¿Cómo enfrentar la violencia contra la mujer?

En el ‘Almuerzo con Líderes’ conversamos con Diana Rodríguez Uribe, Defensora Delegada de Derechos de las Mujeres y Asuntos de Género de la Defensoría del Pueblo. Sostuvo que las mujeres tienen el deber de denunciar cualquier tipo de violencia porque si no hay acciones no habrán cambios.

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
271 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

324 Columnas

Columna

525

0

10 de Mayo de 2017

Al 5 de abril de 2017 habían sido asesinadas 204 mujeres en Colombia, 24 de ellas a manos de sus ex parejas.

Las cifras de feminicidio van en aumento. El año pasado se dio incremento del 22%, pasando de 100 en 2015 a 122 en 2016.

El tema de la violencia es un tema cultural arraigado a las dinámicas sociales.

Las cifras en Colombia demuestran este “continum” de violencias. Frente a la atención de casos de mujeres, siempre se encuentra más de una forma de violencia, y por lo menos en un 20% de estos se encuentran todas las formas de violencia.

Actuar ante hechos claros la violencia sea verbal, psicológica, sexual, física o patrimonial. Solo así empezaremos a romper círculos de violencia. Denunciando, interviniendo y protegiendo a las mujeres amenazadas. Debemos perder el miedo a intervenir en estas situaciones.

Desde la Defensoría, en el año 2016, a través de las duplas de género (28 profesionales en 19 regionales), se brindó acompañamiento a 73 casos de feminicidio y a 81 de tentativa. Además, entre enero y febrero de 2017 se atendieron 19 nuevos casos y 11 tentativas. 

De acuerdo al presunto agresor reportado, para las mujeres el espacio de mayor riesgo continúa siendo el de sus relaciones cercanas (57%).

Las mujeres más allá de fortalecer su ejercicio de denuncia y la activación de los canales institucionales, debemos tomar conciencia sobre nuestro derecho fundamental a vivir una vida libre de violencias.

Cuando una mujer toma el valor de denunciar y se encuentra con un baja respuesta institucional. No solo pierde la credibilidad en las instituciones, es revictimizada y refuerza su condición, pues no encuentra vías para cortar con el círculo de violencia.

El rol del Estado en todo esto es fundamental. Desde la prevención, pero sobretodo en la atención de efectiva de los casos cuando se producen. Existe una preocupación sobre la baja respuesta institucional en estos casos, tanto en tiempo como en calidad. Lo cual se traduce en barreras de acceso a rutas de atención y a la justicia.

Colombia cuenta con todos los instrumentos legales necesarios para evitar las expresiones de la violencia contra las mujeres, brindar las medidas de protección necesarias y sancionar a los agresores.

La Ley 1257 de 2008 es un hito en el país. Busca la sensibilización, prevención y sanción de todas las formas de violencia y discriminación contra las mujeres. Objetivo: (i) garantizar para todas las mujeres una vida libre de violencia, tanto en el ámbito público como en el privado; (ii) el ejercicio de los derechos reconocidos en el ordenamiento jurídico interno e internacional; (iii) el acceso a los procedimientos administrativos y judiciales para su protección y atención; y (iv) la adopción de las políticas públicas necesarias para su realización.

Está también la Ley 1719 de 2004, de violencia sexual en el marco del conflicto armado y la Ley 1761 de 2015, que tipifica el feminicidio en Colombia.

Las organizaciones de mujeres han estado muy solas. Primero porque son mujeres, segundo porque no hay apoyo de los hombres en las luchas contra la violencia. Sería interesante verlos marchando por esto.

El Ministerio de Salud tiene un rol muy importante, pero desafortunadamente no está cumpliendo. No ha terminado de reglamentar los procesos frente a la EPS, por lo que no se puede atender a las víctimas.

Se han creado en Bogotá las casas de refugio que funcionan muy bien. Cali también tiene casas de refugio. Son sitios donde la mujer puede refugiarse y tener acompañamiento durante 3 a 5 meses.

Sin embargo, este continúa siendo un delito desestimado a pesar de los esfuerzos de algunas instituciones en el nivel nacional, como el Instituto Nacional de Medicina Legal que cuenta con la valoración de riesgo feminicida y la Fiscalía General de la Nación que está elaborando una estrategia para la actuación frente a estos temas.

La Corte Constitucional en la Sentencia 772 de 2015 señaló que la Fiscalía General de la Nación, los Comisarios de Familia y Jueces Civiles o Promiscuos municipales, así como los Jueces de Control de garantías, son garantes de la vida e integridad de las mujeres, ya que al recibir cualquier denuncia por violencia intrafamiliar o violencia de género deben actuar según la Ley 1257 de 2008, y establecer todas las medidas de protección que consideren necesarias, en el menor tiempo posible.

Del total de casos atendidos por la Defensoría del Pueblo: el 65% ha sido víctima de violencia psicológica. El 52% de violencia física, el 40% de violencia sexual, y el 34% ha sido víctima del conflicto armado.

La Defensoría ha apoyado casos donde el hombre ya está a punto de obtener la pena, y la mujer se arrepiente. Hay muchas circunstancias: los hijos, lo financiero, el miedo.

La mujer requiere de un acompañamiento en el ciclo de violencia.

Los hijos de parejas donde hay maltrato, replican estos patrones.

En la Defensoría Pública buscamos acompañar en la parte de justicia a la mujer.

Los liderazgos están muy atomizados, en su mayoría por las mujeres que han sido víctimas de violencia. Muchas de ellas han contado con apoyo y han asumido la representación de las mujeres que no están representadas.

Los medios de comunicación tiene un discurso por un lado, pero por otro hay mensajes contrarios en la programación. Hay incoherencia en la sociedad, asume la violencia de género como una realidad con la que se debe vivir permanentemente.

El liderazgo debería ser de los medios. En una unidad en el mensaje que se transmite. Sí pueden estar visibilizando el tema.

Sería ejemplar el que un hombre asumiera la lucha contra la mujer como propia.

Desde la Defensoría estamos intentando el liderazgo en este tema. En las regiones la gente cree mucho en esta entidad.

 

 

Vea tambien:

Histórico de Publicaciones de la Red Líder