Alcagüete, un emprendimiento que comparte y lucha por la desnutrición infantil

Nuestro #TrendingLíder es Alcagüete por tomarse en serio su compromiso social. Hablamos con uno de sus fundadores, Alejandro Behar.

Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
Fundación Liderazgo y Democracia
316 Seguidores125 Siguiendo

13 Debates

348 Columnas

Columna

446

0

21 de Septiembre de 2017

La Red Líder: ¿En qué consiste la iniciativa de liderazgo de Alcagüete?

Alejandro Behar: Alcagüete es una empresa basada en un modelo de negocio uno a uno, en donde por cada snack saludable que vendemos entregamos un alimento a un niño que lo necesita.

Lo que nosotros promovemos, lo que nos mueve, y lo que está puesto en un letrero muy grande a la entrada de la empresa es: “Creemos que todo es mejor si compartimos”.

Por eso creamos y desarrollamos snacks saludables, para promover el compartir y así generar bienestar a nuestro alrededor.

Esta filosofía está impresa en todo lo que hacemos, en el desarrollo de nuestro producto, en el diseño del empaque, en la manera en la que lo vendemos y promovemos, y por supuesto cuando compartimos un alimento rico en vitaminas con alguien que lo necesita.  

La experiencia Alcagüete tiene tres momentos de compartir: el primero es compartir con uno mismo algo que hace bien, por eso los productos son saludables y sin conservantes; el segundo, compartir con los que nos rodean, por eso los empaques están diseñados para que la gente los pueda compartir fácilmente con quienes estén al lado; y tercero, compartir con los que más lo necesitan, ahí es donde entra el modelo uno a uno, una unidad vendida es un alimento rico en vitaminas que es entregado.

Lo que pretende el modelo de liderazgo de Alcagüete es transformar el mundo, promoviendo que la gente comparta. Creemos que si compartimos todo va a ser mejor.

LRL: ¿De dónde surge la iniciativa?  

Alcagüete la creamos tres amigos a los que nos unieron las ganas de emprender y dejar nuestros trabajos corporativos, y un sentido de responsabilidad social. Queríamos montar una empresa, pero que no fuera solo eso, queríamos que tuviera un sentido.

A la idea le dimos muchas vueltas, estudiamos y leímos mucho y en la mitad de un viaje por Asia, entendimos que nos unían dos cosas: el interés por la comida saludable y compartir. Encontramos una oportunidad en el segmento de snacks porque no había nada saludable ni innovador.

Cuando volvimos a Colombia en las noticias estaba sonando mucho un caso de unos niños que murieron en La Guajira por malnutrición.  Así es que nos dedicamos a investigar sobre eso y entendimos la dimensión y las implicaciones de esta problemática para el país. Nos dimos cuenta de que ahí podríamos hacer una diferencia.

Después de definir nuestro modelo de negocio, nos enfrentamos a otro reto, que era que si íbamos a ceder parte de las ganancias de la empresa para dedicarlas a la causa de la nutrición infantil teníamos que hacer valer cada peso. Teníamos que asegurarnos de contar con los aliados correctos.

LRL: ¿Cómo encontraron esos aliados?

AB: Fue un camino largo. Cuando empezamos a buscar fundaciones que conocieran la problemática de la malnutrición en Colombia y que tuvieran acceso a la cantidad de niños a los que les queríamos llegar, identificamos a las más grandes, las más serias, pero ninguna nos puso atención.  

Entonces tuvimos que empezar con una fundación muy pequeña a la que sí le interesaba la idea de recibir más recursos. Ellos nos dieron la mano en un principio, pero con el tiempo se fueron quedando cortos frente a nuestras expectativas. Esta fundación atendía solo a Bogotá, nosotros queríamos ir a más lugares de Colombia, queríamos hacer actividades mucho más integrales en donde no solamente se compartiera el alimento, sino que se compartiera el momento, pensábamos en llevarles cuenteros y enseñarles a los papás sobre nutrición. Pero esta fundación no estaba en capacidad de ejecutar estos planes.

Después de dos años llegamos finalmente a aeioTU, de la Fundación Carulla, que les brinda educación, atención y nutrición a niños menores de cinco años. Es un aliado súper profesional y serio. A través de ellos hacemos llegar hoy en día nuestros refrigerios casi a todos los lugares de Colombia.

Hace cinco meses firmamos el segundo acuerdo con la Fundación Éxito del Programa Gen Cero, que busca erradicar la desnutrición crónica en los niños menores de 5 años en el país.

Consideramos que estamos con las fundaciones más grandes y más serias del país en este tema. Ellas certifican que nuestra promesa de valor se cumpla.

LRL: ¿Qué incluye el refrigerio?

AB: Es un alimento rico en vitaminas y minerales, que toma en consideración la región en la que se entrega, sus necesidades, rasgos culturales y preferencias alimenticias. Puede incluir, leche, pan, queso, jamón, entre otras cosas típicas de cada región. Trabajamos con terceros para diseñar y entregar estos alimentos, por el momento no los hacemos nosotros directamente.

Estamos trabajando en eso. Estamos en alianza con dos empresas muy serias, desarrollando ese producto que va a ser una barra de cereales con componentes como leche, pasta de maní y azúcar, que son ricos y nutritivos.

Mucha gente nos pregunta si por unas galletas Alcagüete entregamos unas galletas Alcagüete, y la respuesta es no. Nuestros snacks son saludables, pero no contienen todo lo que necesita un niño con desnutrición.

LRL: ¿Cuál es el porcentaje de la venta destinado a esta causa?

AB: Nuestro modelo es uno a uno. No es un porcentaje de las utilidades. Muchas empresas como parte de sus planes de responsabilidad social aseguran que darán un porcentaje de sus utilidades. Las utilidades son la última línea del PYG. ¿Qué pasa si durante el negocio no tuve utilidades? ¿Entonces no entrego nada? Nuestra propuesta y compromiso es desde la primera línea del PYG. Es decir, yo vendo y yo entrego.

LRL: ¿Cuáles son los mayores logros?

AB: Desde que iniciamos la empresa hemos entregado más de 400.000 refrigerios en Colombia.

Esta labor ha sido reconocida en varias oportunidades. En 2015 ganamos el primer puesto de Destapa Futuro de la Fundación Bavaria, que reconoce a las empresas más rentables, más sostenibles ambiental y socialmente, y con mayor potencial de crecimiento.  

Este año obtuvimos el Premio por la Nutrición Infantil, que otorga el programa Gen Cero de la Fundación Éxito, y que reconoce a las organizaciones que se movilizan para generar bienestar en las comunidades vulnerables, y especialmente a quienes garantizan la nutrición de la infancia.

Somos una empresa B certificada, que quiere decir que no solo nos preocupamos por nuestros resultados financieros, sino también por el impacto social y ambiental que generamos en la sociedad. Llevamos dos años seguidos en los que somos escogidos dentro de las mejores empresas B del mundo.

LRL: ¿Por qué la iniciativa es positiva para el país?

AB: Uno de los mayores problemas que tiene un país es la desnutrición crónica en los niños. Un niño mal nutrido en su temprana edad va a tener problemas de salud toda la vida y por esto el país tendrá que asumir sobrecostos de salud y cuidados. Además, ese niño nunca va tener el desarrollo del cerebro que necesita para ser verdaderamente productivo en la sociedad. Está demostrado que la mejor inversión que un país puede hacer es en la nutrición de sus niños, pues es donde tendrá el mayor retorno a la inversión.

Creemos que cuando una empresa, sin importar su tamaño, se compromete con una causa tan importante y se vincula a iniciativas como el Programa Gen Cero, se logran cosas extraordinarias, como acabar con la desnutrición crónica en el país para el año 2030. Solo Chile en Latinoamérica lo ha logrado. Pero Colombia va por buen camino, esto es sin duda positivo para el país.

LRL: ¿Cómo ha sido el liderazgo colectivo en su experiencia?       

AB: Ha sido una muy buena experiencia. Siempre hemos tenido la visión de compartir. Creemos en que cada uno es especialista o sabe hacer mejor las cosas que otros en algo específico. A veces el egoísmo de pensar que yo quiero hacer todo, que yo quiero abarcar todo, que yo puedo hacerlo mejor que los demás, lleva a que las cosas no salgan tan bien como podrían salir.

Entonces desde el momento en que nace la empresa pensamos en que hay gente que puede aliarse y que sabe hacer cosas mejor. Cuando uno llega a una mesa con esa mente abierta y con esa disposición, a que el otro opine, haga y aporte, es exitoso y logra sus objetivos.  

LRL: ¿Quiénes son los creadores de Alcagüete?

AB: Inicialmente la fundamos tres socios, pero hoy estamos al frente del día a día de la empresa Andrés Escobar y yo.  Andrés tiene 30 años, es abogado especialista en tributario. Hoy en día es especialista en desarrollo de producto. Trabaja en mercadeo y es el Gerente Comercial de la compañía.

Yo tengo 30 años, soy Administrador de Empresas y soy el Gerente de la compañía. Tengo la responsabilidad financiera y de coordinación del equipo en general.

LRL: ¿Redes Sociales?

AB: http://www.alcaguete.com/

Facebook: Alcagüete

Instagram: alcaguete

Twitter: Alcagüete

 

Vea también:

Histórico de Publicaciones de la Red Líder