Gustavo Petrump y el fin de Uribecare

Donald Trump y Gustavo Petro no son tan diferentes. Entre otras cosas, ambos comparten la bandera de reformar la salud. Hoy comparto las razones por las que creo que Petro no es el candidato apropiado para la próxima y necesaria reforma a la salud en Colombia.

Johnattan García Ruiz
Johnattan García Ruiz
Candidato a MPH, Harvard University
105 Seguidores214 Siguiendo

0 Debates

15 Columnas

Columna

814

2

06 de Febrero de 2018

El ex alcalde de Bogotá y candidato presidencial por el Movimiento Progresistas, Gustavo Petro, no podría ser ideológicamente más opuesto al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Mientras este último está empeñado en retroceder todas las políticas de protección del medio ambiente que promovió Barack Obama, Petro ha hecho énfasis en que una de sus banderas de gobierno será la protección del ambiente y la agricultura sostenible con un uso responsable del agua. Aún cuando parecieran dos polos opuestos, en su personalidad y en su forma de hacer política pareciera que no son tan diferentes.

Tanto Petro como Trump se consideran los candidatos del pueblo, los únicos capaces de derrotar al establecimiento, a la clase política tradicional que siempre ha gobernado y los únicos que podrán limpiar el pantano de los corruptos. Ambos denuncian a los grandes medios de comunicación de tergiversar la realidad y de estar parcializados. Sus campañas se caracterizan más por criticar a los demás candidatos que por discutir los detalles de sus propuestas y viven cansados de que les pregunten sobre lo que opinan de polémicos líderes de países estratégicos. Son tan parecidos que hasta comparten la misma adicción al Twitter, cuyo uso va desde hasta . Aún así, una de las mayores similitudes que tienen es la campaña negativa que ambos hacen sobre el modelo de salud actual.

Trump vs Obamacare

Durante su campaña, Donald Trump resaltó que lo primero que haría de ser elegido presidente sería acabar con el popular Obamacare o Affordable Care Act. Desde la década de 1960 no se realizaba una reforma tan importante al sistema de salud estadounidense como la firmada por Barack Obama en 2010 (aunque la verdad el cambio no fue tan grande). Los intentos de reforma siempre habían sido atacados por la Asociación Médica Americana, señalando que cambiar el sistema de salud significaba acercar a Estados Unidos al comunismo y al "socialismo de la medicina". Aún así y luego de mucha presión, Obama y los demócratas lograron que la ley pasara en la Cámara de Representantes y que se convirtiera en ley. 

Desde entonces (literalmente desde el día siguiente de ser aprobada), los republicanos han intentado revocar la ley o hacer que fracase de diferentes maneras. Durante la campaña presidencial, todos los republicanos hicieron énfasis en que Obamacare es un desastre ya que, según ellos, obliga a las familias a pagar sumas exageradas y les prohibe acceder a planes de salud que se acomoden a su situación particular. Trump ha intentado acabar con Obamacare pero aún con mayoría republicana en el Congreso, le ha sido imposible (aunque ahí por los laditos le hace daño).

Petro vs Uribecare

En Colombia nos pasó algo muy similar, solo que a la inversa. La Ley 100 de 1993, con ponencia del senador Álvaro Uribe Vélez, reformó por completo el sistema de salud colombiano. Distintas asociaciones de médicos se opusieron a las EPSs y su modelo de competencia regulada por ser la implementación del "modelo neoliberal" en Colombia promovido por la banca multilateral (Banco Mundial y BID). La historia la conocemos muchos. El sistema de salud aunque aplaudido por su porcentaje de cobertura, ha sido ampliamente criticado por problemas de corrupción, millones de tutelas en los últimos 20 años, pésima gestión de las EPS, cierre de hospitales, falta de pago a trabajadores de la salud, etc. Ante esto, desde hace años algunos sectores señalan que el sistema de salud está en crisis. La culpa: La Ley 100 de Uribe. Solución: Acabar con la Ley 100 de Uribe. Y es Uribe con nombre propio, porque así como en Estados Unidos, la propuesta reformista tiene un claro y fuerte mensaje político. 

Petro es claro, propone acabar con Uribecare. Así lo ha manifestado en múltiples entrevistas y se puede confirmar según lo que está en el blog de Progresistas Colombia, que es lo único escrito que se encuentra de sus propuestas de gobierno. El 60% de la entrada en el blog se enfoca en contar la historia de la Ley 100, 30% es sobre las experiencias del programa Territorios Saludables de la Bogotá Humana y finalmente 10% es la propuesta para reemplazar el modelo, que en resumen es pasar del modelo curativo al modelo preventivo (todos los demás candidatos proponen lo mismo). Realmente no es un documento claro sobre su propuesta y esto es bastante lamentable porque siendo un tema tan importante, no hay mucho detalle sobre qué opina el candidato que lidera las encuestas. Lo que sí es claro es que Petro no va con la Ley 100 y esa es una promesa de su campaña, aunque no sepamos muy bien cómo piensa cambiar el sistema.

Petro no podrá acabar Uribecare

El problema de Petro y su campaña para acabar la Ley 100 es que sigue los mismos pasos de Trump, lo que en lo personal me genera una gran preocupación aún teniendo las mejores intenciones. En primer lugar, las grandes reformas, como la salud, tienen costos políticos altísimos que requiere un gran capital político. Santos se la jugó con la paz y en eso se le fue todo su capital. No será recordado por nada más que eso y dudo que él buscara otra cosa. Trump si bien detesta Obamacare, tiene más intereses en su reforma migratoria y en su estúpido muro. No veo que Petro quiera hacer de la salud una reforma más importante de la que tiene pensada en materia económica, agraria o de medio ambiente. 

Por otro lado, Petro no tendría un partido que lo apoye para pasar algún proyecto de ley en el Congreso. Cualquier cosa con la firma de Petro será de entrada rechazada por el Centro Democrático, el Partido Conservador, Cambio Radical y fuera de eso tendría que convencer a los liberales, al Polo y a los Verdes. No hay chance que los partidos le regalen a Petro el título de ser quien resuelva la salud en Colombia. La baja popularidad de Petro en el Congreso le impedirá reformar la salud, así como le pasó a Trump al recibir la en uno de los intentos de acabar Obamacare.

Aunque es posible que hasta ahí llegue su promesa de reformar la salud, también es posible que al ver que no tendrá el apoyo necesario en el Congreso, Petro utilice alguna medida ejecutiva al mejor estilo de Trump para atacar la Ley 100. Seguramente presionará excesivamente a las EPS desde la Superintendencia de Salud por mostrar que no tolerará abusos. Incluso podría llegar a declarar un estado de emergencia social. No es una exageración si recordamos que Petro sacó el Plan de Ordenamiento Territorial por decreto y le agregó la recolección de aseo como objeto social a la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá ante la falta de apoyo del Concejo de Bogotá. Ese tipo de decisiones unilaterales tienen efectos gravísimos que en salud podrían cobrar la vida de miles de personas. Trump por su parte ha sido fuertemente criticado por usar las órdenes ejecutivas para crear nuevos seguros que se salten las reglas de Obamacare. Ambos son líderes obstinados. 

Por último y para mí lo más grave de todo: Tanto las propuestas de Trump como las de Petro son promesas vacías, sin ningún fundamento técnico ni atención a las graves consecuencias que podría generar. Ni acabando Obamacare se solucionan los altos precios de los seguros de salud en Estado Unidos, ni acabando la Ley 100 se acabarán las tutelas, la falta de especialistas ni la corrupción. Trump le prometió a los estadounidenses un sistema de salud con cobertura para todos a precios bajos. Petro promete un sistema de salud a cargo del Estado donde la salud no será un negocio. Ambas simples utopías. La salud es mucho más compleja, tiene actores muy diversos y tiene un impacto enorme en la economía y la sociedad. Un cambio serio del sistema requiere un plan estructurado que sea ampliamente apoyado por todos los sectores y no como parte de una revancha política. La falta de un plan serio ha sido sin duda el punto más débil del plan de Trump, tanto que aún con mayoría republicana no logró convencer a tres de los senadores que necesitaba para pasar su reforma. Esto porque ni los propios senadores tenían certeza de la propuesta. Lo mismo le pasará a Petro, un candidato que como Trump, lideraba las encuestas sin ningún documento programático.

Una verdadera reforma a la salud en Colombia necesita consensos y Gustavo Petro no es la clase de líder que negocia sino que impone (y no, la consulta con Carlos Caicedo no es una negociación real porque todos sabemos quién va a ganar). Mi miedo es que Petro quiera hacer una reforma a la salud y al final salga con una reforma propia mal diseñada que genere una situación más difícil de la que ya tenemos, eso sí, al final diciendo que nadie se imaginaría que el sistema de salud fuera tan complejo. La reforma a la salud que necesita Colombia requiere un mejor tipo de liderazgo que el que Petro puede ofrecer.

Comentarios (2)

Mario Suárez

08 de Febrero

0 Seguidores

Sorprendente cómo un título pueda contener tamaña ignorancia. Le ofrezco di...+ ver más

Sorprendente cómo un título pueda contener tamaña ignorancia. Le ofrezco disculpas pero imaginaba que un candidato a un doctorado de Harvard mediría mejor sus palabras y se informaría mejor para ofrecer una opinión en este sitio, que parece serio entre otras. Dicho esto, me sorprende también que este texto halla llegado tan lejos en un proceso de revisión y publicación.
Para no extenderme tal vez sería más fácil relacionar el cambio reciente impulsado por los republicanos en los EU en el tema de salud con la experiencia de los colombianos luego de la ley 100. Con esto, también sugiero que el gestor no está demasiado lejos de la gestión de Donald Trump. Sin embargo, el primero goza del favor y vista gorda de muchos aún y el segundo la tiene cada vez más difícil pues es objeto de observación milimétrica y crítica permanentemente.
Por otro lado, le recomiendo leer un poco sobre la propuesta actual de Gustavo Petro para cambiar el sistema de salud del país y revisar la gestión e impacto de su plan de gobierno Bogotá Humana en la capital. Estos dos detalles, independientemente de lo que pueda encontrar en una lectura detenida más allá de los titulares (bueno mi chiste, ¿no le parece?), le harán repensar su intención al sugerir semejante montón de estupidez en unos pocos párrafos.
No quiero defender a ninguno de los actores que convoca en este texto. Mi intención es que deje de desinformar a incautos como usted que no ven más allá de un título para formarse una opinión. Es preocupante ya tener tonterías como esta en redes sociales para que usted abuse de este medio para compartir pensamientos limitados, falsos y carentes de buena fe. Sea más solidario con la ignorancia ajena. Al ver que usted tiene estas credenciales académicas muchos creerían que usted sabe lo que dice. No. No sabe. Usted no sabe lo que dice.

Johnattan García Ruiz

10 de Febrero

105 Seguidores

Estimado Mario,

Gracias por tomarse el tiempo de compartir su opini...+ ver más

Estimado Mario,

Gracias por tomarse el tiempo de compartir su opinión. Mi intención en este espacio de La Silla Vacía es compartir mi opinión, no soy un periodista ni tampoco espeo que sea del agrado de todos. Aprecio mucho que también comparta su inconformismo.

Hay algunas de cosas que quisiera mencionar. En primer lugar, no comprendo muy bien a quién se refiere con "el gestor" y su relación con Trump. Supongo que se refiere a Uribe. Aún así no me resulta claro el comentario. Tampoco entiendo bien la sugerencia sobre relacionar el cambio reciente de los republicanos en EEUU con Colombia luego de la Ley 100. A qué cambio se refiere y qué es lo que cree que debería comparar?

Es segundo lugar, en verdad me encantaría leer mas sobre la propuesta de Petro para reformar el sistema de salud. Desafortunadamente no está en ninguna parte. Lo único disponible en alguna especie de documento es el blog del Movimiento Progresista. Si usted tiene otro documento, como lo tienen otros candidatos sobre los detalles de sus propuestas, me encantaría que me lo compartiera. En redes sociales le he preguntado a muchos petristas sobre los detalles de la propuesta de reforma que propone Petro más allá que las frases típicas de "acabar con la intermediación" e "implementar el programa de Territorios Saludables en toda Colombia". Sus seguidores siempre me sugieren que busque en Google (y luego critican a Fajardo) y que hay muchas entrevistas donde Petro habla de su propuesta de reforma a la salud. Pues bien, he escuchado bastantes y realmente no brinda mayor detalle. Gran parte del discurso es decir que la mayoría de los problemas del sistema de salud en Colombia se deben a la "privatización" de la salud y de la filosofía de la "salud como negocio." No hay nada más.

También me encantaría conocer más sobre los impactos del programa Territorios Saludables. Que yo sepa, no se ha hecho una evaluación seria publicada en una revista científica. El programa de salud de la Bogotá Humana en efecto redujo la mortalidad materna e infantil y la desnutrición infantil. Eso es maravilloso y ojalá se implementara en todas las regiones. Pero Territorios Saludables no es una política que en verdad pueda solucionar los grandes problemas del sector salud en Colombia. Es solo un buen programa de atención primaria, con beneficios pero también con muchas limitaciones. Estaría muy feliz de que me muestre esos documentos donde pueda revisar la gestión e impacto que asumo usted ya ha leido y que amablemente sugiere que revise. Aún así no siento que eso cambie mi argumento. Nunca he dicho que Territorios Saludables sea una mala política, lo que digo es que no puede ser el eje de una campaña para reformar la salud en Colombia porque no responde a las verdaderas necesidades estructurales del sistema. Es una propuesta técnicamente insuficiente.

Finalmente, no entiendo a qué se refiere a que desinformo a incautos. Yo le pido que sea responsable y me mueste a mí y a los demás lectores cuál de mis afirmaciones (no opiniones, es muy distinto) no corresponde a la verdad. Con todo el gusto rectificaré lo que haya a lugar. Usted afirma que no sé de lo que escribo, pero desafortunadamente usted cae en su propia acusacion al no explicar qué de lo que está en el texto es falso y más al negarse a compartirnos la "verdadera verdad." Si yo le digo a alguien que lo que dice es falso, lo mínimo y razonable es decirle cuál es la respuesta correcta. Lo invito a que lo haga.

Una buena crítica requiere más argumentos que insultos. Estaré esperando todos esos documentos que me sugiere que lea y que usted tan bién conoce. Eso si, le pediría que los comparta por este mismo medio para que todos los demás lectores los conozcan y así no caigan en mis credenciales.

Saludos