¿Es Colombia menos pobre?

El Dane sacó índice de pobreza multidimensional, en este la pobreza bajó. En el índice monetario, por el contrario, nos fue mal ¿cómo interpretan estos resultados los expertos de La Silla Llena?

Debate

1768

8

23 de Marzo de 2017

Juan Pablo Estupiñán Mora
Juan Pablo Estupiñán Mora
Practicante La Silla Llena
80 Seguidores117 Siguiendo

3 Debates

1 Columnas

Respuestas al Debate (8)

Alejandra Coll Agudelo

23 de Marzo

173 Seguidores

Hay formas de medir la pobreza que en apariencia reducen. Pero la calidad de vida de las personas no ha cambiado.

L...+ ver más

Hay formas de medir la pobreza que en apariencia reducen. Pero la calidad de vida de las personas no ha cambiado.

Las mujeres son las más afectadas por las inequidades económicas. La encuesta de demografía en Salud del Ministerio de Salud así lo demuestra

Es necesario crear sistemas de medición de la pobreza que entienda el impacto diferenciado de las inequidades económicas entre hombres y mujeres.

Felipe van Cotthem

23 de Marzo

140 Seguidores

Lo interpreto como un tecnicismo del director actual del DANE para no afrontar el empobrecimiento real de los colombianos en el último tiempo.

Lo interpreto como un tecnicismo del director actual del DANE para no afrontar el empobrecimiento real de los colombianos en el último tiempo.

Dario Hidalgo

23 de Marzo

157 Seguidores

En conjunto con la medición de desigualdad (que sigue muy mal), los índices de pobreza estimados por el DANE son la muestra más efectiva del avance...+ ver más

En conjunto con la medición de desigualdad (que sigue muy mal), los índices de pobreza estimados por el DANE son la muestra más efectiva del avance social en nuestro país.

Es positivo que el Índice de Pobreza Multidimensional siga bajando, jalonado por mejoras en salud, educación y vivienda.

Llama la atención el estancamiento de Bogotá (estadísticamente el cambio no es significativo). La expectativa es que con inversiones en educación, salud, vivienda y transporte se dé un cambio estructural en los próximos años y siga la tendencia a bajar evidente en los últimos años.

Guillermo Carvajalino

24 de Marzo

74 Seguidores

Sin duda, el índice de pobreza multidimensional es más integral y sólido para medir situación de pobreza a largo plazo.

Sin embargo, la...+ ver más

Sin duda, el índice de pobreza multidimensional es más integral y sólido para medir situación de pobreza a largo plazo.

Sin embargo, la pobreza monetaria es un indicador de coyuntura que muestra la situación efectiva de las familias.

Es clave ver la evolución de próximas mediciones de la pobreza monetaria. La evolución puede tender a empeorar fruto de los impactos de la reforma tributaria, los precios de las materias primas, el deterioro de la confianza, los resultados flojos en comercio e industria y el año electoral que se avecina.

Para las familias, al final, su percepción de pobreza está ligada a su cotización de pobreza monetaria, más que al índice multidimensional de pobreza.

Tendrá esto efecto en las próximos comicios electorales? Una pregunta par el próximo debate de la Silla Vacía.

Aurelio Suárez

24 de Marzo

212 Seguidores

No se debe magnificar los resultados de este indice para atribuirse un triunfo, hacerlo, sería engañar a la población Colombiana. Lo anterior, por ...+ ver más

No se debe magnificar los resultados de este indice para atribuirse un triunfo, hacerlo, sería engañar a la población Colombiana. Lo anterior, por varias razones: El índice de pobreza multidimensional del DANE no es el índice original que se desarrolló en Oxford, es una adaptación criolla del mismo.

El índice maneja 15 variables (barreras de acceso a servicios de salud , trabajo informal, hacinamiento crítico, acceso a agua mejorada, analfabetismo y trabajo infantil, para nombrar algunas) de las cuales, se incluye a una persona cuando se está dentro de 5 de esas 15 variables (un 33%), lo cual es en verdad un rasero demasiado estrecho para considerar que alguien no es pobre.

El hecho cierto es que este índice no focaliza a los pobres, sino a los más pobres dentro de los pobres. El Banco Inter-Americano de Desarrollo (BID) clasifica a aquellos que han salido de este índice como personas “vulnerables”, esto es por que aún no han superado la pobreza totalmente y pueden volver a condiciones de pobreza críticas, por lo que debe ser tomado con mesura y no con triunfalismo.

Rodrigo Quintero

24 de Marzo

79 Seguidores

El lugar común de desconfiar del DANE es un mal hábito des-institucionalizador. Más ahora en tiempos de post-verdad. Es lógico que baje la multi-d...+ ver más

El lugar común de desconfiar del DANE es un mal hábito des-institucionalizador. Más ahora en tiempos de post-verdad. Es lógico que baje la multi-dimensional (por el aumento y afinamiento de la inversión social) y crezca la de ingresos (poco se ha hecho contra la inequidad). Contar con estadísticas oportundas y objetivas es un requisito fundamental para la reconstrucción de la confianza y la paz.

Lina María Castaño

26 de Marzo

1 Seguidores

Un debate sobre las cifras debe partir de entender que los indicadores tienen dos concepciones diferentes pero complementarias de la pobreza. El monet...+ ver más

Un debate sobre las cifras debe partir de entender que los indicadores tienen dos concepciones diferentes pero complementarias de la pobreza. El monetario evalúa si los ingresos alcanzan para lo básico (utilizando la GEIH) y el multidimensional dice que no sólo la plata es lo importante sino a qué acceden efectivamente los hogares (educación, salud, vivienda, etc), medido con la ECV. Son dos caras de una misma moneda que muestran los niveles de pobreza en el país.

Las diferencias en las tendencias de los resultados en pobreza multidimensional versus la monetaria, no deben entonces generar desconfianza en el DANE, ni en las metodologías, sino una reflexión sobre qué nos dicen y qué implican sobre las prioridades futuras en política pública.

La pobreza multidimensional disminuyó principalmente por una mayor cobertura y atención en salud y porque quiénes tienen más de 15 años están logrando ahora mejores niveles de educación (por encima de la básica secundaria). Éstos resultados son positivos, no se debe desconfiar del dato, sino preguntarse por ejemplo si la cobertura en salud ha crecido por el régimen contributivo o por el subsidiado. Si el caso es el segundo, muestra una alerta en temas de empleo y por supuesto de ingresos de los hogares.

Por ejemplo es aquí cuando se une el hilo y se puede voltear la moneda y ver qué pasa con la pobreza monetaria. Los hogares están perdiendo poder adquisitivo, cada vez la plata alcanza menos, y lo más preocupante y que debe generar una reflexión sobre el diseño de política pública es que la brecha y la severidad de la pobreza han aumentado, es decir los hogares pobres están cada vez más lejos del nivel para la canasta básica y quiénes parecen estar sufriendo más esta situación son los más pobres de los pobres. El debate no debe ser sobre la cifra, sino sobre qué va a hacer el país para controlar la inflación, generar mayores ingresos y empleo en los hogares y mantener los logros en educación y salud?

Ana Cristina González Vélez

27 de Marzo

168 Seguidores

Siguiendo el debate planteado en un estudio realizado por PNUD, ONUMujeres y otras agencias del Sistema de las Naciones Unidas en el año 2015 (del cu...+ ver más

Siguiendo el debate planteado en un estudio realizado por PNUD, ONUMujeres y otras agencias del Sistema de las Naciones Unidas en el año 2015 (del cual fui investigadora principal y que está por publicarse), vale la pena tener en cuenta, antes de reaccionar a estos datos que el índice de pobreza multidimensional (IPM) tiene 5 dimensiones (condiciones educativas del hogar, condiciones de niños y juventud, trabajo, salud, vivienda y servicios públicos) y que ninguna de estas consideran aspectos que son fundamentales para los análisis de las desigualdades de género en materia de pobreza.

Así por ejemplo, el IPM no incorpora información sobre embarazo adolescente o embarazo no deseado, ni sobre pobreza de tiempo o trabajo no remunerado que como se sabe, resultan fundamentales para comprender la pobreza de las mujeres y la abrumadora menor proporción en que estas tienen ingresos propios.

Por otro lado, si bien en la medición anterior se observa poca diferencia entre la proporción de hombres y mujeres multidimensionalmente pobres al desagregar los resultados, por ejemplo, según zona urbana y rural, a este nivel (rural) el porcentaje de mujeres pobres es aproximadamente 3 veces la proporción que existe en zona urbana.

De otro lado, cuando se analizan las privaciones, en términos generales se observa que las condiciones de vida de las mujeres y los hogares a los que pertenecen son mejores que las de los hombres.

Sin embargo, las privaciones que enfrentan las mujeres coinciden con aspectos clave que se asocian a discriminación de género: barreras para cuidado de la primera infancia y desempleo de larga duración.

Con respecto a las barreras de acceso a servicios para el cuidado de la primera infancia (porcentaje de niños de 0 a 5 años que tiene acceso a los servicios de manera simultánea) se considera que un hogar no tiene privación si los niños permanecen al cuidado de un adulto responsable.

Esta mirada refuerza la normalización de la presencia de cuidadoras mujeres en los hogares sin considerar las limitaciones que esto tiene para ellas en términos de su mayor tiempo de trabajo total y menor tiempo libre, como se observó antes en este trabajo.

Quiero anotar, por último, que si bien las mujeres a nivel individual no son más pobres que los hombres –multidimensionalmente- si lo son cuando son las jefas del hogar con cónyuge, lo que podría indicar que este cónyuge no opera como un segundo ingreso o un ingreso adicional en el hogar o incluso que no contribuye para liberar a las mujeres de la carga de trabajo no remunerado”.

Así las cosas, una mirada de género a estas cifras generales supone una revisión juiciosa para no contar falsas victorias (Brechas de género y desigualdad: de los Objetivos de Desarrollo del Milenio a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. González Vélez, Ana C. PNUD, ONUMujeres, UNFPA. 2017. En proceso de publicación).