Por Ana María Saavedra · 10 de Octubre de 2017

2289

0

En esta época preelectoral en la que los candidatos a la presidencia buscan apoyos, la cercanía entre el alcalde de Cali, Maurice Armitage, y Sergio Fajardo podría ser un punto a favor del candidato, pero en la práctica son pocos los votos que le puede poner Armitage a su amigo.

Armitage, aseguran fuentes cercanas a él (La Silla consultó a once fuentes, entre funcionarios, políticos, asesores, un académico, un representante empresarial y un periodista político), ha reconocido su cercanía con Fajardo.

“Lo admira, se siente identificado con él, sobre todo en el tema de la educación”, dijo una de las fuentes.  

Una persona cercana al Alcalde relató que se conocieron hace once años cuando su hija, Vivian Armitage y Catalina Ortiz, que para esa época hacían parte del Movimiento Cali Puede, lo invitaron a una comida y se lo presentaron a varios empresarios. La cena fue en la casa de Armitage y desde ese momento empezó una amistad entre ambos.

En las elecciones para presidencia de 2010, Armitage apoyó a la dupla Mockus-Fajardo. Y en el primer año de Armitage, este invitó a Fajardo para que diera una charla a su gabinete durante un Consejo de Gobierno sobre la experiencia de Medellín en materia de educación.   

 

La afinidad de Armitage con Fajardo se evidenció en el nombramiento de algunas personas de su gabinete cercanas al fajardismo. Incluso, La Silla conoció  ahora que la campaña de Fajardo le ha coqueteado a dos funcionarios de la Alcaldía para que la gerencien en el Valle. Uno de ellos es Duvalier Sánchez,  asesor para la movilidad en bicicleta y quien aspiró a la Asamblea en 2015 con la Alianza Verde.

El propio Duvalier reconoció que le ofrecieron ser candidato a la Cámara por el Valle o gerente de la campaña. Lo primero lo descartó y lo segundo sigue analizándolo, pues de la campaña de la también candidata Claudia López lo contactaron para que hiciera parte del staff nacional.

Aún no ha tomado ninguna decisión, pues su proyecto de que Cali tenga  228 kilómetros de carriles para ciclistas ya está aprobado pero apenas inicia su ejecución.

El tener a Duvalier entre sus alfiles le daría a Fajardo más peso de opinión en un sector de jóvenes que pertenecen al movimiento de La Política de la Felicidad.  

Aunque Duvalier perdió en las elecciones a la Asamblea del Valle, alcanzó a tener 10.733 votos.

La otra persona del gabinete que suena para gerente de campaña es Ana Carolina Quijano, subsecretaria de Equidad y Género, quien en la campaña presidencial Mockus-Fajardo,  fue la coordinadora de mujeres. La funcionaria también confirmó este ofrecimiento y aseguró que aún no ha tomado un decisión.

Y la ficha  clave del  fajardismo es Paola Andrea Arenas,  quien apoyó a Armitage en la estrategia de comunicaciones para llegar a la Alcaldía y aunque no hace parte de su grupo de comunicaciones, sigue teniendo influencia en Armitage, como productora del programa ‘El Alcalde contigo’.

Paola, quien ha acompañado a Fajardo desde su campaña a la Vicepresidencia, es integrante de su comité en el Valle. Una fuente de esta campaña le reveló a la Silla que se comprometieron a conseguirle 150.000 firmas en esta región.

Fue ella quien en el primer año de Armitage coordinó la charla que dio Fajardo a todos los secretarios.

El corazón dividido

A pesar del afecto de Armitage con Fajardo, el Alcalde de Cali tiene el corazón partido con miras a las elecciones del 2018. Con el agravante que la mayoría de los 265.230 votos que obtuvo en octubre de 2015 no son de él.

El alcalde no tiene una estructura política con una maquinaria establecida. Igual, sucede con los fajardistas. Los que tienen los votos apoyan sus propios candidatos y esto ha dividido la Alcaldia entre los fajardistas, los liberales y los de Cambio Radical.

“En este momento, el Alcalde tiene demasiados problemas internos para meterse a hacerle campaña a alguien. Y aunque es afín a las ideas de Fajardo es muy poca la ayuda en votos que le puede dar”, explicó un líder empresarial, que fue cercano a la campaña de Armitage.  

La fuente se refiere a las pujas internas dentro del gabinete donde hay varios funcionarios que no sólo tienen intereses propios de lanzarse a la política más adelante sino que ya están apoyando candidatos a las elecciones de Congreso, como contó La Silla Pacífico

Por un lado, están los funcionarios cercanos a Juan Fernando Reyes Kuri, ex secretario General y actual candidato a la Cámara de Representantes por el Partido Liberal, quien pese a haber apoyado hace ocho años a Fajardo y haber sido candidato al Congreso por primera vez por los verdes,  en su segunda y tercera campaña lo hace por el partido Liberal.

Reyes Kuri, que ha construido una poderosa maquinaria en la Alcaldía, le explicó a La Silla Pacífico que debe apoyar al candidato de su partido. Y ya ha tenido reuniones en Cali con Humberto De la Calle. En uno de esos encuentros también participó el ex alcalde Rodrigo Guerrero, confirmaron dos fuentes a la Silla.

“El candidato de Guerrero es Humberto de la Calle. Él está en una tónica pro paz”, le confirmó a la Silla un ex funcionario de esta Alcaldía, cercano a Guerrero.

Pero el corazón de Reyes Kuri también está dividido, pues su esposa, Sara Moreno, sigue siendo fajardista de pura sangre y trabaja con la campaña de Fajardo a la presidencia. Ella, que hace parte del movimiento político Juntos - al igual que Reyes Kuri y Nicolás Orejuela, presidente de Metrocali-,  participa en la recolección de firmas para inscribir su candidatura.

La otra fuerza dentro de la Alcaldía es la del actual representante a la Cámara José Luis Pérez, que aspira al Senado por Cambio Radical. Pérez ha construido una maquinaria política en las últimas tres administraciones y es uno de los políticos con más burocracia en Cali, como él mismo lo ha reconocido. De hecho, hoy, es el padrino político de al menos dos secretarios del gabinete de Armitage: el de Vivienda y el de Participación Ciudadana. Y para las presidenciales, su candidato es Germán Vargas Lleras. 

Además, hay otro sector dentro de la Alcaldía que está con el ex concejal de Cali, Uriel Rojas que también aspira a la Cámara de Representantes por el Partido Liberal. 

Con esas tres fuerzas moviéndose dentro de la Alcaldía, el fajardismo de Armitage no se verá reflejado en votos. Aún así, como le dijo el empresario a La Silla, sí podría terminar buscándole respaldo económico entre sus amigos cacaos de Cali que, como ya contamos, les gusta poner sus huevos en varias canastas. 

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia