¿El empleo? Bien gracias.

En las últimas semanas el empleo ha suscitado dos noticias que para muchos podrían ser positivas. Sin embargo, detrás de ambas se asoma una realidad ineludible: la precaria situación laboral que vive el país y la falta de coordinación al interior del mismo gobierno.

Nicolás Cárdenas Angel
Nicolás Cárdenas Angel
Gerente de comunicaciones | Cuso International | Empleos para construir futuro
24 Seguidores73 Siguiendo

0 Debates

5 Columnas

Columna

486

0

04 de Julio de 2017

De una parte, el que la plenaria del Senado aprobó en último debate la modificación del horario de la jornada laboral. Mientras que la fijó el horario laboral de 6 AM a 10 PM, la nueva reforma lo fija hasta las 9 PM, con lo que se reconocen como horas extras las trabajadas desde las 9 PM.  Es decir, los trabajadores ganaron una hora, pero perdieron una frente a la propuesta que aprobó la Cámara para las 8 PM. En 2002 ya habían perdido cuatro horas con la reforma que extendió la jornada laboral desde las 6 PM a las 10 PM. 

Por otra parte, la de la reducción de los aportes a la salud de población pensionada del 12% al 4%. La reforma fijó que dicha disposición sólo aplica para pensiones de hasta 4 salarios mínimos (aproximadamente $2.950.800) y no para todas las pensiones sin consideración de cuantía, como se había prometido.

A ambas noticias, que corresponden a promesas reeleccionistas del presidente Santos en 2014, les siguió un reclamo. O varios.

El reclamo del que argumenta que no es el momento para dichas reformas dada la situación económica que atraviesa el país. “Aumentar los salarios, horas extras y recargos a favor de los trabajadores, solo le sirve a unos pocos y en el mediano plazo no le servirá a nadie”, declaró , presidente la Asociación Nacional de Empresarios (Andi).

El reclamo del mismo gobierno a través del Ministerio de Hacienda. Frente a la reducción de los aportes, de la modificación del recargo nocturno y de la reducción de las semanas de cotización para las mujeres,  el viceministro de Hacienda Andrés Escobar declaró que “esos proyectos de ley no tenían esas fuentes de financiación (…) Incurrir en ese costo podría ser una promesa vacía (…)”. Y tal y como titula un artículo de El Espectador sobre el tema, parece ser que “”.

Y los reclamos también vinieron de los trabajadores. Consideran, como lo afirma la , que es “un primer paso”, pero que no corresponde con lo prometido por el presidente en su campaña de reelección de volver a la jornada hasta las 6 PM. Previendo el escenario de una posible objeción a dichos proyecto por parte del Gobierno por razones fiscales, las cuales desestiman, la CGT también advierte que la “”.

El escenario, como lo recoge , será el pulso entre el Gobierno, el Congreso y la Corte. En caso de que la Corte le dé la razón al Congreso y ponga al Gobierno contra las cuerdas de las promesas y los bolsillos vacíos, Leonardo Villar Gómez, director de Fedesarrollo, afirma que al Gobierno “le queda la opción de subir el IVA, aumentar otros impuestos o reducir el aumento a los maestros que acabar de aprobar”.

Remedios que resultan paliativos y que abren otras heridas.

¿Y cuál es la opción para los y las trabajadoras de Colombia?