La verdad verdadera sobre las declaraciones de Iván Duque acerca del impuesto a las bebidas azucaradas

Retirar el impuesto a las bebidas azucaradas no es legislar a favor de los colombianos más vulnerables

Andrés Vecino
Andrés Vecino
Investigador
44 Seguidores232 Siguiendo

0 Debates

3 Artículos

Artículo

1433

0

24 de Noviembre de 2016

El senador Iván Duque publicó hace un par de días un donde él dice describir “la verdad sobre el impuesto a las bebidas azucaradas”. Desafortunadamente hay afirmaciones en su video que no tienen sustento científico y es por eso que esta entrada procura rebatir esas afirmaciones con el fin de balancear el debate en favor de los hechos.

1. La figura de sobrepeso que el senador utiliza está desactualizada y minimiza el problema. La prevalencia de sobrepeso en adultos en Colombia no es del 36%, es del 46% de acuerdo a los reportes del de 2010. Esto equivale a 16 millones de personas con sobrepeso en el país.

2. El Senador Duque parece atribuir el problema de sobrepeso y obesidad al sedentarismo y al consumo de “fritos y carbohidratos”. Esta es una afirmación correcta, específicamente porque las bebidas azucaradas sólo contienen carbohidratos, los cuales cuando se encuentran en estas bebidas causan obesidad y diabetes tal como muestra y publicación (nota: estas publicaciones corresponden al tipo de estudio científico de mayor calidad existente conocido como metanálisis, y las presentes son dos de las mejores revistas médicas del mundo).

3. Pero esto no es lo único, (Institute for Health Metrics and Evaluation), el instituto de medición poblacional en salud más prestigioso del mundo concluye que los riesgos dietarios son el segundo factor más importante en generar mortalidad temprana y discapacidad en Colombia (ver gráfico abajo). Esto implica que el real problema a nivel poblacional más que el sedentarismo, es la mala alimentación. Esto no implica que usted, lector, deje de hacer ejercicio y se dedique a la dieta, esto implica que a nivel poblacional, no individual, la dieta tiene un impacto tan grande como factor de riesgo que hace ver a los otros relativamente pequeños. Y es por eso que debemos actuar para reducir ese factor de riesgo.

 

Tomado de:

 

4. Además, argumentar que la actividad física es la solución al sobrepeso no tiene en cuenta la realidad social colombiana. Los individuos pertenecientes a hogares de altos ingresos realizan actividad física 40% más que aquellos de bajos ingresos, porque los últimos no tienen las mismas facilidades que los primeros. No tienen parques cerca a sus casas, no pueden pagar un gimnasio, no tienen infraestructura segura para ejercitarse al aire libre, viven lejos del trabajo y tienen menos tiempo disponible durante el día. Para muchas personas en Colombia el sedentarismo no es necesariamente una opción. De pronto si aprobaran la reforma tributaria, el país podría pagar por crear más ambientes saludables, como la ciclovía y las ciclorutas.

5. El senador Duque afirma que las bebidas azucaradas “ya pagan IVA”. Esta es una afirmación parcialmente cierta pues las bebidas azucaradas pagan lo que se conoce como un impuesto monofásico, es decir, un impuesto que paga el distribuidor al productor o al importador. Este impuesto no llega al consumidor. Esto implica que el valor agregado generado por la distribución de la bebida no es gravado y que el consumidor final no paga un IVA sobre el precio final de venta.

6. El video sugiere que en Colombia no tomamos muchas bebidas azucaradas. Un mapa vale más que mil palabras.

 

Tomado de:

 

7. Además, como los productores de bebidas azucaradas son pocos (oligopólicos), ellos tienen un gran margen de maniobra en su estrategia de precios para incrementar sus ingresos, incluso si enfrentan un impuesto, como expone Francisco Azuero en su .

8. El senador Duque dice que las bebidas azucaradas son “consumidas por las clases populares principalmente”. Esto no es cierto. El gasto en bebidas azucaradas con respecto al gasto total en alimentos en hogares de menores ingresos en Colombia es 20% menor que en los hogares de mayores ingresos según la Encuesta de Calidad de Vida de 2011 y 2014. Por tanto, si se pasara el impuesto, quienes más pagarían serían los hogares de mayores ingresos. Ahora el impuesto sí suena progresivo. Más aún, el estudio que hicimos con Daniel Arroyo muestra que el impuesto tiene un efecto más importante en reducir el sobrepeso en hogares de menores ingresos (estudio en proceso de publicación), los cuales se ven cada vez más afectados por esta y sus consecuencias, como la diabetes. Ahora el impuesto suena muy progresivo.

9. El video menciona que el impuesto a las bebidas azucaradas fue la causa de la caída en las ventas de las tiendas de barrio. Los mismos dicen que las tiendas se quebraron por la competencia de las grandes cadenas. Una muy completa explicación de Johnattan García se encuentra . También el senador Duque dice que el impuesto a las bebidas azucaradas en México no redujo el sobrepeso y la obesidad. Primero, ninguna intervención en obesidad en el mundo permite ver efectos poblacionales a tan corto plazo. Segundo, sí hay estudios que estiman una reducción en 10.000 casos de diabetes y 2000 muertes al año en México como consecuencia del.

10. El senador menciona hacia el final que es necesaria una política pública integral para reducir el sobrepeso y la obesidad. Al parecer niega en su afirmación que el impuesto hace parte de dicha política pública integral, que como intervención es gratis para las finanzas públicas, es costo-efectiva y es redistributiva de la carga de enfermedad del sobrepeso, la obesidad y la diabetes. Probablemente el senador Duque se refiere a una política pública integral como un paquete de otras intervenciones como campañas de información, tamizaje de factores de riesgo y cambios de estilo de vida. A los eso les cuesta 94 millones de Euros al año, con una menor efectividad que el impuesto (1.6%) y también sabemos que eso no favorece a las familias de menores ingresos, porque con menos probabilidad estas intervenciones.

Con todo esto es claro que retirar el impuesto a las bebidas azucaradas no es legislar a favor de los colombianos más vulnerables. El congreso tiene la obligación de debatir públicamente la conveniencia del impuesto y así mismo a considerar los hechos y la evidencia científica. 

Comentarios