WhatsApp y el colapso planetario

La caída de WhatsApp, recién registrada, nos lleva a pensar en la creciente dependencia humana de los medios sociales de comunicación, ya sea para bien o para mal. La preocupación que nos asiste, es la de asegurarnos que la infraestructura tecnológica mundial esté preparada para soportar su exponencial crecimiento. Esto sin contar con avatares de la naturaleza. 

José Germán Zarama de la Espriella
José Germán Zarama de la Espriella
Consejero del SENA, periodista y ejecutivo gremial
183 Seguidores166 Siguiendo

0 Debates

42 Columnas

Columna

407

0

03 de Mayo de 2017

Hace más de una hora se cayó el servicio de WhatsApp en todo el mundo. Al momento de empezar a escribir esta columna, aún no se había restablecido. En un comunicado de la plataforma informática explican, en breves palabras ‘que enfrentan un problema’, sin especificar más detalles, y que están trabajando en ello.  Millones de personas en diferentes países han comentado ya el hecho en las redes sociales, por ahora con tranquilidad.

Y es que el mismo comunicado de WhatsApp mencionado  explica que "...esperamos restaurar la funcionalidad en breve". Por ahora vale la pena tomar las cosas con calma. Al fin y al cabo tenemos varias alternativas tecnológicas, para seguir en contacto en tiempo real con cualquier persona, en cualquier lugar del planeta... 

En este breve lapso, en que alcancé a escribir un par de párrafos, WhatsApp ha vuelto a la normalidad. ¿Pero, qué pasaría si nos hubiéramos enfrentado a un colapso de WhatsApp durante varios días o de manera indefinida? Sin duda se frenarían mucho la dinámica de negocios de toda índole que tienen a esta plataforma como herramienta de ventas y promoción. Para muchas microempresas, especialmente de servicios, implicaría una pérdida de productividad grande.

El colapso mediático golpearía a muchos grupos políticos, que se afectarían en sus intereses proselitistas. Entre ellos grupos de resistencia civil, como la oposición venezolana o los demócratas laicos de Turquía. Al fin y al cabo en este servicio de las redes sociales han encontrado alternativas informativas, en regímenes que controlan los medios de comunicación masivos.

Y afectada, en últimas, estaría la red más amplia de comunicaciones familiares del Siglo XXI. Me refiero a esos millones de grupos familiares de WhatsApp que deberían resignarse a no estar en contacto permanente, no por este medio al menos. Ni qué hablar de los romances de todo tipo, al borde de un ataque de nervios...

Ah, pero también el lado oscuro de la humanidad, desde la delincuencia organizada hasta los ‘nebulosos’ organismos de inteligencia estatales se verían afectados. Ciertamente nos alegraríamos con ello y al saber que el colapso ‘whatsappiano’ obstaculizó también a difamadores y  mercenarios de informaciones ‘posverdaderas’. Celebraríamos que se frustren así, aunque sea un poco, a tantos promotores de alienación y sociópatas variopintos que rondan en todos los medios sociales. Sí, todos los usuarios, sean ellos morales o inmorales, recibirían un duro golpe, aunque caigan justos por pecadores.  

Como es obvio, las consecuencias de un colapso final de WhatsApp serían de gran afectación mundial. Y pasarían de la categoría de gran afectación a ser consideradas desastrosas en el planeta, si fallaran todas las plataformas de  redes sociales.  

Y esa dura posibilidad, de volvernos de un tajo a épocas tecnológicamente pretéritas, sí que existe, ante la probabilidad de un colapso de Internet. Esto último podría ocurrir, por ejemplo, por saturación del sistema. En efecto, se ha previsto que para 2020 habrá en el mundo 50.000 millones de dispositivos conectados a Internet, según la ‘Wireless Networks Research’ (Wine). También podría presentarse, como saben los astrónomos, una tormenta solar de grandes proporciones, tal cual ha ocurrido en un pasado relativamente reciente. No tendríamos entonces Internet, ni energía, ni comunicación alguna.

Concluyo aquí, pues debo correr, ante semejante posibilidad, a difundir estas ‘advertencias’ por el ‘a-buenahora-restablecido’ WhatsApp...