¿Y si Trump engañó a USA, como Santos engañó a los colombianos?

Santos nos engañó a todos, a los que creimos que sería un patán guerrerista y populista como su antecesor y lo combatimos o apoyamos por eso.  

Ray Charrupi
Ray Charrupi
Abogado, Líder Social y cultural
58 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

1 Columnas

Columna

183

0

11 de Noviembre de 2016

Muchos colombianos han despotricado de Juan Manuel Santos, y por supuesto que me incluyo.

 Yo fui Gerente de jóvenes de la campaña presidencial de Sergio Fajardo y luego coordinador de la campaña de Mockus, y reconozco haber dicho cualquier cantidad de cosas en contra de Santos. 

Recuerdo haber liderado con muchos la Ola Verde, y claro que recuerdo haber inventado el concepto del Lápiz que le dio tanta favor abolida a Mockus.  

Santos representaba la continuidad de la postura guerrerista que siempre he detestado. 

Al otro lado de la lógica y la moral estaban los que apoyaban a Santos, por apoyar al más inmoral de los líderes y gobiernos de Colombia.

Los mismos que saben que Uribe tiene dudas con el paramilitarismo, que sus hijos se pudieron haber enriquecido usando el dinero de los colombianos, que su hermano tiene mucho que ver con los 12 apóstoles. Que su padre, se dice, tenía una estrecha relación con el narcotráfico y su muerte obedeció a ajustes de cuentas.

Que sus jefes de seguridad supuestamente usaron el avión presidencial para narcotraficar y fueron condenados. Que al menos 5 miembros de su Gabinete están condenados, que le quitó las horas extras a los trabajadores, que creo la ley 100 y convirtió a los pacientes en cliente y a la salud en un negocio.

Pero los inmorales votaron con Santos convencidos de que continuaría con el legado de Uribe.

Santos nos engañó a todos, a los que creímos que sería un patán guerrerista y populista como su antecesor y lo combatimos o apoyamos por eso.  

Nos engañó y resultó que trabajó por la paz más duró que cualquiera, y sin tener carisma alguno;  silenció las balas, bombas, gritos y llantos de la guerra con las Farc, así haya ganado una vez más la inmoralidad del NO. 

Por eso no me queda otra salida que tener la esperanza que ahora Estados Unidos y el mundo resulten engañados por el candidato más inmoral en la historia de la "democracia".  

Ojalá Trump haya calculado que el ser humano es tan inmoral y poca cosa que muchos siguen o apoyan las peores cosas: el irrespeto, la trampa, el machismo, el racismo, la xenofobia y la guerra.  Y vender odio, es una estrategia rentable de marketing electoral, pues esto conecta al candidato con la mayoría y las mayorías son INMORALES.

Inmorales como los colombianos que votaron por los argumentos de la campaña de Santos I para apoyar al todo inmoral Uribe; inmorales como los ingleses que votaron contra sí mismos para salir de la Unión Europea, inmorales como los colombianos que votaron NO.

Espero que Trump al igual que Santos nos engañe siendo como nuestro Nobel: un diablo en campaña, que ha gobernado como estadista que trasciende, nos entrega un país sin guerra.

Se debe seguir mejorando pues es mucho lo que falta, pero hoy un pasaporte colombiano es cada vez es más valorado por el mundo.

Trump pídele a Santos que te enseñe a engañar.