No hay fronteras para estos médicos

Los miembros de Médicos Sin Fronteras son #TrendingLíder esta semana por ejercer liderazgo colectivo con su labor humanitaria en Colombia y el mundo. Sostienen que “han proporcionado atención en salud primaria, mental, sexual y reproductiva a víctimas del conflicto armado en 20 departamentos del país”. Hablamos con Laura Panqueva Otálora, responsable de comunicación.

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
266 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

315 Columnas

Columna

452

0

09 de Agosto de 2017

* Talleres para mujeres. Crédito: Marta Soszynska/MSF

LRL: ¿En qué consiste la iniciativa de liderazgo Médicos Sin Fronteras?

Laura Panqueva: Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización humanitaria internacional que brinda asistencia médica a poblaciones ante catástrofes naturales, conflictos armados, epidemias o enfermedades olvidadas, sin importar la raza, religión o ideología política. MSF recibió el Premio Nobel de la Paz 1999.

LRL: ¿Cuándo nació Médicos Sin Fronteras y en qué contexto?

LP: Nace en 1971, pero las raíces de la organización se originan en la guerra de Biafra.

En 1967 la provincia declara unilateralmente su independencia, comenzando un conflicto con Nigeria. Biafra es cercada por el Ejército nigeriano provocando una crisis humanitaria. Varios profesionales que se encontraban trabajando en el lugar, consideraban que la misma debía hacer más por denunciar lo que estaba ocurriendo, pero su mandato les impedía hacerlo.

Médicos franceses que decidieron romper el silencio y hablar con la prensa.

Uno de los periódicos que recogió sus denuncias fue Tonus, un semanario médico que estaba reclutando facultativos para crear una brigada internacional de emergencia. Médicos y periodistas deciden pasar de las palabras a los hechos y se unen bajo una nueva bandera: Médicos Sin Fronteras.

*Los miembros de MSF se preparan para conversar con los líderes de las comunidades, antes de que las actividades de psicoeducación comiencen en la zona. Crédito: Lena Mucha

LRL: ¿Cómo ha sido el trabajo de Médicos Sin Fronteras en Colombia?

LP: Como resultado del proceso de paz, los enfrentamientos entre grupos armados se han reducido, pero los civiles siguen atrapados en la espiral de violencia provocada por las organizaciones criminales que se disputan el control del territorio.

La población está expuesta a asesinatos, desplazamientos forzados, extorsión, violencia sexual y una limitación de movimientos que a veces llega a la reclusión en sus propias comunidades.

En 2016, nuestros equipos centraron su actividad en las áreas urbanas de Tumaco y Buenaventura, donde ofrecieron apoyo psicológico a 3.953 personas afectadas por la violencia vinculada a la delincuencia organizada y a los grupos armados surgidos tras el conflicto.

También ofrecimos atención integral a 722 víctimas de violencia sexual. En Buenaventura, atendimos 1.710 consultas mediante un servicio de asesoramiento telefónico confidencial creado en 2015 para víctimas de violencia y violencia sexual y para personas con problemas de salud mental graves.

Seguimos coordinando un equipo de respuesta a emergencias, encargado del seguimiento de la situación sanitaria y humanitaria en las zonas más afectadas por el conflicto. Durante 2016, este atendió 2.012 consultas de atención primaria y 2.677 de salud mental, principalmente con desplazados de los departamentos de Antioquia, Chocó, Córdoba y Norte de Santander.

LRL: ¿Por qué la iniciativa es positiva para el país?

LP: La primera intervención de MSF en Colombia fue en 1985 en el departamento del Tolima, donde asistió a la población afectada por la erupción del volcán Nevado del Ruíz. Posteriormente, intervino en el terremoto ocurrido en Cauca, Popayán (1994) y prestó asistencia médica en los departamentos de Caquetá y Putumayo.

A partir de octubre de 2016, MSF lanzó también su primera campaña de sensibilización en medios de Colombia, para acercar a los colombianos a la labor que realiza en las grandes crisis humanitarias del mundo.

*Los niños alcanzan el punto máximo en una sesión de divulgación organizada por psicólogos de MSF en uno de los distritos más pobres de Buenaventura, denominado Espacio Humanitario. A la derecha, un cartel anunciando el número de teléfono psicológico de primeros auxilios de MSF: "Estamos listos para escucharte”. Crédito: Marta Soszynska/MSF

LRL: ¿Qué es lo distintivo de la iniciativa?

LP: El compromiso humanitario de MSF se guía por los principios de independencia, imparcialidad y neutralidad, que guían nuestra prestación de ayuda en cada uno de nuestros proyectos médicos. Nuestra presencia independiente e imparcial en las situaciones de crisis nos permite dar una asistencia inmediata y temporal a las personas más necesitadas, a las que nadie puede o quiere llegar.

LRL: ¿Cómo han desarrollado la iniciativa?

LP: Nuestras intervenciones son temporales y no aspiran a transformar una sociedad sino a permitir que la población supere un momento crítico. Una gran capacidad logística asegura que nuestros equipos lleguen al lugar indicado con los insumos médicos necesarios para comenzar a salvar vidas lo más pronto posible.

MSF es capaz de responder a las emergencias en un máximo de 72 horas, al tiempo que mantiene sus proyectos en 71 países, gracias a la profesionalización de su logística y cadena de aprovisionamiento.

Controlamos toda la cadena de distribución de ayuda, desde su origen, hasta su destino final, aseguramos el buen uso de los recursos que nos han sido confiados. Disponemos de cinco centrales de compra y almacenaje de stocks permanentemente preparados para dar cobertura inmediata a las emergencias.

Detrás de cada uno de nuestros proyectos hay un enorme trabajo de gestión, coordinación, logística, administración, reclutamiento y formación de recursos humanos. El capital humano es la fuerza vital de MSF. Actualmente contamos con más de 35.000 trabajadores internacionales y locales (médicos, enfermeros, psicólogos, administradores, financieros) todos con un compromiso personal hacia la causa humanitaria y con las poblaciones a las que asistimos.

*La psicóloga de MSF, Brillith Martínez, durante una sesión con una niña de 8 años de edad, quien fue referida por su escuela como una presunta víctima de abuso sexual. 15% de los pacientes de violencia sexual recibidos por MSF en Buenaventura son niños - en promedio tres pacientes a la semana. En la mayoría de los casos, los perpetradores son miembros de la red familiar. Crédito: Marta Soszynska/MSF

LRL: ¿Cuáles han sido los principales aliados?

LP: La población beneficiaria y todas las comunidades donde trabajamos prestando nuestros servicios gratuitos de salud.

Otros de nuestros principales aliados son nuestros socios: personas de todo el mundo que se comprometen con MSF y realizan donaciones mensuales. En la actualidad, MSF cuenta con 6,1 millones de socios en todo el mundo, ellos aportan el 95% de nuestros ingresos.

Esta independencia financiera nos proporciona la libertad de acción para decidir dónde y cuándo intervenir guiados sólo por las necesidades de las poblaciones a las que asistimos.

Redes sociales

Facebook: Médicos Sin Fronteras (MSF)

Instagram:

YouTube: Médicos Sin Fronteras

Linkedin: Médicos Sin Fronteras

*La psicóloga de MSF Brillith, esperando a sus pacientes en uno de los centros de salud mental creado por MSF en Buenaventura. Crédito: Marta Soszynska/MSF

Vea también:

Histórico de Publicaciones de la Red Líder