La inocultable ingobernabilidad de Cali

En su plataforma de campaña prometió generar empleo, hacer de Cali la capital del postconflicto, reducir la pobreza y hacer una alcaldía honesta y transparente.

Michel Maya
Michel Maya
Empresario, Consultor, Analista Político, Ex Concejal y Ex Candidato a la Alcaldía de Cali.
31 Seguidores0 Siguiendo

0 Debates

2 Columnas

Columna

1233

0

05 de Marzo de 2017

Se cumplen 14 meses de la administración de Maurice Armitage al frente de la octava ciudad del país (según el Índice de Progreso Social -IPS- 2016), la otrora segunda ciudad de Colombia, eligió en las urnas con un 38% de los votos a un sensible y destacado empresario que se promocionó como apolítico contando con el apoyo mayoritario de la clase política tradicional y de los empresarios. En su plataforma de campaña prometió generar empleo, hacer de Cali la capital del postconflicto, reducir la pobreza y hacer una alcaldía honesta y transparente.

La puesta en escena del gobierno con un gabinete de escasas figuras, permanentes anuncios, lagrimas, improvisaciones, medidas contradictorias como el cobro por pico y placa, intensas jornadas de trabajo, muestras permanentes de desconocimiento en temas de gobierno por parte del alcalde y grandes inversiones publicitarias, se traducen en una percepción generalizada de desaprobación, caos, desgobierno y desesperanza.

La encuesta de Pulso País realizada entre el 30 de Enero y el 5 de Febrero de 2017 muestra que el 53% de los caleños piensan que la ciudad va por mal camino y el 58% desaprueba la gestión del alcalde; La encuesta de Cifras y Conceptos realizada entre el 31 de Enero y el 5 de Febrero de 2017 corrobora lo señalado por Pulso País de manera temática: el 67% califica Mal y Muy Mal a la alcaldía Armitage en materia de Clientelismo, el 66% en Corrupción, el 61% en Seguridad y el 60% en Movilidad. La última encuesta publicada fue la de Gallup, realizada entre el 16 y el 25 de Febrero de 2017, allí la tendencia se mantiene, 58% de los encuestados afirman que las cosas en la ciudad están empeorando, esta cifra sólo es superada en los últimos 15 años por lo que percibían los caleños en la alcaldía del destituido Alcalde Apolinar Salcedo.

Armitage ha sido el alcalde que más ha visitado las comunas, realizando 100 consejos comunitarios, en promedio uno cada 4 días; En su primer año de gobierno ha sido el alcalde que más recursos ha destinado en publicidad, propaganda y comunicación pública, se calcula que la inversión supera los $10.000 millones anuales.  Solamente la campaña “De Cali se Habla Bien” del diario El País le costó al municipio $1.100 Millones de pesos, posteriormente en una sonada licitación bajo la tutela del entonces Secretario General Juan Fernando Reyes Kuri, después de un escándalo por una firma que presentó falsedad en su domicilio y hacia parte de los finalistas (Optima) se adjudicó a la empresa ADD Media Central de Marca 3.500 Millones de pesos para la “prestación del servicio de central de medios para vinculación de medios, plan de medios y ejecución de estrategias de difusión de información de la Alcaldía del Municipio de Santiago de Cali, como parte del proyecto Fortalecimiento de la Comunicación entre la Alcaldía y la Comunidad”.

ADD Media Central de Marca, además de hacer las veces de central de medios también se ha encargado de llamar a los medios a “recordar” la importancia del apoyo económico de la alcaldía cuando estos publican notas o columnas que señalan los errores de Armitage. Es paradójico que, a pesar del control sobre los medios de comunicación, las intensas jornadas, la cercanía a la comunidad, el casi inexistente control político del concejo municipal y de los órganos de control la sensación ciudadana sea de desgobierno, inseguridad y malestar. 

Lo que se percibe en la ciudad es ingobernabilidad, entendida como “la incapacidad del Gobierno para responder a las demandas de bienestar” (Omar Guerrero 1995). La ingobernabilidad es el resultado de “la crisis de gestión del Gobierno” que produce necesariamente una reducción y degradación del apoyo político que le dan los ciudadanos al alcalde. Estamos ante una profunda crisis de legitimidad de la administración municipal. El Alcalde puede seguir yendo a las comunas, hacer un millón de consejos comunitarios, dar grandes anuncios, llorar de manera sensible ante los problemas de la ciudad, pero la ciudadanía demanda soluciones tangibles y concretas ante los problemas reales y sentidos de la ciudad: Movilidad, Seguridad y Servicios Públicos, ya pasaron un año y 2 meses, cada vez queda menos tiempo para lograr la Cali soñada que se prometió.