Los Jóvenes proponen al Gobierno como debe ser la Educación para el Desarrollo Rural

Los jóvenes rurales le solicitan al Gobierno una política de educación rural que se extienda desde la educación inicial hasta la educación superior, que sea pertinente, de carácter vivencial, con modelos flexibles y superflexibles, y con enfoque territorial.

 Silfredo Fuentes Chiquillo
Silfredo Fuentes Chiquillo
Lider Social
3 Seguidores138 Siguiendo

0 Debates

2 Columnas

Columna

238

0

15 de Mayo de 2017

Los Jóvenes Rurales de la Red Nacional de Juventud Rural  de Colombia hicieron escuchar su voz en la audiencia pública sobre educaciones rurales que se realizó en el salón Luis Carlos Galán Sarmiento del Capitolio este 11 de mayo convocada por la mesa nacional de educaciones rurales y con la facilitación del espacio de el representante Víctor Correa del Polo Democrático Alternativo.

Dentro de los principales aportes de los jóvenes rurales hacia la construcción de una política pública de educación rural se destacó la necesidad de una educación rural para la inclusión social y económica, que tenga en cuenta la transición del sector educativo al productivo, que sea capaz de integrar la necesidad de preservar los conocimientos y saberes ancestrales con los intereses de crecimiento económico del país, valorando y respetando el conocimiento local y al territorio como eje de desarrollo rural. “La educación rural debe permitir que los jóvenes se sigan involucrando con los saberes locales combinados con la innovación” expresó Silfredo Fuentes representante del círculo general de Formación de la red.

Por su parte, Nazly Catalina Ortiz, Directora de la Fundación Planeta Rural expresó  “Los jóvenes no requieren una política de educación aislada, puesto que no se trata solamente de formación sino de puentes y articulaciones  que faciliten el  acceso al mundo laboral y productivo”. La Fundación Planeta Rural es una organización sin ánimo de lucro que tiene como fin empoderar a los  jóvenes rurales como actores protagónicos para el desarrollo de un campo próspero y sostenible.

Se insistió en la necesidad de generar estrategias para fortalecer el acceso y la calidad de la educación superior para los jóvenes rurales en sus territorios sin que estos se vean en la necesidad de migrar a ciudad para formarse. Los jóvenes rurales le piden al Gobierno, entender que la educación superior no puede ser un puente migratorio y que los jóvenes se deben quedar en el campo pero integrados a los procesos del territorio, a los procesos de agricultura familiar, a los procesos de cadena de valor con los gremios y a las diferentes dinámicas productivas rurales. Para los jóvenes rurales un campo con oportunidades y unos jóvenes con capacidades que les permitan aprovechar esas oportunidades facilitará que los jóvenes elijan quedarse en el campo y vivir en él y para él.

En temas de infraestructura los jóvenes  reclaman su derecho a tener escenarios deportivos y de ciencia, tecnología e innovación, así como acceso a fuentes de financiación de sus proyectos productivos integrados a los planes territoriales para facilitar su permanencia en el campo. 

La opción de “jornalear” por parte de los jóvenes rurales en condiciones de informalidad laboral como gran problemática del mercado laboral en el campo, es cada vez una opción que menos quieren elegir los jóvenes. Por lo cual, los jóvenes rurales insisten en fortalecer las capacidades de los territorios en Ciencia, Tecnología e innovación para superar el pobre dinamismo económico, y ampliar las posibilidades de generar valor agregado con empresas de ellos mismos, esto es logrando una inserción productiva mediante el emprendimiento y la creación de empresa con jóvenes rurales, lo cual es un gran potencial para un país altamente rural como Colombia.

 

Los jóvenes rurales le solicitan al Gobierno una política de educación rural que se extienda desde la educación inicial hasta la educación superior, que sea pertinente, de carácter vivencial, con modelos flexibles y superflexibles, y con enfoque territorial. “El campo urge de una escuela abierta, inserta en el territorio, en la cultura, en el ambiente, en la complejidad de la sociedad rural. Esto va más allá de un plan, esto es una política, que debe ser integral y sistémica”, insistió Nazly Catalina Ortiz.

“Los jóvenes rurales  somos héroes del campo que día a día alimentamos al mundo” Dijo Silfredo Fuentes.