Consumo de alcohol ¿Cuándo es un problema?

Desde tiempos inmemorables el consumo de bebidas alcohólicas se ha convertido en un hábito culturalmente aceptado entre las diferentes clases sociales sin haber ningún tipo de distinción de edad, raza o sexo.

Martha Suescún
Martha Suescún
Fundadora y Directora de la Fundación Libérate
105 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

15 Columnas

Columna

113

0

05 de Octubre de 2016

De acuerdo a cada estrato también existe predilección por el tipo de bebida que se consume, es así como encontramos desde bebidas fermentadas preparadas caseramente (guarapo, chicha) hasta las que requieren de procesos más elaborados (whisky, vinos, etc.). Independientemente de cuál sea la bebida todas tienen un componente común que las caracteriza y las hace diferentes a las demás: el alcohol.                                                                                                                     

Las sensaciones “gratificantes” que éste produce al ingerirlo es lo que conlleva finalmente a que las personas lo utilicen especialmente en las reuniones sociales. Cuando se dice que es socialmente aceptado se supone que es en cierto modo porque permite amenizar las reuniones, celebraciones, etc., pero se debe saber identificar cuándo se desvía por completo de esa suposición para transformarse en un disociador y aún más grave, en un problema de alcoholismo.

Frecuentemente escuchamos noticias sobre accidentes de tránsito, violencia intrafamiliar, suicidios o muertes por peleas callejeras, entre otras, las cuales tienen como causa principal el exceso de alcohol, lo cual ya no es aceptado socialmente precisamente por los perjuicios que causa dentro del mismo. Existiendo diversas campañas para evitar los hechos mencionados anteriormente, ¿por qué siguen ocurriendo situaciones de este tipo?  Hay algo claro y es que mientras que las personas no acepten que tienen un problema, difícilmente se logrará trabajar sobre el mismo y así evitar las consecuencias de sus abusos. ¿Cómo saber en qué momento se traspasa el límite y el problema se sale de las manos? Existen doce preguntas que sólo usted puede contestar y hacen parte de los programas de Alcohólicos Anónimos (AA) las cuales le permitirán empezar a visualizar si tiene o no problemas con el alcohol:

  1. Ha tratado alguna vez de no beber por una semana o más sin haber logrado cumplir el plazo
  2. Le molestan los consejos de otras personas que han tratado de convencerle que deje de beber
  3. Ha tratado alguna vez de controlarse cambiando de una clase de bebida a otra
  4. Ha bebido alguna vez por la mañana durante el último año
  5. Envidia usted a las personas que pueden beber sin que esto les ocasione dificultades
  6. Ha empeorado progresivamente su problema con la bebida durante el último año
  7. Ha ocasionado su modalidad de beber problemas en su hogar
  8. En reuniones sociales donde la bebida es controlada trata usted de conseguir tragos extras
  9. A pesar de ser evidente que no puede controlarse, ha continuado usted afirmando que puede dejar de beber por sí solo cuando quiera hacerlo
  10. Ha faltado a su trabajo durante el último año a causa de la bebida
  11. Ha tenido alguna vez lagunas mentales a causa de la bebida
  12. Ha pensado alguna vez que podría tener más éxito en la vida si no bebiera

De acuerdo a la experiencia que tienen los programas de AA se ha podido determinar que cualquiera que conteste SI a CUATRO o más de estas doce preguntas, tiene tendencias alcohólicas definidas y puede ser un bebedor con problemas. ¿Por qué no se hace estas preguntas a sí mismo?

Admitir que se padece de una enfermedad  no es una vergüenza. Si realmente tiene usted un problema, lo importante es hacer algo para solucionarlo.

Nos encantaría que compartieras tu opinión con nosotros, comenta en nuestras redes sociales utilizando el hashtag #ElAlcoholUnProblema

Encuéntranos en: