Los empresarios santandereanos están solos

Mientras los empresarios santandereanos están dando la batalla solos para seguir sacando adelante el departamento, en los últimos artículos de la SillaSantandereana las noticias que recibimos acerca del cuestionado Gobernador de Santander son las “ayuditas” que le hace al grupo de liberales que le pone obstáculos al desarrollo del departamento

Andrés Miguel Sampayo
Andrés Miguel Sampayo
Estudiante de doctorado en Estudios Políticos e Internacionales
72 Seguidores3 Siguiendo

0 Debates

14 Columnas

Columna

716

0

08 de Agosto de 2017

Para evitar malentendidos, dejemos claro que cada quien puede hacer con su plata lo que quiera, hecha la aclaración arranquemos. Cuando papá, que llevaba pocos años de jubilado de Ecopetrol, con mamá y mi hermano menor decidieron invertir en Barrancabermeja muchos los miraron raro, sobre todo antiguos compañeros de trabajo de papá que viven en ciudades por fuera de Santander le decían: “compre en Cartagena”, “váyase para Santa Marta”, “por qué no se va a viajar por el mundo”, a todos esos comentarios la respuesta fue un no rotundo. En enero de 2017 el hotel Villamaría cumplió 10 años, 5 empleos directos y otros 5 indirectos han sostenido esta MiPyme santandereana producto de la terquedad de mis padres y mi hermano menor.

Mipyme traduce micro, pequeñas y medianas empresas, de las cuales y según la clasificación existente para Colombia una micro es la que genera entre 1 a 10 empleos, la pequeña entre 11 y 50 empleos y la mediana entre 51 y 200 empleos. En el país, son las Mipyme las que ponen el 67% del empleo en Colombia, y en Santander las Mipyme que más venden son Indulácteos que está en el sector lácteo, Central Motor América y Brachoautos, dos concesionarios de carros, Seguridad Acrópolis en el sector de vigilancia, y Distribuciones Granabastos que distribuye grandes marcas como Colgate y Nestlé en Santander.

En Barrancabermeja las que más venden independientemente de su tamaño, son Ecodiesel que es una empresa de biocombustibles ubicada en el interior de la refinería de Ecopetrol, Supermercados La Quinta de empresarios barranqueños, que le compite fuertemente a Justo y Bueno, el Éxito y Jumbo, otra es Rampint también de empresarios locales, empresa de ingeniería que construye tanques de almacenamiento utilizados en la industria de gas, petróleo y químicos, Montajes y Construcciones Fermar empresa de ingeniería civil que tiene como visión “estar entre las Empresas Barramejas más fuertes y sólidas en nuestra área de trabajo y posteriormente a nivel Nacional” y Multinsa, empresa barranqueña líder en la industria química.

Las Mipyme crecen compitiendo, mejorando su productividad, jalonadas por empresas más grandes, con un Estado que tenga reglas claras o por lo menos que cumpla su plan de inversiones sin que los políticos interfieran. Lo último no es tan claro y la editorial de Vanguardia que tituló “Una ruta, pero de pérdidas para los santandereanos” lo manifiesta de la siguiente manera: “Pareciera ser que para los contratistas serios, los que de verdad ejecutan un contrato para impulsar una región y obtener una ganancia en ejercicio limpio de su profesión, contratar con el Estado termina siendo una pesadilla. Incumplimientos, demoras, cambios de condiciones, cargas impositivas desbordadas y un infinito etc.”

Mientras los empresarios santandereanos están dando la batalla solos para seguir sacando adelante el departamento, en los últimos artículos de La pata de Santander de la Silla Vacía las noticias que recibimos son acerca del cuestionado Gobernador de Santander y las “ayuditas” que le hace al grupo de Pinto-Anaya, de los mismos liberales que le ponen obstáculos al desarrollo del departamento y no dejan trabajar al alcalde de Bucaramanga que recuperó la capital de Santander de la quiebra que ellos mismos habían ocasionado.

Por algo el manifiesto “Derrotemos a Serpa” del ingeniero Rodolfo Hernández, alcalde de Bucaramanga, deja en evidencia cómo el senador liberal “lleva más de 50 años viviendo del erario público” mientras él, el ingeniero Rodolfo Hernández, lo único que ha hecho “es construir vivienda para miles de familia de Santander…y se articula con otras declaraciones que dio el 10 de julio acerca de la forma como se creen señores feudales esos liberales y así repartirse el territorio: “la esposa de Fredy Anaya, ahora la ponen de candidata a la Cámara de Pinto [Congresista actual por Santader], de dónde sacaron la plata para hacer la campaña, cómo es posible que un funcionario de 10 millones de pesos de sueldo, que nunca ha trabajado en el libre mercado tenga una casa allá en Ruitoque de 6mil millones de pesos, eso parecen magos”. Ese siempre ha sido el proceder de los liberales y del clan Aguilar, recordemos que Didier Tavera fue uno de los secretarios estrella del gobernador Hugo Aguilar.

Entonces, la economía de Santander creció en 2016 solo el 0,2%, por debajo del total de la economía de Colombia que creció el 2%, pero en 2015 había crecido 3,1% y en 2014 7,9%. El crecimiento del PIB del departamento viene en picada, pero Santander ha sido un motor historico para Colombia, que ha tenido una “industrialización [que] estaba altamente concentrada en las cuatro ciudades principales Medellín, Bogotá, Cali y Barranquilla y en algunas intermedias Manizales, Pereira, Bucaramanga, Barrancabermeja y Cartagena, junto con su entorno rural,” como lo expone Fernán González en Poder y Violencia en Colombia (González González, 2014, pág. 228).

Para seguir teniendo dos ciudades santandereanas jalonando el PIB de Colombia, toca seguir resistiendo desde las empresas locales, las MiPyme que son las primeras afectadas con alguna desaceleración económica, ¡aguanten! El agobiante e injusto sistema político que ha gobernando Santander y desfalcó a Bucaramanga hasta la llegada del ingeniero Rodolfo Hernández, tiene sus días contados.

Bibliografía

González González, F. (2014). Poder y violencia en Colombia. Bogotá: CINEP.