Malas noticias sobre las noticias falsas

Un nuevo estudio señala que volver a encontrarse con un titular de una noticia falsa duplica la probabilidad de juzgar la noticia como cierta.

Cesar Mantilla
Cesar Mantilla
Profesor Asistente @Economia-URosario
10 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

2 Columnas

Columna

602

1

30 de Octubre de 2017

Según un de Gordon Pennycook, Tyronne Cannon y David Rand, psicólogos de la Universidad de Yale, ni siquiera los esfuerzos por marcar títulos de noticias como fraudulentas pueden prevenir que, al volverlos a leer, se incremente la probabilidad de juzgarlos como reales.

Comience por leer estos dos titulares, ¿cuál corresponde a una noticia real y cuál a una noticia falsa?

  • "Ella argumenta que fue atacada por hombres que gritaban ‘Trump’ y tomaban su hijab (velo islámico). La policía dijo que ella mintió."

  • "Participante en protesta contra Trump se confiesa: ‘Me pagaron 3.500 dólares por protestar durante la convención de Trump.’ "

Los mil participantes en el estudio de Pennycook y coautores leyeron doce titulares de este estilo, incluidos los dos que usted acaba de leer, y respondieron si compartirían o no esa noticia a través de sus redes sociales. Al final del estudio, tras completar unas preguntas demográficas, les presentaron a los participantes veinticuatro titulares de noticias, y ellos debían reportar qué tan familiar le era, y qué tan objetivo consideraba cada titular. Dentro de estos veinticuatro titulares iban los seis verdaderos y los seis falsos del inicio del estudio, camuflados entre doce titulares nuevos.

Los titulares presentados al inicio, reales y falsos, fueron calificados como más objetivos que los titulares que leían por primera vez. Para los titulares falsos, leerlos por segunda vez duplicó la probabilidad de que fueran juzgados como objetivos. De cien personas que leen por primera vez un titular falso, cuatro creen que es cierto. La segunda vez que esas cien personas leen el mismo titular, ocho creen que es cierto. Las noticias empeoran cuando los participantes son invitados, una semana después, a evaluar la objetividad de una nueva lista de titulares. Si cien personas leen por tercera vez el titular falso, ahora son doce los que lo juzgan como cierto.

La cereza del pastel es la nula efectividad de poner una advertencia que diga “este titular ha sido disputado por una fuente independiente dedicada a verificar hechos.” Con o sin advertencia, una noticia falsa es más creíble entre más veces ha sido leída.

Según los investigadores, este efecto ilusorio de percibir noticias falsas como verdaderas se debe a un sesgo cognitivo conocido como “familiaridad.” Al parecer, el sólo hecho de percibir un titular como familiar (por haberlo visto previamente, por ejemplo) aumenta el chance de juzgarlo como verdadero. En otras palabras, si el cerebro recuerda una noticia, seguramente cree que es cierta.

Pennycook y coautores, , buscan entender qué distingue a quienes toman por ciertas las noticias falsas de quiénes no. El sospechoso de turno es la propensión al razonamiento intuitivo, contrario a la propensión al razonamiento analítico, y que es medida con el test de reflexión cognitiva (que usted mismo puede tomar ). Quizás lo más sorprendente de este segundo estudio es que los seguidores de Trump juzgaban más noticias falsas como ciertas (a pesar que, de los seis titulares de noticias falsas, tres eran pro-demócratas y tres pro-republicanos), y puntuaban menos en el test de reflexión cognitiva. Esto sugiere que los seguidores de Trump pueden mantener unas creencias políticas menos fundamentadas en hechos reales, y disciernen menos entre noticias reales y falsas.

De cara al contexto electoral colombiano para 2018, estas parecen buenas noticias para los estrategas políticos pensando en transmitir verdades a medias. ¿Cómo hacer entonces para que ejercicios como el sean valiosos a la hora de “des-desinformar”? En mi opinión, necesitamos más espacios para tener debates incómodos con quienes piensan diferente. Si su amigo comparte en Facebook una noticia que a su juicio es falsa o incompleta, no lo ignore y mucho menos lo bloquee, más bien ayúdense a pasar del razonamiento intuitivo al razonamiento analítico en una línea de comentarios en la mismísima red social.

Por cierto, la noticia del hijab es cierta, y la del pago de 3.500 dólares por ir a una protesta es falsa. Ojalá que si vuelve a ver este último titular, no le resulte muy familiar a su cerebro.

Respuestas al Debate (1)

Diego Silva Ardila

21 de Noviembre

81 Seguidores

Leí su columna y me motivé a escribir algo relacionado, me gustaría que le diera un vistazo: http://lasillavacia.com/silla-llena/red-social/historia/las-redes-social...

Leí su columna y me motivé a escribir algo relacionado, me gustaría que le diera un vistazo: http://lasillavacia.com/silla-llena/red-social/historia/las-redes-social...