Un llamado al congreso para avanzar en la guerra contra las enfermedades crónicas en Colombia

Uno de cada tres niños sanandresanos y uno de cada cinco niños guaviarenses y caucanos padecerán enfermedades crónicas debilitantes y muerte prematura en la adultez por cuenta de la obesidad que sufren hoy

Andrés Vecino
Andrés Vecino
Profesor e Investigador
84 Seguidores235 Siguiendo

0 Debates

6 Columnas

Columna

320

0

21 de Octubre de 2017

Antes de finalizar este año debe ser discutido en plenaria de cámara el proyecto de ley 019 del 2017 por la cual se establecen medidas concretas para el control de la obesidad y otras enfermedades crónicas. Sin embargo, este importante proyecto de ley está en riesgo de caer en el olvido en medio de la también importante legislación para la JEP y la polarización política a menos de un año de las elecciones presidenciales.

Aunque Medimás y los problemas financieros del sistema de salud son mucho más visibles en los medios y en la opinión, estos no son el principal problema de salud del país. El principal problema de salud en el país son las enfermedades crónicas. Las enfermedades crónicas nos cuestan cada año, la mitad de lo que cuesta la corrupción y más de cinco veces el déficit del sistema de salud de este año.

Las enfermedades crónicas, específicamente las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos del cerebro, la diabetes, la hipertensión, la obesidad y el cáncer son las enfermedades que causan más mortalidad y discapacidad en el país. Todas tienen un factor en común: la dieta. La dieta corresponde el principal factor de riesgo en la generación de enfermedades en el país (ver abajo).

 

FACTORES DE RIESGO QUE GENERAN MÁS MUERTE Y DISCAPACIDAD EN COLOMBIA

Fuente:

 

Actualmente, el 50% de adultos colombianos tiene sobrepeso. Uno de cada seis adultos y uno de cada 20 niños tiene obesidad. México, hoy uno de los países con más obesidad en el mundo, tenía nuestras mismas prevalencias de obesidad . Todo indica que Colombia sigue el mismo rumbo y que la epidemia podría llegar al mismo nivel de este país en los próximos 20 a 30 años.

Pero no sólo es preocupante la tasa a la que se está incrementando la obesidad en el país, sino también cómo esta impacta a los hogares más vulnerables y de menores ingresos. Según datos no publicados de Meisel y otros autores, en el 2017 la obesidad pasó de ser una enfermedad de los hogares de mayores ingresos a ser una enfermedad predominantemente de hogares de menores ingresos. Esto significa que, a partir de este año, la obesidad en Colombia es una enfermedad más asociada a la pobreza.

Este hecho ya se evidencia en la dramática distribución nacional del sobrepeso y la obesidad para adultos y menores de edad en el país, donde esta se sitúa predominantemente en los departamentos con más necesidades básicas insatisfechas. Panorama aún más trágico cuando tres departamentos como San Andrés, Cauca y Guaviare ostentan prevalencias de obesidad infantil del 31%, 21% y 22% respectivamente (ver abajo).

SOBREPESO Y OBESIDAD POR DEPARTAMENTO FRENTE A LA PREVALENCIA NACIONAL 18 A 64 AÑOS

Fuente:

 

SOBREPESO Y OBESIDAD POR DEPARTAMENTO FRENTE A LA PREVALENCIA NACIONAL EN MENORES DE EDAD  

Fuente:

 

La obesidad, el sobrepeso y las enfermedades crónicas no tienen una solución única. Ninguna medida aislada puede resolver estos problemas a nivel poblacional, como algunos abogan. La única estrategia efectiva es crear intervenciones multisectoriales que permitan a los ciudadanos tomar decisiones en libertad, pero también con suficiente información.

El proyecto de ley 019 de 2017 es el resultado del esfuerzo conjunto de congresistas, Ministerio de Salud, académicos y organizaciones civiles que entendieron esta necesidad y se han unido para dar el primer paso en doblegar la creciente tendencia de las enfermedades crónicas y la obesidad en Colombia. Este proyecto legislará en dos frentes clave, enfocados en la protección de los niños para que estos no sufran en su adultez de enfermedades crónicas discapacitantes o tengan una muerte prematura.

Primero, el proyecto de ley busca modificar el etiquetado de los alimentos ultraprocesados, entre ellos alimentos de alto valor calórico pero muy bajo valor nutricional.

Usted, señor/a lector/a ¿Ha tratado de interpretar las etiquetas de los empaques de los alimentos?

El etiquetado amigable para los consumidores no sólo ya está inventado, sino que ya ha sido implementado en la región (ver abajo imágenes de ejemplos de etiquetado para Ecuador y Chile).

 

SISTEMA DE ETIQUETADO EN ECUADOR

Imagen tomada de El Telégrafo.

 

SISTEMA DE ETIQUETADO EN CHILE

Imagen tomada de Revista Química de Chile.

De ser implementados, estos sistemas que proveen información simple a los consumidores sobre las cualidades nutricionales de los alimentos facilitarán a los colombianos la toma de decisiones acerca su propia alimentación y la de sus hijos.

Un segundo aspecto clave que busca este proyecto de ley es facultar a MinSalud, MinTIC y la Superintendencia de Industria y Comercio con la capacidad de regular la publicidad y los conflictos de interés relacionados a estos productos ultraprocesados, especialmente en lo que respecta a publicidad para menores de edad. Este es un esfuerzo fundamental, pues la publicidad a los menores de edad afecta sus preferencias por estos alimentos altamente calóricos y poco o nada nutricionales, e incrementa su riesgo de padecer obesidad y enfermedades crónicas en la adultez.

Quienes trabajamos por la salud pública del país pedimos al congreso que legisle con responsabilidad en este tema. Este proyecto de ley beneficiará fundamentalmente a nuestros hijos y les facilitará tener una vida plena y libre de enfermedad.

Esta podría ser nuestra última oportunidad de progresar en la batalla contra las enfermedades crónicas en el corto plazo. Otros países vecinos ya han avanzado en estos frentes y solamente ejerciendo acciones institucionales de este tipo lograremos detener esta epidemia de enfermedades crónicas y evitar llegar al punto en el que México se encuentra hoy.

 

*Esta entrada es escrita a nombre personal y no representa la posición de ninguna institución. Así mismo, no tengo conflictos de interés por declarar.