Los idiotas útiles del neoliberalismo. La descentralización 2.0

Me he quitado las vendas de los ojos. Luego de analizar algunas lecturas no volveré a ver igual los procesos de regionalización y localización que se han promovido, por lo menos, desde el departamento de Nariño.

Mario Cepeda Bravo
Mario Cepeda Bravo
Director de Página 10, Portal de Noticias
14 Seguidores2 Siguiendo

0 Debates

5 Columnas

Columna

180

0

23 de Junio de 2017

Tal como señala Mattos (1990), los regionalistas y localistas se subieron al tren de la descentralización pero no tuvieron la precaución de averiguar previamente hacia dónde se dirigía.  Como lo señala Caldeira, (2005) las relaciones entre racionalidades democráticas y neoliberales están entremezcladas, lo cual genera escepticismo sobre las posibilidades de los instrumentos democráticos puedan generar  procesos de justicia social, equidad y participación que estén a favor de intereses generales y, no solamente, represente interés específicos privados como ocurrió en Sao Paulo. En conclusión, según Mattos no se puede afirmar categóricamente que la descentralización sea un medio realmente eficaz para promover un amplio desarrollo local; si es que entendemos que esto significa un mejoramiento generalizado del bienestar de la población afectada

 Como lo expone Restrepo (2012) los procesos de descentralización se han limitado a la política social y los asuntos de infraestructura, turismo y agropecuarios de baja complejidad. Para este autor, todavía no se logra desconcentrar los factores decisivos del crecimiento y la redistribución económica: propiedad, industrialización, gran infraestructura, ciencia y tecnología, crédito y tributación, principalmente. Ante este panorama que se podría esperar de la descentralización y en qué términos se podría entender esta figura para lograr  promover el desarrollo local, democratizando los procesos sociales, aumentar la participación popular y reducir  la injusticia social.

Se debe partir primero desde una visión que permita entender que una reforma de carácter político-administrativo, por sí sola, no es  capaz de modificar el tipo de sociedad, ni lograr los cambios o ampliación de la democracia. 

Creo que toda propuesta o proyecto de sociedad más democrática debe partir desde abajo, desde la ciudadanía, con una fiel comprensión de las realidades y con una proyección hacia intereses generales. Es decir que no debe ser impuesto o copiado de una sociedad a otra. Además hay que considerar que los planes de desarrollo deben considerar que los ciudadanos tienen la  capacidad para transformar la realidad, con lo cual busca mayor ampliación de la ciudadanía y mayor equidad.  Con una mayor participación se lograría mayor legitimidad en la formulación e implementación de las políticas.

Para ello existirían varias estrategias con el fin de lograr mayor inclusión y participación, tales como debates, audiencias públicas e intervenciones  populares como los cabildos. Ahora, desde una perspectiva 2.0 que implica mayor interacción entre participantes, desde una perspectiva colaborativa, colectiva, activa y proactiva que busca soluciones a los problemas. Como consecuencia de esto, el espacio político o institucional, se ha ido configurando en un nuevo espacio generado debido a los cambios culturales, sociales y tecnológicos, que ahora se  denomina la red, o  redes, o también internet. Desde esta mirada la democratización tendría unos matices diferentes porque los actores sociales tendrían mayor incidencia en un contexto que no únicamente sería local o regional, sino también global. De esta manera, se lograría disminuir las distancias, barreras y dispersión para la construcción de un estado nacional que permita una distribución de oportunidades en todas las regiones y apoyo a las decisiones locales frente al desarrollo.

En este sentido, hay que señalar que en Nariño existe un ambiente extraordinario en donde la innovación, la apertura de datos y la participación han confluido, luego de una historia de resistencia, en una nueva forma de gobierno que propone desde el Sur ideas y acciones para el país, qué permite ir más allá de un simple modelo de descentralización y pretende construir nación con una ciudadanía activa.  

 

Referencias

-De Mattos, C. 1990. La descentralización, ¿una nueva panacea para impulsar el desarrollo local? Estudios Regionales, 25: pp. 49-70.

– Caldeira, T., & Holston, J. 2005. State and urban space in Brazil: From modernist planning to democratic interventions. London: Blackwell Publishing Ltd. (pp. 393-416).

 -Restrepo, D. 2012. Descentralización para la equidad. Economía, sociedad y territorio, 12(40), 793-821.