¡Vine a aprender!

La Alcaldía Distrital de Buenaventura se ha convertido en la pasarela por donde posan muchos hombres y mujeres, funcionarios de la administración quienes han llegado a estos sitios producto de la politiquería, despúes de trabajar en campañas muchos sin tener la mas remota idea de lo que significa un cargo público y de los roles que deben asumir.

Leonard Rentería Vallecilla
Leonard Rentería Vallecilla
Activista de Derechos Humanos - Estudiante de Psicología
21 Seguidores32 Siguiendo

0 Debates

1 Artículos

Artículo

120

0

16 de Marzo de 2017

Hoy, cuando abundan en Buenaventura grandes profesionales de las ciencias de la salud, las ciencias sociales y económicas este distrito sigue siendo atacado con la contratación en lo público de profesionales o mejor de mediocres que no tienen la más remota idea de como funciona lo público y mucho menos de cómo funcionan los propios cargos para los que han sido nombrados.

La politiquería cada día toma más espacio en el distrito de Buenaventura, podríamos decir que en gran medida el desconocimiento de quienes lideren las secretarías, las direcciones y coordinaciones en Buenaventura es lo que hace que la ciudad no pueda evolucionar, hoy las instituciones públicas se convirtieron en pasarelas por donde tanto hombres como mujeres desfilan, haciendo uso de su delirio de grandeza y no de su inteligencia.

Hoy, hacerse acreedor de un cargo los hace sentirse más que los demás y terminan por querer tener al pueblo, quienes son sus verdaderos jefes bajo un al servicio de rendirles tributo.

Pero cuando miramos al fondo nos encontramos con funcionarios que solo están donde están por política, pues de no ser así jamás estarían allí. Ellos no tienen ni la más remota idea de como funciona lo público. Es triste cuando uno escucha los discursos más absurdos, incoherentes y sin sentido de muchos funcionarios.

Lo que más tristeza le da a uno es cuando un funcionario que está perdido, presume de ser inteligente y de estar a la vanguardia.

Estas situaciones entristecen porque duele ver cómo ponemos en manos de mediocres y de personas no preparadas los destinos de las secretarías, coordinaciones y demás.

Uno no puede evitar reírse cuando ve a coordinadores, más descoordinados que nadie.

Además las risas avanzan y crecen cuando usan una palabra técnica que se aprendieron por allí y no tienen ni idea qué significa. Pero la meten a su discurso, quedando descontextualizado todo lo que dicen.

Es triste que las luchas que da tanta gente por años se vean en el piso cuando le sueltan un barco tan grande a alguien que no sabe que es un timón.

Mientras los cargos de Buenaventura sean ocupados por tanto mediocre va ser difícil que esta ciudad avance. A este tipo de funcionarios deberían regalarles más bien una beca para que se terminen de formar y vuelvan preparados para saber direccionar los espacios donde los ponen. Si no, vamos a seguir navegando entre la pobreza y las faltas de oportunidades.

¡Primero eduquemos nuestra gente!

Comentarios