Por Laura Soto | Daniel Morelo · 17 de Diciembre de 2017

1794

0

El mes pasado el Departamento Nacional de Planeación (DNP) sacó un informe en el que revela que 382 proyectos financiados por 4 billones de pesos de regalías están en estado crítico. El departamento que más casos tiene es Nariño con 43, de los cuales 14 están en Tumaco, conviertiéndolo en el segundo municipio con más proyectos críticos en el departamento después de Pasto. 

Dado que la última visita del DNP al municipio antes de la publicación del informe fue a mediados del año, La Silla Pacífico viajó a Tumaco a finales de noviembre para revisar el avance de esos proyectos. Con base a una investigación en terreno, documentos y entrevistas a funcionarios, encontramos que de los 14, seis ya están terminados a pesar de que tuvieron retrasos o les faltan detalles menores por lo que los catalogamos en riesgo bajo, dos han avanzado en su ejecución por lo que los catalogamos como en riesgo medio y seis siguen en estado crítico y por lo tanto en riesgo alto. Estos últimos, además, son los más costosos. Estas son nuestras conclusiones y los detalles de cada proyecto.

*El área de los círculos y cuadrados representa el valor del contrato.

 

1 El 77 por ciento de los recursos está en riesgo

Los proyectos que aún siguen en estado crítico son, además, los más costosos: suman más de 27 mil millones de pesos, mientras que los que están en riesgo bajo suman 7 mil millones. Y el principal responsable de que se mantengan en este estado, según pudo constatar La Silla, es el contratista, que usualmente no tiene capacidad operativa para responder con el objeto del contrato, no hay planificación o simplemente, incumple con los requisitos del contrato. De hecho, uno de los casos más graves es el de la construcción de viviendas para damnificados de una avalancha en el sector de Candelillas donde el contratista se quedó con 5300 millones de pesos del anticipo, hizo las obras a medias y hoy tiene una denuncia penal.

Estas son las causas del riesgo:

 

2 Contratación sin competencia

Aunque la administración usa dos modalidades de contratación que en teoría permiten la competencia entre contratistas (licitación pública y ley de menor cuantía), en la mayoría sólo se presentó un proponente. Además, los contratistas que obtienen los contratos han sido recurrentes en las últimas tres Alcaldías de Tumaco y cercanos al otrora barón electoral de ese municipio, el ex representante a la Cámara, Neftalí Correa.

Cinco de los contratos se entregaron a dedo en contratación directa.

 

3 Los proyectos que aún están en estado crítico son de la Alcaldía de Víctor Gallo

De los 14 proyectos calificados por el DNP como críticos y que aún siguen en ese estado, seis fueron firmados durante la Administración de Víctor Gallo (2012-2015), que es uno de los principales apoyos del actual Alcalde, Julio Rivera. De hecho, el ex alcalde está siendo investigado por presuntos hechos de corrupción alrededor de uno de esos contratos: la construcción de las viviendas para damnificados de Candelillas. Los contratistas de esos proyectos también han tenido problemas según pudo establecer La Silla: dos están enfrentando líos judiciales y tres han tenido problemas técnicos y de gerencia.

 

4 Con advertencia, los contratos que firmó Emilsen finalmente avanzaron

Nueve contratos fueron adjudicados a siete contratistas que hacen parte de la lista de los megacontratistas de Tumaco, es decir, de los que obtuvieron más recursos para ejecutar durante el 2016, como contó La Silla Pacífico, durante la breve administración de la ex alcaldesa Emilsen Angulo (del grupo político de Neftalí Correa y que perdió en las elecciones atípicas de abril) y son contratistas recurrentes desde que Correa fue alcalde en 2008.  Siete de los contratos firmados por ellos ya están terminados o en riesgo bajo, eso quiere decir que aunque tuvieron retrasos (la mayoría debían quedar listos en mayo), después de una advertencia del DNP en junio pasado, la Alcaldía de Julio Rivera que ganó las atípcas les pisó el acelerador y al final, los ejecutó porque de lo contrario el Sistema General de Regalías no le aprobaría nuevos proyectos. Estos fueron entregados en diciembre del 2016, el mismo mes que se conoció la destitución de la ex alcaldesa ordenada por el Consejo de Estado.

De los contratos en riesgo sólo uno fue adjudicado a un megacontratista, el resto, a nuevos o poco frecuentes.

 

5 Infraestructura, el sector con menos riesgo

Después del informe de advertencia del DNP, los contratos que más rápido avanzaron fueron los de infraestructura, sobre todo las obras de pavimentación de vías que fueron los más recurrentes durante la administración de Emilsen Angulo. En cambio, en los casos de obras más complejas y que requieren más capacidad técnica como la construcción de la sede de la Universidad de Nariño o los que pretenden fomentar el desarrollo económico de los campesinos de Tumaco, los contratistas se quedaron cortos.

Para ver la base de datos completa, haga clic acá

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia