El Corredor del Jaguar puede dejar de existir en cinco años

Es #TrendingLíder la Fundación Panthera que busca asegurar el futuro de los grandes felinos y su hábitat en Colombia, amenazados por la agricultura extensiva, la minería ilegal, la deforestación y la cacería. Hablamos con Esteban Payán, Director Regional de Panthera para el norte de América del Sur.

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
316 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

347 Columnas

Columna

922

0

22 de Noviembre de 2017

*Foto:Panthera Colombia

Red Líder: ¿En qué consiste la iniciativa de liderazgo de la Fundación Panthera?

Esteban Payán: La misión de Panthera en Colombia es asegurar el futuro de los grandes felinos y de los vastos paisajes de los que estos dependen.

R.L: Uno de los principales proyectos de la fundación es el Corredor del Jaguar ¿De qué se trata?

E. P: El Corredor Jaguar de Panthera busca conectar las poblaciones de jaguar. Se extiende desde el norte de Argentina hasta México, buscando preservar la integridad genética de los jaguares, de manera que puedan vivir en su hábitat natural para siempre.

Los jaguares se mueven usando diferentes tipos de paisajes, desde ríos y canales, hasta pequeños bosques y montañas, e incluso áreas agrícolas, fincas ganaderas, plantaciones o el patio trasero de una casa. El corredor busca asegurar lugares por donde el jaguar pueda pasar de sin ser molestado.

En conjunto con asociaciones multilaterales, apoyo gubernamental y trabajo con la comunidad local, Panthera busca mantener el paso seguro del majestuoso y misterioso jaguar a lo largo de toda su distribución ayudando al mismo tiempo a conservar extensos paisajes, sus servicios ecosistémicos y el bienestar de las mismas poblaciones humanas que viven en estos lugares.

*Foto:Panthera Colombia

R.L:  Usted ha dicho que “los jaguares garantizan la salud del ecosistema”, ¿cómo sucede?

E. P: El jaguar es una especie focal por excelencia y esto lo convierte en la especie apropiada para liderar una campaña de conservación a gran escala y garantizar la salud del ecosistema.

El jaguar es considerado una especie indicador, especie sombrilla, especie clave y una indiscutible especie bandera. Como especie indicador, es de las primeras especies que desaparecen de los hábitats intervenidos por actividades humanas, razón por la cual sirven como alerta temprana del inicio del proceso de la pérdida de biodiversidad, pero también como indicadores de gestión de conservación. La presencia de jaguar está afectada negativamente por la presencia de los pueblos. Adicionalmente, las carreteras causan mortalidad y ahuyentan a los grandes felinos.

El criterio para que el jaguar sea considerado como sombrilla es su gran tamaño y su naturaleza carnívora. Esto implica que su presencia está asociada a una gran riqueza y abundancia de especies presas, lo que a su vez implica la existencia de vegetación para mantener estas presas.

R.L:  ¿Esto qué implica?

Lo anterior lo convierte en un predador territorial limitando sus densidades poblacionales por las cantidades de presas que puede sostener su hábitat, y requiriendo grandes extensiones de bosques para sobrevivir.

El jaguar se considera también una especie clave. Las especies clave son aquellas que viven a bajas densidades, pero ejercen una profunda influencia sobre la estructura y la composición del ecosistema. Se cree que los jaguares mantienen niveles demográficos de consumidores y dispersores de frutas, hojas y semillas a raya, y en una eventual ausencia de este control, los cambios demográficos de sus presas alterarían toda la composición y regeneración del bosque.

Finalmente, los grandes carnívoros, como los jaguares, son especies mega-carismáticas de estética atractiva y, por lo tanto, ideales imágenes o “marcas” para liderar campañas de conservación. A estas especies se les conoce como especies bandera.

R.L: ¿Existe alguna legislación que protege a los jaguares?

E. P.: Sí existe, es prohibido matar jaguares, pero en una Colombia absorta en la guerra, la aplicación de esta legislación es casi nula. Esto se agrava por la falta de capacidades de los entes de control y de interés de las Corporaciones Autónomas Regionales. Muchas simplemente no tienen gestión en grandes vertebrados.

R.L: ¿Cuántas especies de felinos hay en Colombia?

E. P: Hay seis especies de felinos salvajes en Colombia. Pero al conservar el hábitat del jaguar logramos proteger a las demás cinco especies y a su biodiversidad asociada.

R.L: ¿Qué riesgos corren?

E. P: La mayor amenaza para los felinos salvajes, los jaguares y para toda la biodiversidad del planeta es la agricultura extensiva, cuando es hecha modificando ecosistemas naturales para sembrar monocultuivos. La segunda amenaza es, también por pérdida de hábitat, la minería ilegal y la deforestación. La tercera es la persecución y cacería retaliativa de jaguares por ataques a ganado, pero esta amenaza la sabemos mitigar de la mano de los ganaderos.

R.L:  ¿Cómo ve usted el futuro de los jaguares?

E. P: Regular, no solo el de los jaguares, sino también el de la biodiversidad en Colombia, especialmente si el gobierno central y los gobiernos locales no implementan la aplicación de la zonificación y se ajustan a planes de desarrollo locales.

Por ejemplo, el Llano está agonizando por la avalancha de agricultura extensiva promovida por el gobierno sin aplicación de una zonificación o las múltiples prioridades de conservación que ya existen.

R.L:  ¿Qué es lo más difícil de la conservación de jaguares?

E. P: La poca voluntad política real y la desigual velocidad de destrucción versus la conservación hecha por fundaciones que dependen de becas y donaciones.

*Foto: Nathalie Regnier

R.L: Panthera es una organización internacional ¿Cómo llegó a Colombia?

E. P: El doctorado en Biología y Antropología que hice en la University College of London en asocio con el Zoological Society of London, fue financiado en parte por Wildlife Conservation Society, y en la mitad del camino, ese apoyo se volvió de Panthera. Al terminar el doctorado y preguntar si me contrataban, me dijeron, que sí, que fundara Panthera en Colombia, esto fue en el 2008.

R.L: ¿Cuál es la prioridad de Panthera Colombia en este momento?

Asegurar los corredores, que en cinco años no van a existir. Estos se encuentran en el Magdalena Medio, entre la Serranía de San Lucas y el Catatumbo. En paralelo, llevamos ocho años trabajando, de la mano de Parques Nacionales, en el proceso de declaración del área protegida Serranía de San Lucas. Necesitamos que sea un área protegida estricta. 

R.L.: ¿Por qué se ha tardado tanto? 

San Lucas se ha demorado por varias razones. El principal obstáculo han sido los miles de mineros ilegales. En segunda instancia, el interés minero del gobierno. Y también se ha demorado por el juicioso trabajo de delimitación participativo que hemos hecho de la mano con Parques y otros socios de conservación.

E. P: ¿Cuáles son las realizaciones y resultados de Panthera?

La incepción del Corredor Jaguar en el imaginario del país, hoy el Ministerio de Ambiente Desarrollo Sostenible reconoce el Corredor Jaguar como una herramienta que no solo protege al jaguar, sino que conserva los bosques y el agua.  Hemos logrado que 30 fincas sean modelo en manejo de depredación. Estamos ad portas de crear el Parque Nacional San Lucas de la mano con Parques Nacionales. Hemos publicado las guías y manuales clave para usar herramientas como el fototrampeo con el Instituto Humboldt, y el Manual del GRECO como insumo de entrenamiento a las CAR en manejo del conflicto entre humanos y felinos. Hemos publicado tres libros: Los felinos de Colombia, Manejo de grandes vertebrados en áreas no protegidas y Manejo del conflicto entre humanos y felinos en América Latina.

R.L:  ¿Cuáles han sido los principales aliados en este esfuerzo de conservación ?

E. P: Sin duda la Unidad de Parques Nacionales, campesinos y ganaderos colombianos.  Tenemos un sistema de amigos de Panthera que también nos ayuda a abrir puertas y tener más influencia. Un aliado nuevo a resaltar es ISA y South Pole Group, con quienes tenemos los primeros bonos de carbono en el Corredor Jaguar.

R.L: ¿Cómo ha sido el liderazgo colectivo en su experiencia? 

E. P: Innovar y traer nuevo conocimiento al país ha sido inspirador para socios y otras ONG con las que trabajamos. Hemos innovado en ciencia de la conservación de felinos, ecológica de carreteras e impacto de infraestructura, sostenibilidad de cacería de subsistencia, ranchos modelos ejemplo de buenas prácticas, recomendaciones de mejores prácticas en cultivo de palma de aceite, y ahora en Café Jaguar y en bonos de carbono.

INFORMACIÓN DEL LÍDER –

Esteban Payán es el Director Regional de las operaciones de Panthera en el norte de América del Sur. Obtuvo su Ph.D en la University College of London y en el Institute of Zoology (Zoological Society of London). El enfoque de su tesis fue la densidad y ecología del jaguar y el ocelote dentro y fuera de las áreas protegidas de la Amazonía colombiana. Durante su investigación, vivió con los Tikunas por dos años y evaluó la sostenibilidad de la caza silvestre en los indígenas y colonos. Sus intereses recaen en la conservación de grandes carnívoros, en la sostenibilidad de la caza silvestre, en el manejo del impacto de la infraestructura y del conflicto entre jaguares y humanos. También ha trabajado en genética de poblaciones y morfología de cráneos de felinos. Nació en Colombia, creció entre Colombia, Estados Unidos y el Reino Unido, y hace poco vive en Cali con su esposa, la joyera Nathalie Regnier, y sus dos hijas. 

Redes sociales de Panthera:

www.panthera.org

Facebook: Panthera Colombia

Instagram:

Twitter:Panthera_Col

Vea también:

Histórico de Publicaciones de la Red Líder