El arte descuidado de los seguidores del líder

En el #RecomendadoDeLiderazgo, este artículo de The Econonomist plantea que hay malos líderes y se pregunta por qué la gente continúa siguiéndolos. Establece que existe una tipología de malos líderes e identifica siete categorías distintas: el incompetente, rígido, intemperante, insensible, corrupto, insular y malo.

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
305 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

341 Columnas

Columna

647

0

24 de Enero de 2017

La mayoría de libros sobre el liderazgo están llenos de ejemplos de maestros reconocidos: Alejandro Magno es uno de los favoritos. De los miles de libros escritos sobre Hitler, pocos se enfocan en cómo sus seguidores estaban hipnotizados por sus habilidades de liderazgo. Es casi como si lo que practicaba no fuera digno del título de "liderazgo", una idea que ha adquirido connotaciones poderosamente positivas.

Pero tradicionalmente y aisladamente se ha considerado el comportamiento de los seguidores como si fuera irrelevante. Como concepto, el "seguidor" apenas existe. Ahora, estos dos libros de académicos femeninos, publicados casi al mismo tiempo, rectificar estos sesgos. El liderazgo, dice Jean Lipman-Blumen -profesora de comportamiento organizacional- debe ser visto como " la interacción entre líderes y sus seguidores". Barbara Kellerman -profesora de ciencia política- define que el liderazgo es el arte de comprometer, motivar a los demás y conducirlos a las acciones. Afirma que los protege contra "la ansiedad del desorden y el miedo a la muerte". De hecho, cosas convincentes. Pero no necesariamente beneficioso. Los líderes pueden ser efectivos por un tiempo sin ser buenos.

Algunos ejemplos según las autoras son: Al "Chainsaw" Dunlap, el jefe abusivo de Sunbeam. Juan Antonio Samaranch, presidente del Comité Olímpico Internacional. Radovan Karadzic, el líder asesino de los serbios de Bosnia, se formó en América como psiquiatra. Y Ken Lay, fundador de Enron, una vez "la empresa líder del mundo", que se redujo a entrar y salir de la corte en la ignominia y esposas.

El libro de Kellerman es más accesible al lector. Establece una tipología de malos líderes e identifica siete categorías distintas: incompetente, rígido, intemperante, insensible, corrupto, insular, y malo. Cuenta historias interesantes en la definición de Samaranch como incompetente, Dunlap como insensible, y Karadzic como cruel.

Lipman-Blumen estudia más la psicología de los seguidores. ¿Por qué -pregunta ella- se dejan llevar por líderes tóxicos, a veces incluso conspirando para mantener a esos líderes en el cargo? En ocasiones, su lenguaje es demasiado fantasioso. Los líderes -dice- "nos aseguran que no somos simplemente insignificantes." Pero las preguntas que ella plantea son intrigantes.

Una vez que reconozcamos que los malos líderes son malos para nosotros, ¿qué podemos hacer con ellos? Una sugerencia práctica -de ambas autoras- es que el mandato de los líderes -de cualquier campo- debe ser limitado. Parafraseando a Lord Acton sobre el poder absoluto, Lipman-Blumen dice: "el poder interminable corrompe indefinidamente". Los presidentes americanos no pueden postular más de dos mandatos. ¿Por qué se dejó a J. Edgar Hoover conducir al FBI durante casi medio siglo? Ambos autoras recomiendan que a los líderes de todo tipo se les dé el trabajo superior por un término indefinido antes de regresar a sus los seguidores con una dosis de realidad y reflexión.

Michael Michael Maccoby -psicoanalista y consultor de administración. sostiene que los seguidores son prisioneros de una transferencia freudiana de las relaciones de su infancia a su vida adulta. Todo un nuevo campo de estudio académico se está abriendo al arte del seguidor.

 

Tomado de The Economist

 

Vea también: 

 Histórico de Publicaciones de la Red Líder