Por Natalia Arenas · 21 de Agosto de 2017

7624

0

La familia de Camilo Romero le apunta a crecer en el 2018. Además de tener la Gobernación y la Alcaldía de Ipiales con su papá, Ricardo Romero, la cuñada del Gobernador, Esmeralda Hernández, aspira a quedarse con una curul en el Senado.  

Así se lo contaron a La Silla Pacífico seis fuentes consultadas por aparte que conocen la movida política en Nariño (entre políticos, periodistas y una persona del grupo del Gobernador). Una fuente cercana al Gobernador, sin embargo, le dijo a La Silla que la aspiración aún no está en firme pero que lo están pensando. 

Esmeralda Hernández Silva es administradora pública de la ESAP y tiene una especialización en análisis de políticas públicas de la Universidad Nacional. Aunque no tiene experiencia en cargos públicos, aspiró dos veces -en 2012 y 2016- a las alcaldías menores de Kennedy y Suba en Bogotá pero no quedó.

 

Por eso, regresó a Nariño y hasta ahora estaba trabajando de la mano con la secretaría de Planeación de la Gobernación de Camilo Romero como consultora de Usaid en el diseño de los proyectos de regalías del departamento y en la elaboración del plan de desarrollo de Nariño.

A Camilo Romero lo conoce desde antes de casarse con su hermano menor, Pablo. Hernández hizo parte de la unidad de trabajo legislativo de Romero cuando éste fue senador por el Polo entre 2010 y 2014. Además, hizo parte del comité que inscribió el referendo para revocar el Congreso en agosto del 2012. "Era la mano derecha de Camilo", nos dijo una fuente cercana al Gobernador. 

Ahora quiere llegar al Senado con el aval de la Alianza Verde y la bendición del Gobernador. De hecho, La Silla supo que la decisión de Romero ya se conoce en el directorio ejecutivo del Partido y entre los congresistas que lo apoyaron para llegar a la Gobernación. Pero no por eso ha estado libre de polémica.

Por un lado, porque dentro de la familia de Romero la expectativa era que el candidato fuera el primo del Gobernador, Andrés Felipe Arango Romero, un economista de Popayán que no tiene trabajo político propio en Nariño, pero que es de la entraña de Romero.

No sólo estuvo en su campaña sino que lo acompañó en sus movimientos Tiene Huevo y el colectivo Vamos Independientes. Desde que se posesionó el Gobernador, ha estado acompañando su trabajo aunque no directamente, sino como consultor de Usaid  en la elaboración del mapa de regalías en 40 municipios de Nariño, como parte del programa de gobernabilidad regional del programa que acompaña la cooperación internacional en Nariño. La que sí viene trabajando en la gobernación es su pareja, la abogada Angélica María Cruz Dajer, que es asesora del despacho de Romero.

Sin embargo, con la decisión de que la candidata sea Hernández, Arango quedó fuera del partidor. El rumor en Nariño es que, por esa decisión, Arango se distanció del grupo político el Gobernador, algo que aunque La Silla no pudo confirmar directamente con él, probaría esta foto que publicó en Instagram el otro primo del Gobernador, Javier Arteaga Romero, en la que se lee “juntos asumimos nuevos retos” pero donde el único que no aparece es Arango.

La noticia tampoco cayó bien entre algunos de los senadores que apoyaron a Romero como el conservador Eduardo Enríquez Maya que esperaban que el Gobernador no les pusiera competencia. Sobre todo ahora cuando varios políticos de peso en Nariño quieren dar el brinco al Senado como el representante de La U, Berner Zambrano y el ex alcalde de Pasto y ex viceministro de Agua, Harold Guerrero que buscará una curul por el Partido Cambio Radical.

En todo caso, y aunque Hernández es una desconocida en la política nariñense, su nombre no ha pasado desapercibido. Sobre todo porque con esta decisión, será la tercera familiar del Gobernador a la que la pica el bicho de la política.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia