Por cuenta de urbanizaciones ilegales, de nuevo el parque “Entrenubes” en peligro de depredación

El Parque Ecológico Distrital de Montaña “Entrenubes” se encuentra entre urbanizaciones y el descuido administrativo, toda vez que, de nada han servido las denuncias ciudadanas y de los entes de control para detener las construcciones a su alrededor y que cada día destruyen ese importante ecosistema.

Eduar David Martínez
Eduar David Martínez
Socioambientalista
98 Seguidores71 Siguiendo

0 Debates

6 Columnas

Columna

337

0

09 de Diciembre de 2017

Fue por disposición del Plan de Ordenamiento Territorial – POT de Bogotá vigente, que el parque Entrenubes hace parte del Sistema de Áreas Protegidas del Distrito Capital. El Parque tiene un área estimada en 623 hectáreas y por allí tienen vida siete importantes quebradas que desembocan al río Tunjuelo: Seca, Chiguaza, Bolonia, Verejones, La olla del Ramo, Santa Librada y Yomasa.

En su momento, el Fondo de Prevención y Atención de Emergencias, hoy IDIGER, determinó que es un área de amenaza y de riesgo no mitigable, que constituye suelo de protección, lo que significa que tiene restringida la posibilidad de edificar allí.

Sin embargo, pese a la categoría de la que goza el parque, la construcción de viviendas sigue consumiéndolo, ampliando los procesos erosivos y la contaminación generalizada del ecosistema. Por ejemplo, hoy se observa una reocupación ilegal en el sector de Nueva Esperanza donde el Distrito ya había asumido por un costo de 29 mil millones de pesos la reubicación de más de 1.127 familias. El reasentamiento en dichos terrenos le significaría un detrimento patrimonial a las finanzas distritales.

Foto: San Germán antes. Andrés Castiblanco - Corporación Chilcos.

De igual forma, se han ocupado en su totalidad  algunos polígonos del parque: San Germán, Tocaimita, la Fiscala y Compostella I, II y III, terrenos que representan 37 hectáreas. Este territorio exigirá nuevamente altos costos para la mitigación de riesgos e implica una amenaza permanente  a la integridad de los habitantes y a la del área protegida.

Foto: San Germán hoy. Andrés Castiblanco - Corporación Chilcos.

Es necesario que la Administración Distrital no se quede entre las nubes y terminemos perdiendo otro de los ecosistemas estratégicos de la Ciudad. Es imperativo que las Secretarias del Distrito sumen esfuerzos con la Policía Nacional para evitar los reasentamientos, como consecuencia de las reiteradas fallas en el ejercicio del control ambiental y urbano, con los riesgos de afectación del patrimonio público distrital que representan.

Dependiendo del accionar de la Administración Distrital, los tres cerros que hacen parte de este valioso parque: Guacamayas, Juan Rey y cuchilla del Gavilán, podrán seguir siendo fuente de una gran variedad de flora y fauna y un escenario para la contemplación y recreación pasiva en Bogotá.