Gobierno dijo, FARC SI, Coronel NO, gracias Colombia

El presidente Santos le tiende la mano con un SI  a la guerrilla de las farc y eln,  pero  le dice NO a un ciudadano y Coronel de la Republica para presentar sus agradecimientos al pais que le permitio cumplir sus sueños.

Carlos Enrique Martínez Caballero
Carlos Enrique Martínez Caballero
Coronel de la Reserva Activa del Ejército Nacional
34 Seguidores69 Siguiendo

1 Debates

4 Columnas

Columna

156

0

22 de Noviembre de 2016

Agradecido en primera instancia con Dios, con la importante sociedad que lee tan prestigiosa página, y con el excelente equipo de la silla vacía que me da la oportunidad de escribir en ella, he destinado este primer espacio de opinión para hacer pública la carta que de manera personal entregue en la Presidencia de la República de Colombia donde plasme mi sentimiento de soldado para agradecer a este bello país que me permitió portar las armas legitimas de la Republica durante treinta años de mi vida.

A pesar de reiterar por segunda vez, al señor presidente de los colombianos mi humilde intención de manifestar mis agradecimientos nobles a esa hermosa población que me permitió entenderla, comprenderla y defenderla durante la violenta afectación que la guerrilla de las farc le hizo vivir y sufrir dejando huellas de dolor, los mismos quienes hoy se les permite pavonearse frente a la comunidad internacional, recorrer el territorio colombiano como dueños de casa y lo que es peor mediante un inapropiado acuerdo tenderles la mano para que se resocialicen como buenos ciudadanos, mientras que a mí, un coronel del común que juro defender la patria, que fue testigo de las crueldades vividas en Antioquia, Meta, Caquetá, Valle, Cauca, Vaupés, Nariño, y Guaviare entre otros, NO se le permitió el derecho constitucional de la igualdad de manifestarle a quienes merecen mi respeto y reconocimiento, un saludo de gratitud.

Pero a la guerrilla de las farc y el eln el presidente santos le da el SI para opinar, para hablar frente a los medios, para viajar, para recibir los beneficios de erario y lo que es peor colocarle a su disposición una autopista gigante con tapete rojo para que continúen con su ambición de la toma del poder, ya no con las armas que no entregaran sino con los dineros guardados por años como un partido político donde se aprovecharan de la nobleza del pueblo soberano para mostrarse en el futuro cercano como los salvadores de la democracia colombina, pero Dios es justo y hoy me abre las puertas a la visibilidad de los ciudadanos de bien para mostrarles públicamente lo que solicite que usted señor presidente en los medios oficiales le dijera al país como máxima autoridad tanto militar como civil.

Carta a Colombia

Al finalizar con orgullo y alegría mi carrera como militar, la cual inicie desde el año de 1986 y luego de 30 años de portar en mi gorra el glorioso escudo de mi patria que representa a hombres y mujeres, niños y niñas, riquezas y tradiciones, leyes y costumbre, deseo dirigirme a ustedes para agradecer de corazón la oportunidad que me brindaron de llevar las armas legitimas del Estado, como soldado bajo el lema Patria, Honor, Lealtad.

Gracias a este maravilloso país y a los dignos ciudadanos que lo conforman, un ser humano del pueblo como yo pudo hacer que el sueño de un niño se convirtiera en realidad, permitiéndome transitar por 31 de los 32 departamentos, apreciar la belleza de nuestros dos océanos, degustar la variada gastronomía, enamorarme de su especial geografía y ni que decir de las estupendas personas que con su identidad marcada le dan un sello de autenticidad a nuestras 5 regiones.

Considero que como soldado no puedo retornar a mi estatus de ciudadano sin antes dar las gracias a todos y cada uno de los integrantes de esta extraordinaria patria, y menos sin recordarles que gracias a ustedes existe la institución a la cual pertenecí durante estos 30 años de vida denominada Ejército Nacional.

Pido de manera respetuosa honrar a los hombres y mujeres que a través de la historia han ofrendado sus vidas para darnos la oportunidad de ser un país democrático, libre por naturaleza que busca en el presente un futuro para el mañana, y que cada acción que realicemos sea la oportunidad para la construcción de las siguientes generaciones con las que tenemos un compromiso ineludible en el tiempo y en el espacio.

Agradezco a Dios todopoderoso y elevo una plegaria para que nos acompañe y permita nuevas oportunidades de participación y compromiso social que conduzcan al país hacia un liderazgo integral, constructivo y soberano, y a los militares y policías que continúan además de mis agradecimientos, recordarles el compromiso que se obtiene cada vez que se jura a la bandera, la defensa y la seguridad del pueblo colombiano.

Con humildad y respeto de soldado y ciudadano de esta amada Colombia

Coronel Carlos Enrique Martínez Caballero

Libertad y Orden

 

“El camino puede ser difícil pero con tu ayuda lo podemos lograr”