Presidenciables debaten sobre el futuro de los hidrocarburos

Posiciones que debatieron el alcance de la consulta popular y el mecanismo no salió tan bien librado por la mayoria de aspirantes, otros abrazan al gremio y otros proponen una salida verde ya. Qué dijo Claudia López, Petro, Juan Carlos Pinzón e Iván Duque sobre el futuro fósil de Colombia.  

Andrés Vargas Ferro
Andrés Vargas Ferro
Politólogo y periodista
133 Seguidores173 Siguiendo

0 Debates

19 Columnas

Columna

329

0

26 de Septiembre de 2017

La agenda de la industria petrolera cada vez más toma nuevos puntos de giro y su situación la ha llevado a replantearse su protagonismo frente al siglo XXI. Los precios moderados, las consultas populares, la soberanía energética y la transición a energías renovables, hacen que el sector tenga un llamado necesariamente a la reinvención.

Durante el III Congreso de la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP) se encontraron candidatos y candidatas que aspiran a la presidencia. El termómetro de las distintas respuestas y discursos midió las posturas que en su caso más extremo del debate, como la promesa del exalcalde Gustavo Petro que espera desde el día 01 de su mandato, una transición de energía fósil a energías limpias: “Ecopetrol, eso es lo que propongo, tiene que reconvertirse en primer lugar en la primera generadora de energía solar de América Latina”.

Mientras que el exministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, afirmó que es fundamental la energía fósil para hacer esa transición energética que es ineludible para el mundo, “es necesario tener los fondos que permitan migrar hacia la tecnología, el desarrollo social y la infraestructura que se requiere para hacer el tránsito con realismo”.

Pero no solamente la transición energética fue uno de los puntos centrales en el encuentro, la consulta popular también fue una pregunta obligada y la mayoría de los candidatos coincidió en una regulación. Incluso, sorprendió cuando la senadora Claudia López afirmó que: “Tenemos que encontrar un equilibrio, decente, justo y pertinente con tiempos limitados que no sea un chantaje ni una pugna política, entre democracia local y desarrollo nacional, eso es perfectamente posible si hay reglas claras. No es lógico que se haga ordenamiento ambiental, ni ordenamiento territorial vía consulta popular, eso es absolutamente ilógico”.

Ahora, las críticas a la consulta popular no sólo vinieron de los aspirantes al gobierno, también sorprendió cuando unas horas antes, Brigitte Baptiste, la directora del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt afirmó una postura similar a la de López, en el marco del Congreso, para Baptiste la pregunta sobre si es agua o es petróleo, no da pie a un cuestionamiento legítimo para el desarrollo o para el ambiente. De hecho, incluso señaló que las consultas populares no deberían ser vinculantes, una afirmación seria para los defensores del ambiente y de la democracia directa. Lea más sobre las consultas populares en: 

Otro de los candidatos como Iván Duque dijo que en “Colombia no puede despreciar el petróleo”, por los ingresos que se esperan dentro de la planeación fiscal del país y habló de una serie de mensajes urgentes que necesita la industria en temas de confianza a las regiones productoras modificando el Sistema General de Regalías, “donde las regiones productoras vuelvan a recuperar mucho de lo que se le despojó aceleradamente y pensar siquiera en una distribución 50/50”.

Así, las miradas están en disputa y las opciones de gobierno se hacen radicales en tiempos de transición; para los políticos mantener el apoyo a la industria abiertamente es un reto, cuando hay un cuerpo electoral que reclama una “ciudadanía verde”, porque además los candidatos entienden que por el momento es el sector de hidrocarburos, el que ha aportado billones de pesos a la riqueza nacional.

El sector se debate en un dilema del gobierno actual y del futuro en donde la visión de país va a impregnarse del candidato o candidata victoriosa. Sin embargo todos concuerdan en un tránsito obligado con matices. Unas, como Claudia López le apunta a una nueva forma de entender la Consulta Popular y rechaza el fracking en donde el sector espera que lo abrace. Otros, como el exministro Pinzón le dice sí al fracking “hay que hacerlo”, señala y plantea una industria que pueda seguir generando riqueza fiscal que ayude a garantizar en Colombia, según explica, los derechos de ciudadanos y ciudadanas.

Para más información del sector extractivo en Colombia visite: