Uso de cookies

La Silla Vacía usa Cookies para mejorar la experiencia de nuestros usuarios. Al continuar navegando acepta nuestra política.

listo

“Lo que ha caracterizado a la Argentina es una importante participación universitaria en la política”: José Guillermo Godoy.

Fundador y presidente de la Fundación Federalismo y Libertad en Argentina, José Guillermo Godoy asegura que el mayor reto al que se enfrentan los líderes en su país es adaptarse a las nuevas generaciones, a las redes sociales y el rápido ritmo con el que cambian. 

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
377 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

398 Columnas

Columna

86

0

18 de Julio de 2018

Red Líder: ¿Cómo describiría el liderazgo político en Argentina?

José Guillermo Godoy: Por un lado, es un liderazgo sustentado en estructuras que están en crisis, y en algunos casos en bases no tan sólidas. Si bien hay una camada de líderes políticos que, aún con altibajos, han permanecido en escena en los últimos veinte años, hemos tenido muchas apariciones de líderes políticos con presencia fugaz. Desde luego los líderes se han construido con base en su capacidad de generar acciones, o de oponerse a acciones. En su capacidad incluso de generar daño.

En cuanto a ideas, el liderazgo político argentino está muy por debajo de la performance de un país que tiene empresarios destacados y líderes en distintos campos. Es a la vez un liderazgo, como suele pasar en Latinoamérica, con cierta conciencia democrática, quizás en la mayoría de los casos, pero poca, por no decir nula, conciencia republicana.  

R.L: ¿Qué líderes vale la pena destacar y por qué? 

J.G.G: Elisa Carrio. Es una líder que se ha mantenido en escena durante los últimos 25 años, con sus distintos cambios e incluso altibajos. Tiene una sensibilidad muy especial para medir los tiempos en la política, el clima de la opinión pública, y un particular carisma en las entrevistas y los discursos. Su estructura intelectual es muy superior a sus pares, y ha basado su prestigio en la lucha contra la corrupción.

Cristina Fernández de Kirchner. Ha logrado, a través de sus discursos y, por qué no, de algunas acciones de gobierno, una conexión especial con un algún sector para nada desdeñable del electorado argentino. Esa conexión tiene mucho de sentimental, incluso podemos decir pasional, que no tienen otros líderes políticos en Argentina.

Mauricio Macri. Es el político que no viene de la política. Es el hombre que mejor ha comprendido los cambios sociales producto de la irrupción de las redes sociales. Configura un nuevo tipo de liderazgo, y esto se hace particularmente evidente en su política comunicacional. Su debilidad es la falta de sustancialidad de su discurso, que quiera o no, repercute en sus políticas.

Sergio Massa. Es el político que sí viene de la política. Combina rasgos muy marcados de la política tradicional, con figura joven y fresca, con gran sentido de la oportunidad. Su debilidad, la incapacidad de construir lealtades.

R.L: Cada país tiene su propia cultura de liderazgo. ¿Sobre qué bases se ha desarrollado esta cultura en su país?

J.G.G: En un comienzo, desde luego, en su pertenecía a alguna estructura de partido. Sin embargo, como pasa en el mundo, estas estructuras se han ido debilitando. Con el tiempo, los liderazgos se han ido basando en la pertenencia a instituciones con cierta influencia social (clubes de fútbol, sindicatos, medios).

R.L: ¿Cuáles son los mayores retos a los que se enfrentan los líderes políticos en Argentina?    

J.G.G: La posibilidad de instalarse en una era de excesivo ruido informativo, y en generaciones que absorben cambios a altísima velocidad. Seguir el ritmo de estos cambios es una tarea increíblemente compleja. El clima de ideas que predomina en la dirigencia argentina, salvo escasísimas excepciones, es populista en sus distintas variantes. Esto ha provocado un enorme daño a la perfomance argentina.

R.L: ¿Cómo se busca promover el liderazgo político en su país?

J.G.G: Hay instituciones de la sociedad civil que trabajan mucho en esto. En liderazgo social, de base, en emprendedurismo. También hay think tanks en cantidades significativas. Y desde luego lo que ha caracterizado a la Argentina es una importante participación universitaria en la política, que ha ido perdiendo impacto, y a lo largo de los años, ha sido colonizada por el radicalismo y la izquierda, cuya performance electoral en elecciones abiertas ha sido muy baja.

R.L: ¿Qué cualidades necesitan los líderes políticos para enfrentarse a este complejo entorno político?

J.G.G: La originalidad y la intrepidez para captar los vertiginosos cambios en la opinión pública, y adaptarse rápidamente. Tienen que comprender que tenemos una sociedad más independiente, dado que esta tiene más acceso a información y desde su celular ve y escucha lo que quiere y decide. A la vez, las redes sociales son un aspecto, una enorme cloaca, que tiende a vaciar el discurso político. El gran desafío es no perder la sustancialidad.