Extractivas: ¿Una industria vergonzante?

Tal vez las petroleras privadas no veían la necesidad de comunicar algún mensaje positivo con regularidad y los asesores decían a modo prehistorico: “callados, mejor”, sin ningún animo de difundir ni siquiera las buenas prácticas.

Andrés Vargas Ferro
Andrés Vargas Ferro
Politólogo y periodista
125 Seguidores173 Siguiendo

0 Debates

18 Columnas

Columna

184

0

17 de Julio de 2017

Agua y aceite, una reacción química que también se refleja en lo social. Polarizar facilita una enemistad que no deja ver, ni proponer las soluciones conjuntas, entre comunidades, empresa y gobierno sobre las visiones de país que se necesitan para desarrollarnos, de una manera principalmente respetuosa con el ambiente y que a su vez fomenten el trabajo para los colombianos y los ingresos fiscales de la nación.

El mensaje de la industria en tiempo de cambios está permeado, y lo dicen algunos líderes del sector, por algún tipo de vergüenza, en donde la opinión exacerba los desafíos y muy poco se habla de los beneficios. Una de las ventajas básicas y de las cuales países desarrollados, que han administrado de manera ejemplar sus recursos energéticos como Noruega, es lograr la autosuficiencia.

Noruega con un poco más de 5 millones de habitantes pasó de ser un país sin gas ni petróleo y sin experiencia, a ser exportador en unas pocas décadas y con una de las mejores administraciones del recurso para beneficio y futuro del país. Según cifras de  (Comtrade) más del 57% de las exportaciones del país está relacionado con el sector energético-fósil y en segundo lugar, la pesca; parece entonces que la industria petrolera y alimentaria si pueden convivir, a diferencia de los señalamientos de sus mayores detractores.

Colombia va para 100 años de historia petrolera y también comparte un rango de exportación por el orden del 50% en hidrocarburos, pero aún no ha aprendido a administrar debidamente los recursos productos de la extracción. Lo bueno del sector, de la experiencia, del talento colombiano es opacado por poderes corruptos, que se roban la riqueza nacional y la inversión social. Mientras las comunidades siguen pagando los impactos socio-ambientales sin que reciban los beneficios deseados de la distribución de la riqueza.

Son varias las variables que profundizan dicho decaimiento: uno, la falta de transparencia en la administración de los recursos extractivos en los gobiernos locales que despilfarran y se roban la plata de los colombianos, producto de la contratación que promueven pilas enteras de elefantes blancos y bolsillos llenos por otro; dos, es la dependencia petrolera en unas regiones, en donde la institucionalidad es deficiente y la petrolera es Estado y es la que remedia; tres, la falta de programas sociales que combatan la prostitución y drogadicción en las comunidades extractivas. Estos ejemplos suman válidamente a los indicadores de dicha culpa o vergüenza.

Ahora también la industria es un cluster. En donde la mayoría de empresas privadas, y considero a excepción de Ecopetrol, no se preocupan por visibilizar demasiado una narrativa positiva a escala nacional y los colombianos nos perdemos ejemplos de buenas prácticas que con esfuerzo hacen algunas empresas.

Tal vez las petroleras privadas no veían la necesidad de comunicar algún mensaje positivo con regularidad y los asesores decían: “callados, mejor”. Ahora con la constante movilización social y digital de los defensores del agua, vida y territorio, en donde han ganado un importante terreno en la opinión pública, con un irrebatible respaldo democrático gracias a las consultas populares que les está ayudando a defender su soberanía, las empresas, con este escenario y jugando de antagonista, están pensando en un punto de giro para salir del closet y ponerse más en contacto con una realidad nacional que también depende de un discurso que construye el futuro y ayuda a validar las decisiones más importantes de un país, como lo es la importancia del valor de la seguridad energética nacional.

Para más información del sector extractivo en Colombia visite: