De la Gobernanza a la Farsa

Hace ya varios días cerró su cuenta de twitter con la excusa de que era víctima de ataques injustificados; yo creo que la cerró porque quería borrar su pasado de columnista anti político mientras se transformaba en político,  político de esos de los que él tanto escribió, que no les importa pasar por encima de las leyes, que se atornillan a sus puestos a pesar de las faltas

Manuel Parada
Manuel Parada
Administrador de Empresas
44 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

12 Artículos

Artículo

617

0

13 de Diciembre de 2016

Conocí a Manolo Azuero por allá a finales de 2010 cuando la ola invernal casi acaba con el Departamento.  Recuerdo que una noche llovió torrencialmente y la noticia en la mañana era que  se había desbordado un rio en el norte de la ciudad. Llamé a las 6 de la mañana a dos grandes amigos; Juan Guillermo Vargas y Pedro Ordoñez, “hagamos algo mano, esa gente esta muy jodida”, les dije,  y ese mismo día en la noche organizamos una reunión en un bar en el que yo en las noches era Dj y junto con lideres juveniles y empresariales creamos un movimiento que se llamó

Manolo hacía poco había iniciado su oficio como columnista y alguien lo invitó al proyecto.  Durante esa navidad recuerdo que logramos recolectar varias toneladas de ayudas humanitarias que luego fueron entregadas en el norte de la Ciudad, El Playón y otros municipios afectados por la ola invernal y hasta organizamos un súper concierto con artistas Nacionales que luego por una imposición de Sayco & Acinpro decidimos no realizarlo.

Pienso que compartíamos el mismo compromiso de trabajar por los más necesitados lo convencí de abrir su cuenta de Twitter e incluso fuimos compañeros de lucha virtual contra algunas de las medidas que el alcalde de la ciudad de la época tomaba.  Su animadversión por la clase política era evidente, no le gustaba nada, si pavimentaban la carrera 15 decía que era mejor pavimentar la 14, cuestionaba las contrataciones a dedo, reprochaba que Valentina (La asistente de Lucho Bohórquez) contratara a sus amigas, ponía en tela de juicio los concursos de méritos donde desde antes se sabia quién iba a ganarlos, no tenia problema en irse lanza en ristre contra ningún político o familiar de político, incluso, si la memoria no me falla, alguna vez tuvo una discusión con su tío Jorge Figueroa.

Por eso hoy después de un año de él estar al mando de la ciudad es cuestionable su silencio, mas cuando todo lo que los otros hacían que le indignaba ahora sucede bajo su beneplácito; por ejemplo, el Alcalde contrata a su madrina, sus amigos cercanos ganan el doble de lo que ganaban las amigas de Valentina, cientos de millones de pesos a dedo, un concurso de méritos en el Acueducto donde semanas antes ya toda la ciudad sabia el nombre de la ganadora, se reúne José Obdulio de quien antes decía que había defendido las administraciones que llevaron a Bucaramanga al caos y con Álvaro Uribe a quien le criticaba su forma de hacer política con el argumento de “el fin justifica los medios” y ahora se reúne con el Senador Jaime Durán Barrera de quien dijo en un debate en la que había sido patrocinador y defensor de la administración anterior que tanto mal le había hecho a la ciudad y que jamás se sentaría con él.

Hace ya varios días cerró su cuenta de twitter con la excusa de que era víctima de ataques injustificados; yo creo que la cerró porque quería borrar su pasado de columnista anti político mientras se transformaba en político,  político de esos de los que él tanto escribió, que no les importa pasar por encima de las leyes, que se atornillan a sus puestos a pesar de las faltas, que apenas consiguen una migaja de poder son dominados por la soberbia y la arrogancia. Eso, lo que ahora es.

Ojalá y para bien de la ciudad estas fechas decembrinas alguien de los que le habla al oído se quite las rodilleras y le haga caer en cuenta de lo mal que lo esta haciendo, que no me escuche a mi, que lea el periódico, que salga a la calle, que hable con la ciudadanía, que recupere al Manolo interior que seguro sigue vivo por dentro y se de cuenta, de una vez por todas, que su famosa Gobernanza es una completa farsa.

 

 

Comentarios