Tumaco, capital de la paz. Segunda parte.

Luego de plantear, en la anterior entrega, propuestas concretas de solución para Tumaco enfocadas en lo militar, productivo, institucional, regional y educativo. En esta oportunidad quiero exponer medidas enfocadas en el fortalecimiento de la justicia y en el desarrollo económico, social y cultural del puerto.

Mario Cepeda Bravo
Mario Cepeda Bravo
Director de Página 10, Portal de Noticias
24 Seguidores3 Siguiendo

0 Debates

6 Columnas

Columna

189

0

03 de Junio de 2017

El departamento de Nariño presenta retos importantes para el desarrollo, que tiene que ver con su propia diversidad y tránsito de la guerra a la paz, lo cual hace de Nariño un centro de atención para el análisis, pero también para el respaldo del Estado en la ejecución de proyectos que compensen la deuda histórica que se tiene con la región.

Estas propuestas, de iniciativa ciudadana, tienen como finalidad aportar a la discusión frente a las medidas a tomar para transformar la realidad de Tumaco. Esto no quiere decir, que sean las únicas, la idea es promover el diálogo ciudadano desde las regiones para que el gobierno central escuche la visión territorial.

1. Gobernanza. Fortalecer las instituciones, la sociedad civil, los medios de comunicación y los entes de control con el fin de promover un gobierno abierto, horizontal, efectivo y con la debida vigilancia en la ejecución de los recursos. Esto también incluye, apertura democrática e inclusión de sectores no tradicionales en el proceso político y económico. Por esta razón, las instituciones tienen que adecuarse, transformarse y adaptarse a los nuevos actores sociales y políticos, que tienen el discurso de combatir con la corrupción, y así generar un adecuado aprovechamiento de los recursos. En este punto, el papel de la ciudadanía es el más importante para generar procesos de control social a los recursos públicos. Además, las instituciones deben cambiar de perspectiva, pasando del escritorio a la ciudad, enfocándose en una actividad concreta de servicio público real.

2. Ordenamiento territorial. Planificar el desarrollo regional y urbano es fundamental para generar crecimiento y mayor equidad. Por tal razón, es pertinente utilizar las estrategias e instrumentos que contribuyan a hacer más eficiente el gasto público, generar crecimiento y ordenar el territorio. Además es pertinente, articular capacidades y propuestas de todos los actores públicos para que exista sintonía real entre las soluciones planteadas y el contexto regional o local. Existe un reto para las políticas regionales que consiste en la necesidad de equilibrar el crecimiento dentro del departamento. Aquí los Planes de Desarrollo Territorial-PDTs-, se convierten en unos instrumentos concretos para avanzar en la consolidación de la paz, fomentar la confianza institucional y establecer alternativas reales de desarrollo económico. Finalmente, es necesario llegar a acuerdos respecto del futuro de Tumaco en donde se deben concretar objetivos, metas, estrategias, principales proyectos y recursos a ejecutar durante los gobiernos. En este sentido, los ciudadanos y su capacidad creativa son los actores principales para que Tumaco cambie,  teniendo en cuenta el potencial existente en el territorio y dando respuesta a los desafíos que se le plantean. Una distribución equitativa de os recursos del Sistema General de Regalías podrían concretar muchas sueños y propósitos del puerto,  y así financiar su  desarrollo.

3. Bienes mínimos. Según información del Plan de Desarrollo Departamental, persiste en la Costa Pacífica una desarticulación a las dinámicas económicas y políticas nacionales caracterizada por el bajo acceso a servicios públicos de calidad y bajos niveles de ingreso que afectan el nivel de vida de los habitantes. Concretamente en Tumaco, tiene que revisarse el contrato con la empresa Aquaseo, contratista encargada de la prestación de los servicios públicos en Tumaco. Dos temas preocupantes, primero,  la garantía de financiación de la operación, y segundo, la calidad, oportunidad y eficiencia en la prestación del servicio.

4. Justicia. En su acepción más general se podría definir como dar a cada quien lo que le corresponde.  Para Tumaco, en primer lugar, se deben garantizar los derechos fundamentales de la población, con la presencia estatal efectiva en el municipio. En segundo lugar, se deben fortalecer las capacidades locales, alternativas, propias e indígena de solución de conflictos, con el fin de acercar el estado a las comunidades y promover la tranquilidad en las poblaciones. Por otro lado, es impajaritable  continuar con el reforzamiento de la estructura de la Fiscalía y jueces penales en el puerto. Con el aumento de fiscales especializados, rotación de personal y seguridad para estos funcionarios para que puedan tomar decisiones. En resumen, es necesario legitimar la oferta institucional. El verdadero acceso a la justicia radica en que el servidor público se acerque a la ciudadanía, oferte los servicios de su institución y le entregue al ciudadano las opciones que el Estado tiene para la pronta solución a sus necesidades.

5. Cultura. Tumaco es pacífico. La alegría, la ancestralidad y las tradiciones pacíficas afrodescendientes del puerto han sido las características de esta población. La violencia es un fenómeno reciente, pero no menos grave, que ha modificado estructuras sociales, políticas y económicas en la ciudad. Uno de los grandes problemas que ha generado el narcotráfico en Tumaco ha sido la construcción de una cultura de la vida fácil en donde  se fomentó  la muerte y la obtención de fácil de  recursos.  Por ello,  es fundamental volver a los valores de paz. Fortalecer la educación en todos los niveles, crear condiciones de permanencia, cobertura y motivación para los niños y  jóvenes tumaqueños. También es necesario, jardines infantiles y escuelas adecuadas para que la paz se sienta desde la juventud tumaqueña. La apuesta debe ser por las futuras generaciones. Aquí se debe destacar iniciativas ciudadanas como la liderada por Jairo García, la cual busca crear el amor por la lectura y restarle espacio a la violencia.

El diálogo queda abierto para que se propongan otras posibilidades y soluciones para Tumaco. Lo importante es aportar.