Los futbolistas ya no son mercancía de los clubes

Los futbolistas de la Asociación Colombiana de Futbolistas son #TrendingLíder esta semana por ejercer liderazgo colectivo para defender sus derechos laborales y económicos, especialmente demandando por inconstitucional los pases de los jugadores. Hablamos con el director Carlos González Puche, quien sostuvo que el fútbol es una mafia a nivel mundial que no es participativo ni democrático.

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
271 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

324 Columnas

Columna

1081

0

16 de Mayo de 2017

INICIATIVA DE LIDERAZGO: ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE FUTBOLISTAS PROFESIONALES (ACOLFUTPRO)

LRL: ¿En qué consiste la iniciativa de liderazgo de la asociación?

Garantizar los derechos laborales de los futbolistas dentro de los clubes deportivos. Ofrecer herramientas y alternativas a los jugadores en sus procesos judiciales.

LRL: ¿De dónde surge o qué los llevó a crear la asociación?

El narcotráfico se adueñó del fútbol colombiano y trabajar en defensa de los jugadores ha sido complejo, no en vano Luis Bedoya (expresidente de Colfútbol) está preso en Estados Unidos. El fútbol es una mafia a nivel mundial, es un monopolio y no tiene nada de participativo o democrático.

En 1904 se inventaron unas reglas y a partir de ellas empezaron a construir un ‘Estado’, pero los que hemos jugado en ese Estado no hemos tenido voz, participación ni decisión, hemos sido objetos de propiedad de los clubes. No se exigía un contrato laboral, por el solo hecho de registrarse al club se era de su propiedad.

ACOLFUTPRO nace para defender a los futbolistas del abuso de los empleadores en Colombia.

* Manifestación de ACOLFUTPRO antes de iniciar un partido

LRL: ¿Cómo es este esquema en Colombia?

El monopolio establece reglas y si alguien quiere jugar al fútbol solo puede ser inscrito en 36 empleadores (clubes). Tienen capacidad de abuso, monopolio y control. Demostrar que existen derechos de los jugadores, y reglas y obligaciones por parte de los clubes, ha sido una lucha titánica.

En el año 1979 el narcotráfico encuentra en el fútbol un mecanismo de reconocimiento y ejercicio de poder sobre la población, que otras actividades no permitían. Miguel Rodríguez entra en 1978 al América, Pablo Escobar entra en 1980 al Nacional y al Medellín. El señor Dávila –que está preso- continúa siendo el dueño del Unión Magdalena.

No hay apoyo porque el Estado a través de Coldeportes -institución de encargada de inspeccionar, vigilar y controlar- no ha cumplido su labor. Si el fútbol se detiene no hay distracción, porque es el opio del pueblo.

LRL: ¿Cuál es la importancia de la asociación de futbolistas?

Hacer oposición es ir contra todo el mundo. El fútbol tiene el Código Disciplinario de la Federación Colombiana de Fútbol, en el Art. 3º establece que ningún jugador “podrá someter disputas de tal naturaleza ante tribunales ordinarios a menos que se especifique en la reglamentación FIFA.” Para los jugadores es como si la Constitución no operará. En un tribunal ordinario, a un jugador no le pueden imponer sanciones de 6 meses a 5 años.

La gente no apoya a un grupo de futbolistas, consideran que todos somos un club o equipo que ganamos mucho dinero. Los futbolistas hombres escasamente tienen escolaridad, es gente que no conoce sus derechos y que le apuesta todo a un sueño, que es salir de la miseria y tener un ascenso social a través del fútbol. A la gente le parece usual que el jugador se convierta en objeto, de préstamo o alquiler por parte de un equipo.

Los informes de la Superintendencia muestran que el 90% del patrimonio de los clubes son activos intangibles, estos activos son la valoración de las transferencias de nuestros derechos deportivos en las contabilidades, los clubes eran intangibles y por eso era tan fácil lavar plata en el fútbol.

*Carlos F. González Puche en Congreso FIFPro. 

LRL: ¿Cómo llegó a jugar fútbol?

Desde que estoy en el colegio me gustaba jugar fútbol, pero al no ser una actividad profesional, a muchos nos interesaba tan sólo como una actividad extracurricular. La mayoría de los que juagábamos, estudiamos ingeniería, economía y derecho. A partir de un torneo de intervalos del colegio, entré a jugar a Millonarios, mientras algunos se jugaban la vida para ser futbolistas. Jamás me imaginé que me pagaran por jugar fútbol. Simultáneamente entré a estudiar derecho, en sexto grado mi padre muere y me veo obligado a trabajar en los negocios familiares. En el año 1978 me ganaba 2 mil pesos mensuales y un año de derecho en el Externado costaba 10 mil pesos. En quinto año, 1980 debuto en el fútbol profesional, pero comienza el proceso de apropiación de los mafiosos.

LRL: ¿Cómo fue su experiencia como jugador?

En 1982 juego de titular en Millonarios, en 1983 no me dejan jugar por reclamar mis derechos, ni me venden ni me prestan. En 1984 juego con el América de Cali quedando campeones. En 1985 vuelvo a Millonarios pero no me contratan, sin embargo, me pagan para mantener el activo.

En el segundo semestre del mismo año me prestan al Cúcuta, hacemos la primera huelga porque no le pagaban a los jugadores. El dueño del equipo era Ricardo Álvarez -un lavador dueño de una casa de cambios en Cúcuta- quien inicialmente nos pagó y trajo jugadores de muy buena categoría. Como el equipo no dio los resultados esperados, se acabó la plata e hicimos huelga.

Regresé a Bogotá, comencé la pretemporada en Millonarios pero me manifiestan que me habían vendido al Pereira, equipo que estaba a manos de un narcotraficante conocido como “Don Octavio”, que mataron tiempo después, ese mismo día decidí retirarme del fútbol.

LRL: ¿Cómo llegó a involucrarse como activista por los derechos de los futbolistas?

Mi tesis de grado había sido sobre la inconstitucionalidad del pase y la transferencia en el fútbol, y le propongo a Felipe Devivero -abogado administrativo, con quien jugaba fútbol- actualizar mi tesis, con la nueva Constitución -más garantista- e interponer una demanda a la Ley 181 de 1995, la ‘ley del deporte’.

Nos enteramos que una persona allegada a la Federación Colombiana de Fútbol demanda la ley del deporte por el artículo que permite el control por parte de Coldeportes. Intervenimos y nos pronunciamos sobre los derechos de los deportistas.

Nos referimos al Art. 32 que establece que únicamente los clubes profesionales podrán ser propietarios de derechos deportivos. Es decir, es la facultad que tienen los clubes para inscribir, registrar o autorizar la actuación de los jugadores.

LRL: ¿Cuáles eran los precedentes jurídicos frente al tema?

La sentencia T-478 de 1994 del Magistrado Cifuentes, acerca de un niño que no dejan jugar en Santa Fe en 1994, pero a quien tampoco le querían entregar sus derechos para poder jugar en otro club. La sentencia resolvió que el niño tiene libertad de escoger en qué club jugar.

Felipe Devivero acababa de llegar de un seminario de actualización en el Tribunal Europeo de Justicia y uno de los casos emblemáticos había sido el caso Bosman -jugador belga que quería jugar en Francia- el Tribunal Europeo le dice a la FIFA ‘sus reglamentos son inaplicables, porque violan los derechos de trabajo y libre movilidad de los jugadores’. Ese reglamento no se puede aplicar en la Corte Europea y por tanto la FIFA tuvo dos años para ajustar sus reglamentos a la normativa y no violentar el Tratado de Roma.

Con base en lo anterior, también se profiere la sentencia que acaba con ‘la esclavitud’ en Colombia, la C - 320 de julio de 1997 proferida por el Magistrado Martínez Caballero. Establece que es inaplicable el artículo 34 para los clubes, porque sí hay un contrato y un vínculo laboral entre un club y el jugador, pero el jugador no puede ser propiedad del club.

A partir de 1997 se estableció que quien no tenga contrato, o el club le incumpla sus obligaciones, queda en libertad de trabajar en cualquier club. Además, que a través de la tutela puede recurrir ante un juez si le están siendo violentados sus derechos al trabajo.

Entre las comisiones de la Federación y la Dimayor y magistrados del Consejo de Estado, Corte Suprema y la Corte Constitucional existen alianzas. Ganar una tutela de la justicia ordinaria es un proceso largo. La Federación y la Dimayor manejan un nivel de relaciones y lobby muy grandes. Es como si los futbolistas no existiéramos frente a los demás ciudadanos en términos legales y reglamentarios.

* Revistas impresas ACOLFUTPRO 

LRL: ¿Cómo llegó a ser el director de la Asociación?

En el año 2003 estaba ejerciendo como abogado independiente, y Luis García y Willington Ortiz como voceros de Iván Ramiro Córdoba, Mario Alberto Yepes y Juan Pablo Ángel, me pidieron que los ayudará a fundar la asociación en Colombia, inspirados en la fundación del primer sindicato de futbolistas en Argentina.

LRL: ¿Qué casos de defensa de futbolistas son destacables?

En el fútbol el primer caso emblemático fue el de Juan Carlos Henao, el arquero del Once Caldas cuando fue campeón de la Copa Libertadores. Sin embargo, el día que quedan campeones, Henao no contaba con contrato laboral. Un mecanismo que se usaba en los clubes era hacer el contrato laboral hasta garantizar que el equipo participara en torneo. Si al equipo lo eliminaban en fases preliminares y no pasaba a finales, no les pagaban el sueldo a los jugadores.

Al haber ganado la Copa, los jugadores costaban una fortuna, y al no tener un contrato vigente con el club podían irse libremente, pero no lo sabían. Henao fue llamado por el Santos FC en Brasil y nosotros lo asesoramos para ejercer su derecho e irse a jugar a Brasil.

Otro caso es Edwin Valencia, jugador de la selección Colombia. Se tuvo que exiliar en Brasil y no pudo jugar por muchos años en Colombia por no tener derechos deportivos para jugar libremente. La razón de su exilio y falta de libertad de movilidad fue que el América de Cali no le pagó por más de 6 meses, obligándolo a recurrir a la tutela para defender sus derechos.

* Carlos F. González Puche. 

LRL: ¿Cuáles son los resultados de ACOLFUTPRO?

Los jugadores comienzan a apropiarse y generar precedentes.

Hoy los futbolistas tienen plena garantía de sus derechos al trabajo, seguridad social y salario sin atrasos.

Participamos en la elaboración de la Ley 1445 de 2011, que obligó a convertir las asociaciones de papel en sociedades anónimas. Hoy, de 36 clubes, 33 son sociedades anónimas, de las cuales tiene control la Superintendencia de Sociedades. Deben tener un capital mínimo y pagar salarios dentro de los 60 días para poder competir.

LRL: ¿A nivel internacional qué han logrado?

Consolidar la asociación a nivel internacional, somos parte de la División América. También de la FIFPro, que es el sindicato mundial de futbolistas reconocido por la FIFA, lo que significa que podemos representar a los futbolistas a nivel mundial. Somos 62 sindicatos en el mundo.

Recientemente me eligieron como uno de los dos representantes dentro del comité ejecutivo de la entidad mundial, donde seré delegado de todos los futbolistas del mundo.

Soy árbitro de la Cámara de Resolución de Disputas de la FIFA. En esta se llevan los conflictos cuando el jugador de nacionalidad distinta a la del club tiene conflictos laborales por incumplimiento de contrato. Son 12 árbitros designados por los futbolistas, 12 árbitros por los clubes y un presidente independiente. Las sesiones son en Zúrich, Alemania y se convocan 2 representantes de clubes, 2 representantes de futbolistas, y un presidente para llegar a una solución.

* Congreso jurídico FIFPro en América. 

LRL: ¿Cómo comparar el fútbol colombiano en materia de contratación y mercado de jugadores con otros países?

La FIFPro hizo un estudio respecto a la situación del mercado y condiciones de contratación de futbolistas. Colombia es un país que se encuentra en la mitad y es privilegiado porque todos los jugadores tienen un contrato de trabajo que debe cumplirse a cabalidad. En Europa Oriental y Asia es muy difícil que esto suceda. En Argentina hace poco hicieron huelga por deudas, en la segunda división uruguaya no pagan y, en Ecuador hay deudas enormes y no pagan.

Colombia junto a Perú son algunos  de los países donde mejor se cumplen los contratos de los jugadores.

Ya está garantizada la libertad de trabajo y aunque a un jugador le paguen poco, le están cumpliendo a la terminación de contrato –es máximo de tres años- el jugador tiene toda la libertad de cambiar de club a nivel nacional o internacional. Es una de las razones por la que hay tantos jugadores colombianos en todas partes del mundo, hemos garantizado el libre movimiento para buscar fuentes de ingresos en donde consideren que se suplen sus necesidades.

Tenemos jugadores colombianos en Europa, África, Asia, Oceanía y América que tienen plena libertad de movimiento.

LRL: ¿Con la legislación existente basta?

No. Hay abusos por parte de los directivos con el lucro constante de los deportistas el cual está denunciando Nairo Quintana en Ciclismo y nosotros en el fútbol.

Creemos que no existe ninguna posibilidad de que solo una de las partes resuelva las decisiones, los deportistas tienen que integrar  los comités ejecutivos de las federaciones, para que ellos, los técnicos y todos lo que hacen parte del deporte puedan participar.

Por ejemplo, en la Federación  Española, el 15% de la asamblea está constituida por deportistas de alguno de los 7 deportes profesionales que tienen establecidos. Lo mismo sucede en Venezuela, donde uno de los miembros del comité ejecutivo es deportista profesional. En Perú salió una ley donde se establece que el 33% de los miembros, de la Federación de la Asamblea Federativa debe ser de los futbolistas profesionales. El proyecto de ley no considera nada sobre el particular y por lo tanto, no se pueden seguir haciendo normas a espalda de los deportistas.

Por otro lado, necesitamos un Estado que sancione. Sí hay reglas para controlar a los clubes, pero aquí no existe la más mínima posibilidad que el autocontrol funcione, mientras no haya un Estado que nos garantice los derechos sin miedo. El tema es más político, porque sin fútbol no hay recreación o esparcimiento.

* Torneo FIFPro América 2016

LRL: ¿Dónde están quedando las utilidades de las ventas de jugadores al extranjero?

La FIFA dice que se han transferido aproximadamente 380 jugadores en el año pasado, pero no todos han sido por los clubes, sino que ha sido gestionado por  cada jugador. Tenemos gran transferencia de jugadores porque el jugador colombiano desde muy joven se lo están llevando, a pesar de que le pagan poco.

La compra se da bajo precios razonables en su mayoría. Sin embargo, no existe un monto exacto. Equipos como el Tolima están vendiendo jugadores a México, a la Liga Americana, a Argentina y Brasil. Según la ley, el dinero de la venta de los jugadores debe entrar a los clubes para fortalecerlos como instituciones pero la plata no entra a los clubes sino a los dueños. Por ejemplo, el Chico ha vendido una gran cantidad de jugadores, pero paga el salario mínimo y no se ven los ingresos.

LRL:¿Se declaran esos valores y pagan impuestos?

Aunque el fútbol se ha formalizado en contabilidad interna y externa de los equipos, se puede evidenciar que aún falta. A partir de la Ley 1445 de 2011 sí hay un control por parte de la Superintendencia, Coldeportes y la UIAF (Unidad de información y análisis financiero). De acuerdo a los artículos 4 y 5 se establece que la unidad debe controlar todos los movimientos financieros de los clubes. La ley ha permitido que ahora se empecemos a construir verdaderas empresas deportivas.

Sin embargo, con el proyecto de ley que van a presentar de julio 20 para el cambio a la ley del deporte, no es clara la posición del Superintendente de Sociedades, ya que propone que los clubes vuelvan a ser SAS y no sociedades anónimas que son las que ahora están fluyendo. Esto implica retornar a equipos de personas, no de socios. No es comprensible la razón por la que se quiere cambiar una  metodología que esta funcionando. Sin embargo, el Superintendente dice que las SAS son mucho más manuales, lo que implica y facilita el manejo de los clubes.

La metodología de sociedades anónimas actuales funcionan bien y son un mecanismo para cotizar en la bolsa como los grandes clubes del mundo, por lo tanto, no debería cambiarse. Clubes como Millonarios, Santa Fe y Nacional están explorando las posibilidades de hacer las primeras expediciones de títulos en la bolsa, para consolidar ese proceso deben ser empresas formalmente constituidas, con socios grandes. En Colombia hay muchos aficionados al fútbol, pero no hay socios en los clubes, mientras en cualquier club europeo el ingreso por boletería es marginal porque la boletería ya está vendida a los socios.

* Jugadores y miembros de ACOLFUTPRO 

LRL: ¿Cómo ha sido el liderazgo colectivo en su experiencia?

Ha sido un pacto y proceso duro. Ha sido calificado por el periodismo deportivo como ‘la organización que quiere acabar con el fútbol’, a lo que he respondido ‘sí, queremos acabar con el fútbol de mafiosos’.

Hemos sobrevivido amenazas de muerte, en mi caso no puedo ir a determinadas ciudades porque subsisten riesgos. Sin embargo, es importante resaltar que a medida que se han ido transformando los clubes en sociedades anónimas y han llegado otros capitales empresariales a hacer parte, todo ha ido mejorando. Colombia tiene mucho talento y en un país de 48 millones de habitantes tenga tan solo solo 36 equipos de fútbol y nivel nacional hay estadios que nadie usa.

Por otro lado, que la Dimayor haya iniciado la liga de mujeres es otra lucha a la que nos sumamos, porque hay miles de mujeres jugadoras que hoy en día reciben  más del salario mínimo.

Redes sociales

Twitter

Facebook ACOLFUTPRO

Instagram

* Equipo mujeres Deportes Tolima asociadas a ACOLFUTPRO

 

 

Vea tambien:

Histórico de Publicaciones de la Red Líder