Alcalde: no maneje más a Bucaramanga como a su empresa

Sí Alcalde, la gente está mamada de los corruptos y de los ladrones, no solo de esta ciudad sino del país, y hay muchos ciudadanos que aún creen fervientemente que usted puede rescatar a Bucaramanga del caos en el que estaba. ¿Entonces, por qué la pretensión de gobernar solo? 

Laura Sanabria Rangel
Laura Sanabria Rangel
Periodista
46 Seguidores4 Siguiendo

0 Debates

3 Columnas

Columna

915

0

02 de Marzo de 2017

Tras la impopular medida del pico y placa en el Centro de Bucaramanga, levantada transitoriamente , una cosa quedó clara: si el alcalde Rodolfo Hernández Suárez quiere ver materializado su proyecto político debe dejar de manejar la ciudad como a una empresa y escuchar a los miles de ciudadanos que, a la final, fueron los únicos que lo eligieron.

El debate sobre si dicha medida es o no favorable para la movilidad del Centro de la ciudad debe darse.

En el área metropolitana por cada  hay un vehículo, una cifra absurda para las precarias vías y cortas distancias con las que contamos, en relación con otras ciudades capitales; sin embargo, cada cual está en su legítimo derecho de movilizarse de la manera que prefiera, y a su vez de criticar los problemas de improvisación y mal servicio que tienen los principales medios de transporte público: Metrolínea y los taxis.

Sin embargo, esa facultad basada en el derecho de propiedad a comprar, en este caso, el vehículo de preferencia, no invisibiliza el hecho de que los bumangueses somos altamente indiferentes ante la movilidad sostenible y que existe un ambiente de desprecio por lo público, que aún cree que se debe priorizar al carro o la moto sobre el peatón y los usuarios de transporte masivo.

A pesar de los pros que se puedan analizar del pico y placa en dicha zona, entre esos, su necesidad para incentivar el uso de medios de transporte alternativos o para disminuir los índices de contaminación, la manera en la que la medida fue implementada la invalida.

Aunque se puede estar convencido de que era adecuada para Bucaramanga, y que no existe evidencia de peso que compruebe que haya quebrado comerciantes, las protestas son legítimas.

Ninguna propuesta, por muy buena que sea, puede ser apoyada en medio del autoritarismo y la ausencia de socialización. El mandatario antisistema y apolítico, no puede olvidarse que fue elegido por los ciudadanos y que les tiene que rendir cuentas, así como escucharlos, aún creyendo tener la razón. El ejercicio público no se hace dando manotazos en un escritorio, sino en conjunto.

Sí Alcalde, la gente está mamada de los corruptos y de los ladrones, no solo de esta ciudad sino del país, y hay muchos ciudadanos que aún creen fervientemente que usted puede rescatar a Bucaramanga del caos en el que estaba. ¿Entonces, por qué la pretensión de gobernar solo?