La intermediación financiera y la privatización del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga

En la ciudad de Bucaramanga existe un debate en torno a la posible venta de un paquete de acciones del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga y su posible privatización. Este artículo se enfoca en la privatización que en la practica ya vive la empresa, producto de la intermediación financiera.

Christian C. Luna
Christian C. Luna
Politólogo
56 Seguidores148 Siguiendo

0 Debates

3 Columnas

Columna

530

0

08 de Abril de 2017

Los empresarios industriales y agrícolas tratan siempre de reducir costos de producción manteniendo bajos los salarios de sus empleados, pero esos empresarios saben que es de los bancos de quienes deben cuidarse. Es el caso de la Empresa del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, donde a pesar que sus trabajadores han cedido a derechos salariales adquiridos, los altos costos de operación están en las deudas con Bancolombia y el Grupo Aval.

El Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, en la práctica, ya está privatizado. A esta conclusión se puede llegar a partir del diagnóstico sobre el estado financiero que hizo el Ingeniero Aurelio Suárez a la empresa, que enfrenta una situación compleja en términos del flujo de caja por el alto costo de las deudas contraídas. En el año 2013, únicamente 3,46 de cada 100 pesos se destinaba para pagar la deuda, sin embargo en el año 2015 se destinaron 26 pesos de cada 100 para cubrir el valor de las obligaciones bancarias. Es decir, en dos años se multiplicaron por 8 los costos operacionales de la empresa para cubrir la deuda, situación alarmante para cualquier empresa y más preocupante aún si esta es la encargada de llevar el agua a los bumangueses.

Agrega Suárez que entre los años 2016 y 2025 habrá que cancelar $248,000 millones, que corresponden al 84% de la deuda más los intereses. Esto implicaría una concentración de los pagos que terminará golpeando muy fuerte a la empresa, porque, cuando se afecta la liquidez, se afecta toda la estructura financiera. La empresa quedaría anémica, hasta que se vaya descomponiendo. Así el sistema financiero, por medio de la intermediación, condiciona el accionar de la Empresa de Acueducto de Bucarmanga, alterando su objetivo principal, que es brindar los servicios de acueducto y alcantarillado a sus usuarios.

Ahora bien, sumado a la difícil situación financiera del acueducto, el gobierno nacional ya manifestó que está buscándole cliente al 15% de la participación accionaria que tiene del acueducto. Y actualmente, el alcalde de Bucaramanga, contrario a lo que había prometido, está interesado en vender el 3,84% de las acciones que el acueducto había logrado readquirir, justificándose en que hay que vender para pagar las deudas y no entrar en cesación de pagos.

Con la venta de este porcentaje no se soluciona el tema de la deuda, pero sí se abre el boquete devorador de la privatización porque si sumamos el 15% y el 3,8% resulta un jugoso 18,8% para cualquier inversionista que desee empezar a apoderarse del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga. Mientras en el mundo la tendencia es que los acueductos pasen de manos privadas a la administración estatal, aquí seguimos insistiendo en el modelo ELECTRICARIBE, que consiste en prestar un pésimo servicio público, mientras un puñado de privados se quedan con todas las utilidades. Ese es el modelo que conduce al fracaso.

En pocas palabras, el verdadero problema es que la Banca se tomó la empresa, contrario a los intereses de la ciudadanía en general. No es posible mejorar la prestación de servicios a la ciudadanía cuando se trabaja para pagarle deudas al banco; mientras en Colombia no exista un sistema financiero al servicio del desarrollo nacional vamos a seguir soportando la especulación con las tarifas.

La solución a esta situación es un gobierno que ponga el sistema financiero al servicio del desarrollo productivo nacional, esta debe ser una exigencia de la ciudadanía. Los usuarios del acueducto debemos exigirle al gobierno nacional que concurra a solucionar este problema, junto con el departamento y el municipio. Debe haber una inyección de recursos que permita solventar la deuda, para concentrar todos los esfuerzos en el fortalecimiento de una de las empresas insignias de la ciudad.

¿Si los santandereanos fuimos capaces de sacar a la GREYSTAR del Páramo de Santurbán, no vamos a ser capaces de defender el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga?

Adenda: Total rechazo al ataque perpetuado por orden de Donald Trump en el territorio soberano de Siria, esta agresión viola el derecho internacional, amenaza la paz mundial y es vergonzoso que nuestro presidente salga a defenderla.

Christian C. Luna