Solidaridad con las FARC

Después de 60 años de propaganda estatal contra las FARC se evidencia el resultado, muy pocos colombianos están dispuestos a tolerar la participación en política de los exguerrilleros que han decidido dejar las armas, y ahora quieren cambiar el país con palabras.

Alejandro Alvarado Bedoya
Alejandro Alvarado Bedoya
Abogado e Historiador
76 Seguidores59 Siguiendo

3 Debates

23 Columnas

Columna

2259

3

03 de Febrero de 2018

Después de 60 años de propaganda estatal contra las FARC se evidencia el resultado, muy pocos colombianos están dispuestos a tolerar la participación en política de los exguerrilleros que han decidido dejar las armas, y ahora quieren cambiar el país con palabras, con ideas y con argumentos.

Lo único que muestra este odio público es que décadas de propagada del estado en contra de las FARC rindió frutos, porque llenó de odio las cabezas de los colombianos, esta excusa de la guerra les sirvió para desenfocar las prioridades de la sociedad, que solo hasta ahora se dio cuenta que el problema más grande que enfrenta no es la violencia, es la corrupción.

Muy pocos colombianos recuerdan que a Hugo Heliodoro Aguilar, exgobernador de Santander, lo condenaron por paramilitar, es más, esos mismos colombianos que agreden a las FARC no hablan con la misma vehemencia del hijo senador, Mauricio Aguilar, y del hijo exgobernador, y hoy día candidato al senado Richard Aguilar.

Lo cierto es que escribo esta columna en solidaridad con esos colombianos que le apostaron a la paz, que pueden ver con orgullo cómo la propaganda política del movimiento político FARC está en las redes sociales, que se suben a una tarima a hablar de su proyecto de país.

Tengo muy claro por quién es mi voto en las elecciones presidenciales, no será por las FARC, pero admiro la valentía que han tenido para asumir el reto de apostarle a la política y dejar las armas, de cumplir lo acordado en la Habana, aún cuando el gobierno nacional les ha quedado mal, de aguantar tanto odio irracional que la sociedad tiene contra ellos y seguir adelante.

La reflexión en todo esto es que no tenemos el derrotero moral calibrado, y mientras las personas aplauden a Didier Tavera, gobernador hijo de un narcotraficante, que siendo gobernador le capturaron a su secretaria de educación por presuntamente defraudar el Plan de Alimentación Escolar, que alimenta a los niños más pobres de Santander, a los de las FARC les gritan asesinos, ¿no son igual de asesinos los ladrones de los recursos para salud, educación e infraestructura? 

No defiendo los delitos de las FARC, la guerra es una barbarie innecesaria, pero la pregunta es, ¿por qué no se indignan igual con la senadora Doris Vega, esposa de Luis Alberto Gil – el tuerto Gil- amo y señor de la EPS Sol Salud, que a cuantos colombianos dejó morir por falta de servicios médicos, o servicios médicos de baja calidad, mientras defraudaban los recursos que terminaría llevando a su liquidación?

En conclusión, ojalá las FARC ganen representación en el congreso, ojalá en las elecciones regionales y locales se le midan a ser alcaldes y concejales, porque le han cumplido al país, y porque en últimas la causa de esta guerra desde el inicio es la corrupción, y es responsabilidad de todos, acabarla. 

Comentarios (3)

carloschaves

03 de Febrero

0 Seguidores

Completamente de acuerdo, en una democracia nadie puede ser abucheado o apedreado por sus ideas, llámese como se llame y sea de la ideología que sea.

Completamente de acuerdo, en una democracia nadie puede ser abucheado o apedreado por sus ideas, llámese como se llame y sea de la ideología que sea.

Alejandro Alvarado Bedoya

04 de Febrero

76 Seguidores

Hola Carlos, gracias por tu opinión, creo que es importante cambiar el chip d...+ ver más

Hola Carlos, gracias por tu opinión, creo que es importante cambiar el chip de la participación política en el país, me alegra mucho coincidir.

Andres Felipe Garcia Rovira

11 de Febrero

1 Seguidores

osea si uno dice muerte a todos los que tienen gafas(Pol Pot) lo dijo eso es u...+ ver más

osea si uno dice muerte a todos los que tienen gafas(Pol Pot) lo dijo eso es una idea, segun ese argumento no se deberia abuchear a la persona y uno le deberia decir respeto tu opinion. si uno dice porque no a los judios de alemania les ponemos leyes que restrijan sus derechos politicos, nadie deberia abuchearlos sino deberia decir que revolucionaria idea que mas quieres hacer con ellos?, si uno dice ve yo creo que nosotros los afrodescendientes no tenemos alma entonces nos podrian vender como esclavos. Si alguien cree que los 60 años anteriores fueron producto de una campaña de mercadeo en donde hubo shows a varias pistas como el atentado al club del nogal. Si perdon para ustedes ser una persona de color no vale asi que claramente las personas que murieron en Bojaya no importaban, solo era publicidad.

En las democracias ser abucheado esta bien, es mas durante mucho tiempo se argumento que en la nacional habia protestas legitimas a pesar de que usaban piedra y explosivos, pero eran parte de la democracia. En la mayoria de paros de campesinos o camioneros el tema de las vias de hecho se considera que es parte de la protesta, porque es una democracia, yo se que ninguno de los dos entiende esas sutilezas, pero lamentablemente la mayoria de esos derechos estan consagrados en lo que queda de la constituciòn.

Y si solo personas sin cerebro pueden pensar que la libertad de expresiòn o indignaciòn de las personas se debe cohartar porque no esten de acuerdo con criminales de guerra que llegan a niveles considerados por el DIH como lesa humanidad, pero frescos se necesita entender de los errores de la historia para ver porque abuchear o aun utilizar la piedra como hicieron los checos contra los tanques rusos es de personas con criterio no con pontifices de la secta de la ignorancia vestida de academia.