Mientras en Bucaramanga marchan por el agua, en Barrancabermeja contaminan el agua y no pasa nada

Lo mejor del Magdalena Medio es al agua, pero mientras en Bucaramanga la pelean en las calles para que nadie se atreva a contaminar sus fuentes hídricas, en Barrancabermeja el alcalde guarda un silencio bastante raro, y si no fuera por algunos de los habitantes del puerto, nada pasaría.

Andrés Miguel Sampayo
Andrés Miguel Sampayo
Estudiante de doctorado en Estudios Políticos e Internacionales
70 Seguidores3 Siguiendo

0 Debates

14 Columnas

Columna

1448

0

19 de Octubre de 2017

En una que di en junio de 2016 en Bucaramanga sobre la geografía y economía de Santander, recuerdo que al finalizar se emprendió un debate, y en ese instante el padre Eduardo Díaz, ese mismo que caminaba y defendió con los habitantes de Barrancabermeja el derecho a la vida en los años 90, levantó la mano y dijo “es momento que Bucaramanga asuma su rol de liderazgo como ciudad capital de Santander, Barrancabermeja está pasando por un momento regular, y juntas pueden salir adelante, ¿por qué no lo hacen?”, todos se quedaron mirándolo, unos segundos de silencio y empezaron las reivindicaciones “Barrancabermeja es Santander y Bucaramanga también”, ¿entonces?

El 6 de octubre ocurrió un hecho histórico en Bucaramanga, más de salieron a marchar por la defensa del páramo de Santurbán lugar donde nace el agua que se toman en la ciudad de Bucaramanga y su área metropolitana, y que según el Ministerio de Ambiente el 28% del páramo se ubica en el departamento de Santander y el restante 72% se encuentra en el departamento de Norte de Santander, es más, Santurbán tiene 70 lagunas en su interior, y el 70% del agua que consumen los colombianos la producen los páramos, es indiscutible que hay que cuidarlos.

Lo interesante es que la marcha dejó un sello, la gente recuerda a los estudiantes de la UIS saltando y cantando “”. Ganó el alcalde de Bucaramanga con su discurso “vamos a ver si el Gobierno después de esta manifestación insiste en", dejando claro que es un tema del territorio contra la nación, y la gran protagonista, la sociedad civil, la gente de a pie, que salió con afluencia.

Perdieron los políticos cuestionados que querían opacar la marcha con sus ficciones, y perdió el Gobernador de Santander. El de apellido Tavera, simplemente no marchó.

Mientras tanto en el puerto petrolero una empresa que se llama Rediba construyó tremendo basurero al lado de la ciénaga San Silvestre que no es ciénaga en términos técnicos, sino un gran humedal natural que hace las veces de embalse, y se convierte en la fábrica de agua de los habitantes de Barrancabermeja.

Ahora imaginen que la alcaldía de Medellín guardara silencio con un basurero al lado de uno de sus tres embalses de donde sale (digamos que ese embalse sea el de Piedras Blancas). ¿Qué harían los paisas. Se quedarían relajados en sus casas? No lo creo. 

En el Magdalena Medio les tocó unirse al médico pediatra Yesid Blanco, al politólogo Óscar Sampayo y al abogado Leonardo Granados, con el apoyo de instituciones y colectivos ambientales, y una parte de la sociedad civil porteña “quienes con sus propios recursos empezaron una recolección de pruebas contratando drones, geólogos y otra serie de expertos y material que evidenciaran la ” y se la entregaron a la fiscalía, pero “el desestimó el concepto de un médico pediatra, según el cual, los niveles de mercurio estarían generando malformaciones en humanos y animales”. Si eso no es tener un alcalde canalla, ¿qué lo es?

En octubre de 2017, capturaron a la gerente del basurero de Barrancabermeja, se le acusa de “”, en diciembre de 2016 capturaron por “ de la Corporación Autónoma Regional de Santander-CAS”. ¿En manos de qué grupo siniestro se encuentra la CAS de Santander y los dueños del basurero de Barrancabermeja para que el alcalde de Barrancabermeja no sea más enérgico en sus declaraciones?

En 2010 estuve en París con Cata y nos quedamos en el apartamento de Pablo Montoya, el escritor barranqueño de literatura, y una de las cosas que recuerdo de esas noches de conversación en la ciudad de la luz era que Pablo insistía sobre hacer algo con las ciénagas del Magdalena Medio, Pablo siempre que puede vuelve y recalca “con Barranca siempre he tenido la idea de escribir sobre el río Magdalena y las ciénagas que rodean la ciudad. Yo pienso que la riqueza de Barranca .”

Lo mejor del Magdalena Medio es al agua, pero mientras en Bucaramanga la pelean en las calles para que nadie se atreva a contaminar sus fuentes hídricas, en Barrancabermeja el alcalde guarda un silencio bastante raro, y si no fuera por algunos de los habitantes del puerto, nada pasaría.