Por Nicole Bravo · 05 de Julio de 2018

0

Aunque el Gobierno había previsto el 10 de julio como el día en que los campesinos cocaleros de Jamundí firmarían su ingreso al Programa de Sustitución de Cultivos Ilícitos (Pnis), al final ese proceso quedará a cargo del gobierno de Iván Duque, porque se acaba de caer esa fecha.

Así se lo confirmó a La Silla Pacífico el vocero de la Coccam en el Valle, John Gil, quien lideró el proceso de acercamiento con el Gobierno durante el último año. Nos dijo que de la Agencia para sustitución de cultivos ilícitos les dijo que la razón principal era el empalme entre la saliente y entrante administración.

No obstante, por una fuente cercana a este proceso en Jamundí, supimos que la razón del Gobierno Nacional para levantar el acuerdo es que en Jamundí se demoraron un año para sacarlo adelante, por lo que a estas alturas ya no había tiempo para implementar el programa que va lento en todo el país, incluso en los mejores casos como La Montañita.

Las diferencias, como contamos desde inicio de año entre la Coccam y el Gobierno Nacional al final pasaron factura. Por ejemplo, al día de hoy no se sabe a ciencia cierta cuántas hectáreas sembradas hay en Jamundí, que queda a menos de media hora de Cali por carro: mientras los campesinos dicen que pueden ser mil, en el Ejecutivo creen que serían solamente 300.

Como Duque ha dicho desde que era candidato que la sustitución de cultivos será obligatoria, esta población quedará en el limbo, porque no se sabe qué va a pasar con los que siguen en el proceso.

Pero también se debe a los seis meses de pelea entre el Gobierno y la Coccam de Jamundí que, como contamos en esta historia, no habían logrado un acuerdo a inicios de año cuando estuvieron a punto de firmar, pero el Gobierno se paró de la mesa luego de casi un año de discusión con los campesinos.

El problema de acá en adelante será que los campesinos de la Coccam no confían en la administración ni en la impronta de Duque.

“Nosotros no sabemos qué tan responsable sea ampliarle la base de datos (de campesinos que estaban dispuestos a entrar al programa) al Gobierno con familias cultivadoras de coca. Uno de los temores es que si al gobierno entrante le da por desbaratar este acuerdo, puede empezar a judicializar”, nos dijo John Gil, el vocero de la Coccam.

No es solo Jamundí el que queda ahora en el limbo. En Valle también faltaban por firmar acuerdos en Buenaventura y Florida, donde seguramente seguirán el mismo camino.

Por ahora la Coccam, la Gobernación, la Alcaldía y la Agencia Nacional de Sustitución de Cultivos Ilícitos ya están fijando una fecha para reunirse y definir una estrategia de trabajo ante la inminencia de la llegada del nuevo Gobierno que seguramente cambiará el panorama de la sustitución y no solamente afectará a esta región, sino al resto del país.

Nota de la editora: La historia original fue actualizada ante nueva información que recibimos en la noche del jueves. Por esa razón, cambiamos su titular y gran parte de su contenido.

CONTEXTO

Las historias más vistas en La Silla Vacia