protestas.

La Silla Pacífico supo que su candidatura tiene la bendición de Murillo y de hecho, ese apoyo fue clave para que le dieran el aval por Cambio Radical.

“Él es candidato porque tiene ministro”, le dijo a La Silla una alta fuente de Cambio Radical que pidió la reserva de su nombre, aunque en todo caso, no desconoció que el nombre de Escobar le suena bien al ex vicepresidente candidato que aunque tiene algunas obras para mostrar en el Pacífico como proyectos de vivienda y el Aeropuerto de Quibdó, no tiene muchos respaldos políticos en la región.

Por ahora, la base política más fuerte de Escobar está en el pacífico nariñense, donde tiene el respaldo de consejos comunitarios agrupados en Asocoetnar y de algunos políticos como el ex alcalde de Tumaco Newton Valencia.

Con el grupo político de Murillo, Nuevo Chocó, también buscará apoyos en ese departamento y en ambos, según supo La Silla, tendrá fórmulas a la Cámara de Representantes que también serán políticos afros.  

Donde por ahora no le quedará tan fácil es en Buenaventura donde, después del paro, sus líderes han mostrado mucha afinidad al Senador del Polo, Alexander López que buscará reelegirse.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia