Encuentro con el Papa, celebrando la vida y la diversidad

El #TrendingLíder de esta semana es la Corporación Colombiana Transiciones Crecer, que promueve un modelo de formación incluyente para jóvenes con discapacidad, por ser invitada especial del Papa a celebrar la vida. 

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
302 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

340 Columnas

Columna

1612

0

05 de Septiembre de 2017

Hablamos con Inés Elvira Restrepo, Presidente de la Corporación, Directora del Programa Opciones y Apoyos para la Transición a la vida adulta (OAT), docente, médico pediatra y mamá de Felipe Rozental, joven de 24 años con Síndrome de Down.

La Red Líder: ¿En qué consiste la iniciativa de liderazgo de la Corporación?

Inés Elvira Restrepo: La iniciativa comprende el programa OAT, que surge en el año 2010 como un piloto en Alianza con la Universidad del Rosario, desarrollando un modelo de formación incluyente para jóvenes con discapacidad intelectual en un espacio de educación superior universitario en Bogotá.

El programa permite que el estudiante desarrolle habilidades necesarias para la Transición a la Vida Adulta (TVA), pero además determina estrategias y apoyos para que el contexto se flexibilice y favorezca una inclusión y participación plena de este colectivo desde su rol de joven ciudadano, sujeto de derechos.

El modelo de formación OAT se articula a su vez con una iniciativa cooperativa (Coopmente), que surge en 2013 y busca brindar una alternativa productiva al egresado del programa, desarrollando líneas de emprendimiento colectivo bajo un modelo de economía solidaría.

De esta manera, se cierra el ciclo formación/ productividad, el cual permite impactar el círculo discapacidad-pobreza, que es el que en pleno siglo XXI ubica a la población con discapacidad entre los grupos más vulnerados, excluidos y marginados en el mundo.

LRL: ¿Qué los motivó a escribirle al Papa Francisco?

IER: En el mundo, sin excluir a Colombia, hay un auge del movimiento eugenésico que se manifiesta en la disminución progresiva de personas, por ejemplo con Síndrome de Down, con una interrupción voluntaria de embarazos hasta del 90% en algunos países.

Entonces qué sentido tiene estar hablando un doble discurso si aún se cuestiona lo establecido en el artículo 10 de la Convención ONU (Derecho a la vida) bajo el argumento de que son vidas no dignas de ser vividas.

¿Si hablamos de biodiversidad, no sería el ser humano el principal y más digno representante de la diversidad? 

 

LRL: ¿Cuál fue la respuesta? Usted nos ha contado que tendrán audiencia durante la estadía del Papa en Colombia.

IER: Esa carta solicitaba que en caso de venir a Colombia, sería importante tener un interlocutor para estas voces silenciadas y plantear que solo ellos son los llamados a decidir si sus vidas son dignas de ser vividas.

Pero queríamos también enviar un mensaje alrededor de la vulnerabilidad y la interdependencia. Al contrario de lo queremos seguir creyendo, lo que tenemos en común los seres humanos es ser vulnerables… y eso no nos resta, sino que nos dignifica.

LRL: ¿Qué significa ese encuentro para ustedes?

IER: Significa que las voces de estos jóvenes tienen eco en mentes abiertas e inteligentes como las del Papa Francisco, capaces de reconocer en ellos una oportunidad para des-armarnos como sociedad y humanizarnos como sociedad. La bondad, la honestidad, la solidaridad, la empatía, la humildad y la compasión, entendida como la capacidad de entender y acompañar al otro son su mayor enseñanza .

LRL: ¿Qué agenda tienen para ese día?

IER: Seremos una de las organizaciones que reciban al Santo Padre el día 7 de septiembre frente a la Nunciatura a las 6:30 pm, como celebración de la vida. Algunos de los  jóvenes del programa leerán un corto testimonio de cuál es la sociedad con la que sueñan, sin duda una que ellos son capaces de construir.

LRL: ¿Qué esperan de esa reunión con el Papa?

IER: Resignificar a través de las voces de los jóvenes con esta condición, el valor y la dignidad del ser humano sea cual sea su manera de ser y estar en el mundo. Celebrar la vida y su diversidad. 

LRL: ¿De dónde surge o qué los llevó a crear la Corporación?

IER: La Corporación Transiciones Crecer es una iniciativa asociativa de familias con jóvenes con discapacidad intelectual, que como sociedad civil decidimos buscar alternativas de vida dignas para nuestros hijos, rompiendo con los roles asistencialistas tradicionales que históricamente hemos cumplido. Las familias y las mismas personas con discapacidad han cambiado sus roles de enfermos receptores pasivos de servicios, al de sujetos activos de derechos.

Pese a que en Colombia existe una de las normativas más completas de América Latina con relación a la población con discapacidad y de haber ratificado en 2011 la Convención sobre los Derechos de personas con discapacidad de Naciones Unidas de 2006, prevalecen la falta de opciones educativas y productivas y la exclusión del sistema formal educativo en Colombia para los jóvenes con discapacidad intelectual, lo que nos motivó a buscar alternativas innovadoras para nuestros hijos.

LRL: ¿Qué es lo distintivo de esta iniciativa?

IER: Más allá de ser una opción de formación educativa, es una plataforma para la innovación social, en la medida en que surge como iniciativa de un colectivo de la sociedad civil y se consolida en alianzas con la academia y la empresa como una alternativa para abordar los problemas complejos actuales de pobreza y desarrollo para grupos sociales vulnerables.

Por otro lado, al desarrollarse en un espacio de inclusión social como es la universidad, le permite cumplir una función transformadora de paradigmas. Es en la convivencia con la diversidad que se aprenden a construir relaciones sociales humanizadas en el contexto educativo en general y en particular en este modelo universitario.

Está acorde con las nuevas miradas y los principios que fundamentan la Convención donde el protagonismo y los actores centrales de los procesos son las personas con discapacidad.

En nuestro caso jóvenes que marcan la diferencia como autogestores, asumiendo un rol de ciudadanos que movilizan a sus pares y reivindican sus derechos. Van abriendo camino, confiando en que las nuevas generaciones como ellos y con ellos transformen realmente paradigmas. Nuestra generación se rajó en la garantía de derechos de muchos grupos vulnerables. La esperanza está puesta en ellos.  

LRL: ¿Por qué la iniciativa es positiva para el país?

IER: Genera alternativas sostenibles y replicables en las trayectorias educativas y productivas  para la población con discapacidad intelectual. Es un modelo que trasciende la formación academicista y plantea opciones  para la construcción de un modelo de sociedad desde lo económico, lo político y lo ético, más justa y equitativa para todos.

LRL: ¿Cuáles han sido los principales aliados?

IER: La Universidad del Rosario: sede y principal aliado desde donde surge y se consolida la iniciativa.

La Universidad Pedagógica: alianza como lugar de prácticas laborales de los jóvenes y aprendizajes colaborativos en cátedras de Derechos Humanos.

La Universidad Javeriana: alianza con la Facultad de Psicología en talleres y aprendizaje cooperativo desde la economía solidaria.  

Empresas familiares de los corporados y cooperados.

Instituciones público/ privadas como el Hospital de Mederi que ha abierto sus puertas para las prácticas de formación socio laboral  de los jóvenes.

LRL: ¿Cómo ha sido el liderazgo colectivo en su experiencia?

IER: Históricamente, la discapacidad ha sido definida desde una perspectiva de enfermedad bajo un modelo clínico rehabilitador. La familia por lo tanto ocupó un lugar de víctima, muchas veces recibiendo al miembro de su familia como símbolo de castigo y receptora de políticas asistencialistas fundadas en lástima y caridad.

El cambio de miradas hacia un enfoque de derechos obliga a las familias a transformarnos en actores y gestores de cambio frente a la realidad de nuestros hijos y la vulneración de sus derechos. Hay que empezar por cambiar los modelos en casa. De cómo veamos a nuestros propios hijos, así los verán los demás.

La discapacidad no puede seguir siendo un “problema” del ámbito privado. Por eso asociarse  como familias alrededor de esta propuesta es lo que ha permitido llegar a donde estamos. Trabajar colectivamente en Colombia y particularmente en discapacidad no es fácil ya que no es un colectivo cohesionado. Cada uno busca la solución a su problema.

Grupos/asociaciones a las que pertenecen

Corporación Transiciones Crecer

Cooperativa Multiactiva Coopmente

Red de Familias por el Cambio Colombia

Redes sociales

www.transicionescrecer.com

Facebook: TransicionEs Crecer

 

Vea también:

Histórico de Publicaciones de la Red Líder